sociedad

El Obispado Nivariense registró a su nombre dos plazas públicas en Los Galguitos y San Andrés

El Ayuntamiento, que se enteró de la apropiación por el Registro de la Propiedad, intenta recuperar en los juzgados, como garante de los bienes del patrimonio del municipio, estos dos espacios que figuran en el Inventario de Bienes y Derechos de la corporación
La plaza ha pasado a ser, aprovechando la Ley de Patrimonio de Aznar, propiedad de la Igleisa. El Ayuntamiento lucha en los juzgados para recuperarla. | DA

El Obispado de la Diócesis Nivariense, al frente del que se encuentra el palmero Bernardo Álvarez, ha registrado a nombre de la Iglesia y en detrimento de la titularidad que ostentaba el Ayuntamiento de San Andrés y Sauces, dos plazas públicas de ese municipio. La plaza de San Juan, en el popular barrio de Los Galguitos, junto al Museo Arqueológico de El Tendal, así como la Plaza de la ermita de San Sebastián, en San Andrés, figuran como patrimonio de la Iglesia, hecho del que el consistorio se enteró eL 27 de marzo de 2015 gracias a una comunicación del propio Registro de la Propiedad de Santa Cruz de La Palma.

El Ayuntamiento interpuso, ante la falta de respuesta del Obispado ante su petición de información y su comunicación formal de la propiedad pública municipal de ambas plazas, una denuncia por la vía administrativa cuyo juicio aún está por celebrar. Este registro, que disparó todas las alarmas en el Ayuntamiento y que ha obligado a un trabajo administrativo y judicial para la recuperación de “bienes públicos, de los vecinos y del pueblo, pero no de la Iglesia que es una entidad privada” , es resultado de la reforma de la ley Hipotecaria aprobado en el año 1998 por el Gobierno de José María Aznar.

Esa normativa permitió que operaciones de este tipo se llevaran a cabo, inscribiendo lugares de culto y otras propiedades que no estuvieran registradas a su nombre. El Obispado de Santa Cruz de Tenerife aprovechó esa reforma de la Ley, para llevar a cabo este registro de dos plazas públicas, en ambos casos en los entornos de dos iglesias.

El alcalde de San Andrés y Sauces, el socialista Francisco Paz, reconoce que “nos hemos encontrado con que, a espaldas del Ayuntamiento, que es garante de los bienes públicos del pueblo, la Iglesia ha puesto a su nombre dos plazas públicas, una de ellas incluso con un parque infantil, la otra con un kiosco, y curiosamente pagada muchos años atrás por los propios vecinos para contar con un espacio compartido que luego pasó a ser cuidado, mantenido y mejorado por fondos públicos y bajo la tutela del Ayuntamiento de San Andrés y Sauces en sucesivas legislaturas”.

Bernardo Álvarez Afonso, Obispo de Tenerife | ANDRÉS GUIÉRREZ
El obispo, el palmero Bernardo Álvarez Afonso | ANDRÉS GUIÉRREZ

Fuentes técnicas municipales autorizadas indicaron a este periódico que “tras ser tener conocimiento de lo que estaba ocurriendo, comunicamos casi inmediatamente, con fecha 9 de abril de 2015 nuestra total disconformidad con esa apropiación de dos espacios públicos que figuran en el Inventario de Bienes y Derechos de esta corporación”. La comunicación, dirigida a la vicecancillería del Obispado de la Diócesis de Santa Cruz de Tenerife, nunca fue contestada.

Inversión pública en patrimonio

La situación es aún más llamativa, si se tiene en cuenta que el mantenimiento del patrimonio de la Iglesia corre a cuenta del erario público, esto es las arcas del Cabildo insular de La Palma, que con fondos propios y en defensa de la protección del patrimonio cultural, financia las obras de mejora y mantenimiento de los templos y hasta de plazas ubicadas en los entornos de las iglesias y parroquias de gran parte del territorio insular. De hecho, hace apenas cinco meses, el Cabildo Insular de La Palma anunció el pre acuerdo alcanzado entre la institución insular y el Obispado de Tenerife para que durante los próximos seis años se inviertan más de 3,6 millones de euros (60.000 euros en 2017 y 600.000 en cada anualidad posterior) en la restauración y rehabilitación de bienes inmuebles de la Iglesia católica en la isla.

El último convenio que el Cabildo firmó con el Obispado para restaurar patrimonio religioso, recoge que la institución asume el 70% de los costes, mientras que el 20% lo tienen los ayuntamientos y solo un 10% corre por cuenta de la Iglesia.

TE PUEDE INTERESAR