cultura

Tarek Ode: “Quería sacar la arqueología canaria de los despachos, darle forma visual”

El director Tarek Ode estrenó este año su proyecto más ambicioso de momento, 'Orígenes', sobre yacimientos arqueológicos canarios que ha tenido una gran acogida

Tarek Ode. | ANDRÉS GUTIÉRREZ

El director Tarek Ode estrenó este año su proyecto más ambicioso de momento, Orígenes, sobre yacimientos arqueológicos canarios que ha tenido una gran acogida. De hecho, seguirá por esos caminos en sus próximos proyectos centrándose en el mundo religioso mágico de los antiguos canarios. “En esa población había mucho más”, comenta. El día 18 se podrá disfrutar en el TEA Tenerife Espacio de las Artes de otro documental dedicado a la poeta Elsa López, Inevitable océano.

-¿Se consideras fotógrafo o documentalista?

“Uf. Yo creo que soy artista. Sé lo que hago más o menos bien pero también sé lo que no hago bien. Nunca podría dedicarme a la música o la pintura porque sería un fracaso lamentable. Y más o menos he ido probando el vídeo y la fotografía, también le doy a la escritura”.

-¿Siempre quiso dedicarse a esto?

“Sí, toda la vida. Esto lo hago como un hobbie, vivo 100 por cien de esto. A veces subsistes, a veces vives bien, otras mal pero poco a poco con los años. Llevo 20 años en la profesión”.

-¿Cuándo fue el momento en el que supo que se iba a dedicar a esto?

“Desde pequeñito. Tenía un tío que era fotógrafo, Jesús Febles, y me regaló una cámara pequeñita, tendría yo 8 años, de la II Guerra Mundial. De estas espías, rusas, que dividían el negativo en dos. Y con 17 años me fui a Londres, la llevé y empecé a hacer fotos. Me pareció muy interesante el resultado y un día, por casualidad, había una persona que llevaba un comisariado de fotografía y yo trabajaba para él, y estaba con un comisario francés que vio mis fotografías, le parecieron interesantes y pasé de ahí a ir al Festival Internacional de Arles en Francia. Ahí empezó todo un poco. Ya estaba estudiando fotografía pero no me la había tomado en serio. Y ahí empezó todo el tema artístico. Mi madre es pintora, también me había influenciado con el mundo artístico, rodeado de libros y artistas…pero a mi me dio, no por rechazarlo, pero no me atraía. Conocía a todos los pintores, la música clásica, lo artístico me envolvía pero como que me daba igual. Hoy en día te das cuenta de que todo eso lo tienes dentro inconscientemente. Pero claro, la adolescencia es una etapa complicada (risas)”.

-El día 18 se proyecta el documental Inevitable océano, sobre la poeta Elsa López. ¿Cómo surgió?

“Nosotros hicimos un documental que se llamaba Déjame ser y giraba en torno a la figura de cinco artistas canarias con idea y guión de nuestra productora Beatriz Chinea. Hablaba de creadoras que no habían sido suficientemente reconocidas como Josefina Pla, Elsa López, María Orán, Pino Ojeda y Lola Massieu, y que además nos lo quiere emitir TVE a nivel nacional. Y ahí contactamos con Elsa López. Me pareció tan interesante su mundo, su vida. Ha tenido una vida muy dura, le robaron el hijo y mucho más, y es una persona que ha sabido sobreponerse a todo eso. Elsa es artista en todas sus facetas. Yo ya la conocía como poeta pero no como persona. Y decidimos liarnos la manta a la cabeza y grabar un documental”.

-En febrero, estrenó Orígenes, un trabajo que le llevó 7 años grabar.

“Orígenes surge porque desde 2011 empiezo a trabajar en la arqueología de una manera visual. Siempre ha estado encerrada en los despachos. Comenzamos a desarrollar un trabajo con la Fundación CajaCanarias llamado Escrito en piedra y donde tuve contacto con todos los yacimientos arqueológicos de Canarias y ahí al mismo tiempo contraté un equipo e íbamos grabando con la idea de un futuro documental. Era un poco una pelea, porque yo me lo tenía que financiar, pero ya el año pasado se lo puse encima de la mesa a Miguel Ángel Clavijo, de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, y desde el minuto cero nos dio una inyección económica y pudimos grabarlo con toda la tecnología posible. Ayer mismo nos confirmó TVE que lo emitirán a nivel nacional. Y yo creo que para ser una cosa de Canarias de arqueología me parece muy interesante”.

Tarek Ode. | ANDRÉS GUTIÉRREZ

-¿Cree que a los canarios nos falta cultura de nuestra historia?

“Muchísima. Afortunadamente eso está cambiando en todos los aspectos. Las universidades se están abriendo, el Gobierno de Canarias está haciendo una labor excelente al igual que muchos cabildos, y las personas en sí están mostrando un interés no destructivo. Date cuenta de que una sola persona puede destruir en un minuto lo que lleva miles de años hecho. Ese es el verdadero problema pero creo que sociedad está cada vez más concienciada. De hecho el éxito que hemos tenido de público se debe a eso. La gente tiene ansias de conocer. De ver 120 yacimientos que aparecen en el documental y a los que casi nadie puede llegar. Son sitios muy complicados de acceder. Nosotros mostramos lo que no se puede ver en un museo. Algunos sitios están a 6 horas de caminata, te tienes que colgar, es complicado, y eso es un poco lo que queríamos que se viera.”.

– ¿Vio lo que hicieron en los grabados rupestres de la montaña de Enmedio en Fuerteventura?

“Eso es ignorancia. Y pasó también el verano pasado en el Roque de Bentayga que escribieron un corazón. Ese es el pan nuestro de cada día. Yo creo que si tú te enamoras de tu pasado, de tu cultura, no vas a destruir eso. Ni el vecino va a permitir que lo hagas. Es la concienciación de cada ciudadano con el apoyo de las instituciones quien debe proteger el entorno”.

– ¿Qué proyectos tiene ahora?

“Ahora estamos con una serie documental para la UNESCO, con el Centro de Interpretación de Risco Caído de Gran Canaria, sobre el mundo mágico y religioso y todos los aspectos que se desarrollaron en la zona de Tejeda. Es un marcador astronómico del solsticio de los antiguos canarios y posiblemente lo nombren Patrimonio de la UNESCO.

– La arqueología realmente le ha atrapado

“Sí. Y quiero sacar adelante un documental sobre el mundo mágico religioso de los antiguos canarios. Nosotros tuvimos la suerte de grabar para este documental casi todos los eventos solsticiales, equinoccios que sabían los antiguos canarios. Hay hendiduras en rocas con reflejos de sol que solamente se producen a una hora en un día determinado al año. Al ver eso te das cuenta de que en esta población había mucho más. Esa precisión matemática, milimétrica, dice mucho y ahí nos quedamos todo el equipo diciendo: “tenemos que hacer algo””.