venezuela

Maduro se da un baño de masas para inscribirse como candidato a la reelección

"Junto al pueblo, inscribo esta candidatura para continuar el trabajo incansable por la patria. Les juro que no les voy a fallar"

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se ha inscrito este martes como candidato del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para las elecciones del 22 de abril, en las que aspira a revalidar el cargo dado que no hay ningún gran rival opositor para impedirlo.

“Junto al pueblo, inscribo esta candidatura para continuar el trabajo incansable por la patria. Les juro que no les voy a fallar. La victoria nos pertenece”, ha dicho Maduro en el Consejo Nacional Electoral (CNE), donde ha efectuado este trámite, según informa la prensa local.

Maduro ha hecho entrega a la jefa del CNE, Tibisay Lucena, de los documentos pertinentes, entre ellos el Plan Patria 2019-2025, una especie de programa electoral con el que pretende dar continuidad al ideado por el fallecido presidente Hugo Chávez para el periodo 2013-2019, considerado su testamento político.

De esta forma, ha destacado, cumple su “juramento de lealtad a Chávez”, sin embargo, al mismo tiempo ha anunciado que estos comicios “van a marcar el inicio de un nuevo tiempo histórico de renovación y de cambios necesarios en la Revolución Bolivariana”, impulsada por su antecesor.

Maduro parte como favorito para ganar las elecciones presidenciales, ya que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) –coalición opositora– ha optado por no concurrir por considerar que no hay garantías suficientes. De momento, el único rival del mandatario es el pastor evangélico Javier Bertucci y el plazo para inscribir candidaturas expira este martes.

El presidente ha reiterado que la MUD tiene “todas las garantías internacionales, nacionales y electorales”, por lo que, si finalmente hace “un llamado a la abstención, al boicot y al sabotaje electoral (…), es por orden del imperialismo norteamericano”, ha reprochado.

BAÑO DE MASAS

El inquilino del Palacio de Miraflores ha aprovechado lo que en principio era un mero formalismo para hacer gala del músculo popular del ‘chavismo’. Ha recorrido en un jeep rojo descapotable el escaso kilómetro que separa la sede del Gobierno del cuartel general del CNE arropado por cientos de seguidores que le han jaleado a su paso.

Una vez allí, se ha subido a una tarima instalada a las puertas del CNE y junto a su mujer, la primera dama Cilia Flores, a la que ha besado, se ha animado a cantar y bailar la célebre canción ‘Despacito’.

Maduro también ha buscado el apoyo divino: “Le pido a nuestro señor Jesucristo que nos bendiga (…) Le pido al comandante supremo (Chávez) nos llene de sus bendiciones y protección eterna”.