atentado anaga

Denuncian al Cabildo ante la Fiscalía por un atentado ecológico en Anaga

Los trabajos de adecuación de la pista enclavada en Anaga provocan malestar en deportistas, senderistas y amantes de la naturaleza; ya hay casi 5.000 firmas que solicitan la rectificación del proyecto

Foto: M-T

Por Martín-travieso / Tinerfe Fumero

La pista de Las Hiedras, enclavada en pleno corazón del Parque Rural de Anaga, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco, es una gran desconocida para la mayoría de la población. Sin embargo, no lo es para senderistas, deportistas y amantes de la naturaleza que desean desconectar de la gran urbe, por lo que guardan con sumo recelo los encantos de un paraje milenario que permitía desde el entrenamiento de corredores o ciclistas, hasta un paseo familiar dominical, todo en una convivencia completamente armoniosa y respetuosa con el entorno. Pero este lugar privilegiado ya no lo es tanto debido a la actuación del Cabildo de Tenerife, que desde junio está llevando a cabo unas obras para acondicionar el firme de este sendero y hacerlo más accesible, con el fin de que aquellas personas que presenten algún tipo de discapacidad o problema de movilidad puedan disfrutar del entorno natural con total seguridad.

Esta actuación ha levantado multitud de críticas, debido al escaso respeto medioambiental que presenta. “Por lo innecesario de la actuación, por los inconvenientes que acarreará para los usuarios, por el atentado ecológico que representa colocar una base de más de medio metro de hormigón, así como pretiles de cemento en un paraje como ese, es por lo que consideramos de urgencia que el Cabildo de Tenerife rectifique y devuelva el paraje a su estado anterior, mejorando, si fuera oportuno, el estado del firme y actuando, si fuera necesario, en algún lugar concreto con riesgo de desprendimiento o mejorando drenajes”. Así reza en Internet la recogida de firmas que se está llevando a cabo bajo el título Por una pista de Las Hiedras, en Anaga, sin hormigón, y que ya lleva unas 4.950 rúbricas a favor. El objetivo de esta acción era alcanzar las 5.000 rúbricas y solicitar al Cabildo, en este caso al responsable del Área de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Seguridad, José Antonio Valbuena (PSOE), una reunión para que se replantee esta obra. Aunque aún no se haya llegado a tal cantidad de firmantes, ya se ha solicitado el encuentro.

“Aunque no sirva de nada, con estas firmas se pidió una recepción por parte de un grupo de deportistas y senderistas para explicar que se está en contra de estas obras. El pueblo ya está cansado de que los políticos manejen todo sin escuchar opiniones. El proyecto de esta obra, que yo sepa, no se publicó en ningún lado. Espero que reaccionen desde el Cabildo y cambien de opinión cuando nos escuchen”. Así opina el incombustible Nacho Martín, del Club Atletismo Trivalle Güímar Restaurante Gula, quien conoce palmo a palmo los 4,5 kilómetros que tiene de recorrido la pista de Las Hiedras. “Ese sendero lo frecuentaba casi todos los fines de semana en mi mejor época en el atletismo. Preparaba las maratones haciendo tiradas de 30 kilómetros a ritmos muy altos. Es un sitio muy especial para mí, ya que tiene unos toboganes perfectos, sin grandes desniveles que te dejaba correr rápido. Además, la diversidad de vegetación que hay aporta sombra en gran parte del sendero. Incluso está grabado cada 100 metros con unos troncos de madera de un metro”, explica este corredor, uno de los mejores de todo el Archipiélago.

Otro usuario habitual de Las Hiedras es Ayoze Pérez, verdadero dominador de incontables pruebas atléticas en los últimos años. “Cuando preparo largas distancias voy una vez a la semana a realizar el largo. Es un sitio magnífico, ya que es muy difícil encontrar en la isla lugares con kilómetros y poco desnivel. Esta pista tiene buen firme y permite correr rápido, incluso a ritmo de competición. En asfalto me cuesta buscar un sitio tan bueno para entrenar a esos ritmos”, afirma el también atleta del Club Atletismo Trivalle Güímar Restaurante Gula.

A su juicio, de llevar a cabo alguna actuación en Las Hiedras, “lo único que podría ser necesario sería un alisado del suelo en las zonas más pedregosas y, de necesitar algún material, preferiría utilizar siempre aquellos menos agresivos y que no afecten a la impresionante flora de Las Hiedras. Esa que en primavera crecía con un colorido y belleza especial en las cunetas y que ahora tienen hormigón y cemento encima”.

David González es un deportista multidisciplinar. Triatlón, trail y todo aquel deporte que se practique en plena naturaleza, son su campo de actuación. Unas tres veces por semana pisa Las Hiedras y pone el Sendero de Los Sentidos como ejemplo para facilitar que personas con algún tipo de discapacidad puedan transitar por el monte con total seguridad. “El daño ya está hecho. Por supuesto que me gustaría que se diera marcha atrás, pero muy pocas veces se rectifica y eso es otro error. Todos podemos tomar decisiones equivocadas”, concluye David, componente del Studio 54.

Denuncian al Cabildo

Un tinerfeño que trabajó hace años como guardamontes en el Parque Rural de Anaga denunció ayer ante la Fiscalía provincial las obras que acomete el Cabildo Insular en un paraje conocido como la pista de Las Hiedras. En dicha denuncia se aportan imágenes de lo ya realizado, mostrando con claridad la utilización de materiales no permitidos (total o parcialmente) en la normativa aplicable, que es el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) de esta reserva natural, y que tiene ya diez años de vigencia. En el documento, que obra en poder de DIARIO DE AVISOS, se detalla además que tanto este guardamontes como uno de sus compañeros fueron apartados de sus funciones hace ya unos años, lo que ambos atribuyen precisamente a sus protestas por casos similares.

Pista de Las Hiedras

Hace ya nueve días que este periódico informó sobre la polémica suscitada entre los usuarios habituales de este sendero, la pista de Las Hiedras, de los más apreciados en el monte de Las Mercedes y ubicado en el término municipal de La Laguna. Tanto senderistas como deportistas y vecinos en general reaccionaron con asombro e indignación ante la remodelación de este camino, no ya por el objetivo de las obras (adecuarlo a personas con movilidad reducida), sino por lo agresivo e invasivo de las mismas.

Denuncia presentada ayer ante la Fiscalía. M-T
Denuncia presentada ayer ante la Fiscalía. M-T

El denunciante, que ayer prefirió conservar su anonimato dado que ya ha sufrido -explicó- represalias por las anteriores críticas, explicó su indignación por el uso de, por ejemplo, rocas basálticas, sobre las cuales añadió que, “si bien en otros lugares podrían ser adecuadas, en absoluto son compatibles con esta zona”.

Mucho más llamativo es el caso de los bordillos de cemento prefabricado, así como la aplicación de cemento sin impermeabilizar en la capa que está en contacto con la tierra, tal y como continúa relatando este guardamontes, perfecto conocedor del Parque Rural de Anaga.

Represalias

Respecto a las represalias que asegura haber sufrido el guardamontes, la denuncia presentada ayer ante la Fiscalía, a la que tuvo acceso DIARIO DE AVISOS, apunta que, tras ser apartado de sus funciones al igual que su compañero, acudió a la jurisdicción social para reclamar los derechos que consideraba vulnerados. Esta iniciativa judicial se ha dirimido en dos procesos. En uno de ellos, el tribunal estimó procedente la demanda de los dos trabajadores, mientras que en el segundo aún continúa sin una decisión firme sobre lo reclamado. En la actualidad, el guardamontes que ha presentado esta denuncia contra la actuación del Cabildo insular manifiesta que ha sido destinado a prestar servicio en Costas y Lugares Protegidos, si bien tiene una exclusión expresa que le impide trabajar en todo lo que respecta al Parque Rural de Anaga.