política

“Nuestro mayor rival político es terminar convirtiéndonos en un partido más”

Miguel Urbán es eurodiputado y uno de los fundadores de Podemos. Ejerció como secretario de Organización hasta la celebración del primer congreso de Vistalegre

FOTO ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por Adrián Mesa

Miguel Urbán es eurodiputado y uno de los fundadores de Podemos. Ejerció como secretario de Organización hasta la celebración del primer congreso de Vistalegre. Es uno de los referentes de la corriente anticapitalista de la formación morada y viajó hasta Tenerife días atrás para participar en un debate sobre Europa y los paraísos fiscales. Unas horas antes concedió una entrevista a DIARIO DE AVISOS en el Parlamento de Canarias.

-¿Cómo afectará el brexit al sector turístico en Canarias?

“Primero tiene que acabar la negociación, pero a priori no tendría por qué afectar al turismo, otra cosa es que afecte a la capacidad económica de la libra y con ello a los turistas. Yo creo que afectará más al presupuesto de la Unión Europea (UE). Es la salida de una economía importante, así que se va a ajustar”.

-¿Y cómo afectará el recorte del presupuesto a las RUP ?

“Hay un problema en el modelo del presupuesto, el recorte de la Política Agraria Común (PAC) y otras partidas que se han destinado a investigación, aunque realmente esa parte lo que hace es encubrir el presupuesto militar. Pero esto también se hace en España. Asimismo, hay dos grandes dificultades de partida: la primera es que todos los países comunitarios pagan lo mismo, un porcentaje de su PIB. Yo pienso que los países deberían aportar en torno a sus capacidades; el segundo problema es la falta de una fiscalidad común en la UE. ¿Cómo podemos tener un presupuesto común si no tenemos una fiscalidad común? Con una armonización fiscal, ademas, se evitaría una cuestión muy grave en la UE, el dumping fiscal entre países. Una forma de atraer las inversiones de multinacionales, como el caso de Irlanda con Apple. Junto a eso, están Holanda y Luxemburgo, que funcionan como paraísos fiscales dentro de la UE”.

-¿Podemos se equivocó con su estrategia en Cataluña?

“Yo creo que no, pero hay que hacer autocrítica acerca de si no se comunicó bien, si no se trasladó bien la posición o si nos contradecimos entre nosotros. Siempre defendimos un marco democrático, donde se respete el derecho a decidir de los catalanes como solución. Entendíamos que los problemas políticos se solucionan con política”.

-¿La mecha de los problemas en Cataluña fue el Estatut?

“Yo creo que la raíz del problema es la vulneración de la voluntad popular y la judicialización de una cuestión política por parte del PP, que recurre un Estatut ante el TC después de que haya pasado por el Parlament catalán con mayoría absoluta, por el Congreso de los Diputados, en el que se recortó, y que luego fue ratificado en referéndum por la mayoría de catalanes. Después, estas personas ven que el PP no admite estar en minoría y lo recurre al TC. Con lo cual, muchos no solo lo vieron como una injerencia y una vulneración de la voluntad popular, sino como una tomadura de pelo. Eso generó un agravio que fue cogiendo la dinámica de bola de nieve, ir a más cada vez, y el PP, en vez de pararla y enfrentar el problema de forma política, ha dejado que corriera porque muchas veces les ha interesado. Sabían que en Cataluña iba a tener un coste, pero en el conjunto del Estado les venía bien promover un nacionalismo español excluyente”.

-¿Cuál era la posición de Anticapitalistas durante la crisis interna en Podemos Madrid ?

“En Anticapitalistas entendíamos que no era momento de discutir por las primarias, creíamos que era momento de centrarnos en la crisis institucional que había en la comunidad. Ante esa situación, pensábamos que lo último que teníamos que hacer era un proceso de primarias sin el debate necesario, y entendiendo que cuando se aclarara la crisis, lo que teníamos que hacer era un debate de proyecto y de ideas, no de nombres. De hecho, cuando se planteó en el órgano competente, nosotros fuimos los únicos que votamos en contra. Aunque no tenemos la mayoría para tirarlas abajo, la gente que se siente más representada en Íñigo o Pablo votó a favor. Se convocaron en un mal momento político y de una mala forma, y considero que con un sistema que impedía la representación total de la pluralidad”.

-¿Quién es su mayor rival político? ¿PSOE o Ciudadanos?

La normalidad. Para mí, nuestro mayor rival es convertirnos en un partido más, como Ciudadanos y el PSOE. Creo que somos útiles como herramienta de transformación social, no como un partido más. Otro rival es la abstención, la mayoría de votos que perdimos volvió a la abstención, porque algunas personas han visto que nos hemos normalizado y podemos decir que nos hemos moderado. Pero no estamos en tiempos de moderarnos, todo lo contrario, necesitamos a radicales, porque hay que ir a la raíz del problema y fomentar la capacidad de autoorganización de la ciudadanía”.

-¿Y la sociedad está lista para eso?

“Que se lo digan a los pensionistas si están listos, o a las mujeres que hicieron huelga el 8M. El movimiento feminista y el de los pensionistas demuestran que tenemos una sociedad mucho más preparada que los partidos políticos para los cambios que se necesitan. De hecho, estamos muy por detrás del movimiento feminista y de los pensionistas o , incluso, de un incipiente nuevo movimiento obrero. Y tenemos que estar listos porque lo que viene de Europa es terrible”.