arona

Los Cristianos: Territorio okupa

Los hoteleros de la zona de Los Tarajales denuncian el creciente número de personas sin hogar en el paseo marítimo

Hoteleros del entorno de la playa de Los Tarajales, en Los Cristianos (Arona), han expresado su indignación a este periódico por el “lamentable estado de degradación” del paseo marítimo por el que transitan a diario los clientes de establecimientos como el Arona Gran Hotel, Paradise Park, Marisol y H-10 Big Sur.

Concretamente, las quejas se centran en la presencia de una treintena de okupas en locales vacíos de un centro comercial, en primera línea de mar. Tanto en la planta baja como en la primera se pueden apreciar colchones, mesas y sillas rotas, cartones, restos de basura, algún carrito de supermercado, tendederos y garrafas de agua por el suelo, a apenas unos metros de la zona por la que caminan cientos de turistas diariamente desde los referidos hoteles al centro de Los Cristianos. Una imagen que, a su paso, los peatones contemplan con asombro y que contrasta con la presencia de numerosa clientela en los locales (cafeterías con terraza y bazares, sobre todo) que prestan servicio en la otra mitad del centro comercial.

“Recibimos muchas quejas de clientes, no solo por la imagen de suciedad, sino porque ha habido casos en que estas personas llegan a increpar a los transeúntes si estos se quedan mirando”, afirmó ayer un directivo de uno de los hoteles, que prefirió no revelar su identidad. “El problema es que cada vez hay más personas viviendo ahí y nos preocupa, porque la situación se está complicando y no vemos ninguna reacción por parte del Ayuntamiento”, asegura. “Entendemos que estas personas tienen que vivir en algún lado, pero si no quieren o no pueden desalojarlas, al menos deberían tapar un poco esa zona y evitar este espectáculo”.

Los locales ocupados están a escasos 25 metros del mar, justo enfrente de la playa de callaos de Los Tarajales. El acceso está limitado por unas vallas metálicas que han desaparecido en dos tramos por los que los okupas, mayoritariamente jóvenes y de distintas nacionalidades, acceden a su interior.

Desde los establecimientos hoteleros se recuerda que “esta isla vive del turismo” y se quejan de que han invertido “cantidades millonarias” en reformar sus establecimientos para ofrecer un producto de calidad a los clientes. “Lo que no tiene sentido es que hagamos un gran esfuerzo económico, mejorando las habitaciones, zonas comunes, restaurantes y ofreciendo nuevos servicios como gimnasios, spa o áreas de chill out y, mientras, se degrade de esta forma tan lamentable el entorno. Es un contrasentido”, indican los empresarios afectados.

Los hoteleros también reclaman al Ayuntamiento de Arona más atención con el mobiliario urbano del paseo, que presenta evidentes síntomas de dejadez: “Los bancos frente al mar son pocos y están en mal estado, y muchas baldosas están rotas y sucias”.