2018, AÑO PREELECTORAL: LÍDERES

“En el Cabildo hay tantos casos de presunta corrupción por la larga estancia de CC en el poder”

Milagros de la Rosa Hormiga es secretaria de Sanidad de Podemos Canarias y Consejera del Cabildo de Tenerife y ha sido una pieza clave en el descubrimiento y/o en la investigación de la sucesión de escándalos que han aflorado durante el mandato actual en la Corporación que hoy preside Carlos Alonso

Mila Hormiga
Milagros de la Rosa Hormiga, secretaria de Sanidad de Podemos Canarias y Consejera del Cabildo de Tenerife. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

Poco a poco se ha ganado el respeto de propios y extraños a la hora de fiscalizar la gestión de Coalición Canaria en el Cabildo de Tenerife, siendo una pieza clave en el descubrimiento y/o en la investigación de la sucesión de escándalos que han aflorado durante el mandato actual en la Corporación que hoy preside Carlos Alonso. Desde el caso Sinpromi a los gastos en las tarjetas de turismo, Podemos tiene en esta viajera empedernida a su particular azote de la corrupción, una mujer de la que nadie sabe de dónde saca el tiempo para cubrir tantos frentes y que sigue impartiendo clases en Gran Canaria. Aunque no son pocos quienes apenas saben de ella por su militancia en favor de los derechos de los animales, el registro de Milagros de la Rosa Hormiga, más conocida como Mila Hormiga (Güímar, 1970) va mucho más allá.

-¿Cómo lleva ese día a día con el trabajo en Gran Canaria, la política en el Cabildo de Tenerife y su residencia lagunera?

“Bien, pero porque me organizo. Planifico mis clases, y ayuda la compatibilidad que me concede la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria por mi actividad como consejera del Cabildo de Tenerife. ¡Por ahora, cumplo con todas mis clases!”.

-¿Le bromean los alumnos por su cargo político?

“La verdad es que no. Hay algunos que conocen que soy consejera insular, pero siempre procuro separar ambas cosas. Por mucho que las dos vivencias enriquezcan, es fundamental separar lo político de lo profesional, dejar muy clara la línea que separa lo uno de lo otro. Yo voy a Gran Canaria a formar a futuros sanitarios, no a hacer política, y eso lo tengo muy claro. En el aula soy neutral”.

-Para usted, el avión será como una guagua.

“Tengo experiencia añadida, porque cuando daba clase en La Laguna tenía que viajar mucho a La Palma. Siempre he estado volando entre islas a cuenta de mi trabajo”.

-¿Es de las que considera que la comunidad se construye desde el todo hacia la Isla o viceversa?

“No soy nada insularista, veo a Canarias como un todo”.

-No hace falta ser insularista para considerar que se debe partir desde cada Isla hacia el Archipiélago, y no al revés.

“Entiendo, claro, que cada Isla tiene su idiosincrasia, pero le insisto en que solo entiendo a Canarias como un todo”.

-¿Esa visión de Canarias es fruto de su trayectoria vital?

“Seguro que sí. Quienes hemos vivido fuera de Canarias, fuera de España incluso, vemos las distancias entre las Islas mucho más cortas. Aquí nos enseñan que nuestro mundo acaba donde empieza el mar, pero fuera aprendes que el mar no es lo que separa a las Islas, sino que es lo que las une”.

-¿Qué le llevó a vivir en tantos lugares del extranjero?

“(Sonríe) Pues eso: la vida. En Florida (Estados Unidos), en Inglaterra, en Dinamarca, trabajando en todo tipo de empleos. Estudié aquí Enfermería entre idas y venidas, luego Psicología y un doctorado. Ahora soy profesora en la Universidad”.

-¿Enfermera por vocación?

“Y en cierto modo por tradición. Vengo de una familia matriarcal, donde la mayoría de las mujeres eran matronas en esos tiempos, el siglo pasado, donde jugaban un papel importante en la sociedad. Ellas marcaban la pauta en casa, y de ahí mi carácter fuerte (Ríe)”.

-En el Cabildo ya se han dado cuenta de ese carácter fuerte…

“(Vuelve a reír) Supongo”.

-¿Se considera el látigo de la oposición en el Cabildo?

“Yo no. Podemos”.

-Sorprende su rol actual, cuando se trata de su primera experiencia institucional.

“Es verdad, pero teníamos muy claro que debíamos llevar a cabo esta labor de fiscalización para el bien de los ciudadanos”.

-¿Qué destacaría?

“Hemos presentado muchas iniciativas de interés, pero está claro que tengo inclinación hacia los temas sociosanitarios y animalistas”.

-Elíjame alguna iniciativa.

“Que se terminen de una vez de construir los hospitales del Norte y del Sur”.

-¿Sabía que en los debates electorales de 1999 ya se prometían esos hospitales?

“Desde que tengo uso de razón llevo oyendo lo de los hospitales. Si leemos a Jung [Carl Jung, precursor del psicoanálisis y fundador de la escuela de la psicología analítica], yo sería la imagen del subconsciente colectivo sobre este tema. No hemos parado de presentar iniciativas para que se terminen de una vez estos dos hospitales”.

-¿Le sorprende la sucesión de casos sobre presunta corrupción en el Cabildo tinerfeño? Sinpromi, Recinto Ferial…

“… Piscifactoría, carreteras, el mal gasto en las tarjetas de turismo… Y algunos más que saldrán de aquí al final del mandato, porque ya le anticipo que estamos estudiando algunos casos más”.

-¿Es casual que muchos tengan que ver con empresas públicas?

“Hay que partir de la base de que el Cabildo es la empresa más grande de Canarias. Es como un gran centro comercial, donde hay desde casinos hasta guaguas, todo lo que quieras encontrar”.

-¿Por qué este aluvión de casos en relación con la misma corporación insular, que no se ha dado, por ejemplo, en la de Gran Canaria?

“Porque en el Cabildo de Tenerife ha perdurado en el poder Coalición Canaria, mientras que en Gran Canaria sí se han producido cambios. Eso ha marcado la gestión, y de ahí han venido los problemas”.

-¿Liga directamente la corrupción en el Cabildo con la permanencia de CC en el poder?

“Sí, aunque no es la única causa, como tampoco es al único partido que le pasa cuando se perpetúa en el poder”.

-¿Cree que solo es responsabilidad de Coalición Canaria?

“No. Entiendo que otros partidos han colaborado a la hora de llegar a este estado de cosas en el Cabildo de Tenerife, porque CC no ha gobernado sola”.

-¿No le llama la atención esa aparente falta de control?

“Mucho. No es por presumir, pero hasta la llegada de Podemos no se había visto esta actividad fiscalizadora propia de la oposición. Y eso que, al principio, ni siquiera se nos permitió estar presentes en buena parte de los consejos de administración de las empresas públicas dependientes del Cabildo”.

-¿Ya han conseguido esa presencia en los consejos, que tanto han demandado?

“Sí. Al final se pudo llegar a un acuerdo. Es que, cuando no nos dejan otro remedio, nos obligan a presentar una denuncia, como pasó con la información sobre las tarjetas de crédito en turismo”.

-¿Ha detectado alguna ilegalidad en ese caso?

“Seguimos trabajando, porque el volumen de información es enorme. Tampoco sabemos si encontraremos algo ilegal, pero lo que es evidente es que no es ético ese nivel de gasto”.

-¿Qué piensa cuando les acusan de judicializar la política?

“Que ojalá nunca hubiera que acudir al juzgado, y solo tuviéramos que presentar iniciativas y buscar acuerdos para conseguir mejoras para la ciudadanía, en vez de tener que estar fiscalizando. Ojalá, insisto, que no hubiéramos tenido que ir tantas veces a presentar denuncias, pero es que tampoco podemos ser cómplices. Y eso que el Cabildo de Tenerife es el único que no libera a ninguno de los consejeros de la oposición”.

Mila Hormiga
Milagros de la Rosa Hormiga, secretaria de Sanidad de Podemos Canarias y Consejera del Cabildo de Tenerife. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

-Es la secretaria de Sanidad en Podemos Canarias. ¿José Manuel Baltar se ha convertido en un problema para Fernando Clavijo?

“Es que el problema de la sanidad en Canarias no es Baltar. El problema es Clavijo, que es el que lo puso en el cargo, y es la propia Coalición Canaria”.

-¿Cuáles son los problemas de la sanidad en Canarias?

“Básicamente, el desmantelamiento de la sanidad pública y la mala planificación en la misma. Hace falta más dinero, pero también gastarlo mejor”.

-¿Estamos ante el despertar del animalismo en Canarias, al igual que está ocurriendo con el movimiento feminista?

“Sin duda, algo habremos hecho bien, porque cada vez hay más conciencia animalista, pero todavía estamos a la cabeza del maltrato animal en España”.

-¿De dónde le viene a usted esa querencia animalista?

“De pequeña. Tenía todo tipo de animales. Recogía animales heridos por la calle y me los llevaba a casa a escondidas para curarlos. Cuando en mi casa se moría un animal, todos nos acostábamos llorando esa noche”.

-¿Se han calmado las aguas entre Podemos y Sí se puede tras las pasadas primarias a la Secretaría General?

“Yo soy militante de Podemos, y Sí se puede es un partido hermano, o primo hermano si se prefiere llamarlo así, que tiene los mismos objetivos políticos que Podemos. Yo convivo con ellos en el Cabildo de Tenerife, y de mis tres compañeros de Sí se puede le garantizo que son muy trabajadores, que están implicados y que son leales. He aprendido mucho de ellos, y este matrimonio, con sus roces, funciona”.

-¿Seguirá ese matrimonio en 2019?

“Personalmente, creo en la confluencia de la izquierda, porque es la fórmula para que Coalición Canaria pierda el poder. Y después de las elecciones, se puede estudiar cómo llegar a un acuerdo con otras fuerzas, como pueden ser Nueva Canarias o PSOE”.

-¿Se piensa presentar el año que viene?

“Eso lo decidirán las bases de mi partido. Estoy a su disposición”.

-¿Qué opinión le merece la polémica suscitada por el chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero?

“Cada uno puede hacer con su dinero lo que quiere, porque lo importante son las políticas que se hacen. En Podemos no hacemos ni voto de castidad ni de pobreza, otra cosa es especular con las viviendas”.

-¿Y sobre la consulta a las bases para decidir sobre si deben seguir al frente de Podemos?

“Veo bien que se consulte a las bases, porque demuestra que Podemos es un partido democrático donde no se practica el culto al líder, sino que deciden las bases”.

EL PERFIL

Nacimiento: 1970

Lugar: Güímar

Vive en: La Laguna

Familia: Soltera, sin hijos

Ocio: Viajar

Partido: Podemos

Trayectoria y futuro: viajera empedernida por más de un centenar de países, de su Isla se queda con el malpaís de Güímar y del resto, el sur del continente africano. Ahora, esta profesora universitaria vive su primera experiencia política institucional en el Cabildo tras años de militancia en el activismo animalista. Bien valorada en su partido, no se extrañen si es candidata el año que viene.