EXPOSICIÓN

Santa Cruz presume de conservar un patrimonio naval único en las Islas

La exposición El Velero La Verdad y su época es fruto en buena parte de las donaciones realizadas por los descendientes de la familia Arozena

naval5 naval4 naval3 naval naval2
<
>

El regreso de la campana del velero La Verdad a La Palma está siendo una oportunidad única para sacar a la luz el inconmensurable patrimonio relacionado con la construcción naval y la navegación que se conserva en la Isla y que ahora se puede conocer más en profundidad en una exposición que abrió ayer sus puertas en el Centro de Interpretación de la Bajada de la Virgen, coincidiendo con el 145 aniversario de la botadura en la rada de Santa Cruz de La Palma de este legendario velero que naufragó en 1899 en Bermudas.

La exposición El Velero La Verdad y su época es fruto en buena parte de las donaciones realizadas por los descendientes de la familia Arozena, una saga de auténticos genios de la construcción naval, o Yanes, los armadores que encargaron La Verdad. También hay otras donaciones relevantes, como la de la familia del último capitán que tuvo La Verdad, Miguel Sosvilla. El esfuerzo y la pasión desplegada en su organización por la directora del Museo Naval, Carmen Concepción, ha sido el motor para poner de acuerdo a estos particulares y entidades públicas, para sacar adelante esta muestra que “resume la importancia que tuvo La Palma en la construcción naval”.

Cartas de navegación, planos originales de los veleros, reproducciones a escala, etc, componen la muestra que representa una época en la que en la Isla llegaron a construir barcos de más de 500 toneladas. En los setenta del siglo XIX llegaron a haber siete veleros haciendo la línea con América. Uno de ellos, probablemente la mejor obra de los Arozena, La Verdad.