Tijarafe

Vicario está encarrilada y la balsa estará operativa en el verano de 2019

Así lo ha confirmado el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero

Las obras de la balsa de Vicario ya ven la luz al final del túnel y los trabajos para concluir una infraestructura hidráulica que es capital para garantizar el agua de riego en la zona noroeste de la isla de La Palma así como en el conjunto del Valle de Aridane podrían ponerse en marcha en las “próximas semanas”.

Así lo ha confirmado el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, quien anunció que están “a punto” de licitar por urgencia tanto las obras de esta balsa de Tijarafe como las del complementario del proyecto de Vicario, que consisten en una conducción con La Laguna de Barlovento. Cabe recordar que tanto una como otra obra quedaron paralizadas el pasado verano debido a que las dos empresas que estaban ejecutando los trabajos, la UTE Corsan-Corviam Construcción y Luis Romero, entraron en concurso de acreedores.

El consejero señaló que este proyecto hidráulico no tiene problemas de financiación. “El dinero lo tenemos en los presupuestos” e insistió en que la razón del retraso ha sido “ajeno a la Administración publica”. “En las próximas semanas se terminará el proceso de licitación y se adjudicará la obra, que esperamos que estará terminada para el verano que viene, tanto la conexión como la balsa”.

Ante este contratiempo empresarial surgido en el desarrollo de la balsa de Tijarafe, Quintero indicó que el Gobierno de Canarias “podría haber dejado que terminara el proceso para después entrar en un pleito que se prolongaría durante cuatro, cinco o seis años, hasta que hubiera sentencia, para entonces empezar a ejecutarlo o declarar la obra de urgencia, como hemos hecho, porque realmente es así para la isla de La Palma, como nos trasladaron tanto desde el Cabildo como por diversos ayuntamientos”.

Vicario ha sido objeto de reclamación tanto por las administraciones palmeras como desde el sector agrícola, que considera prioritaria la puesta en marcha de esta balsa y sus conducciones, dado que se trata de una obra estratégica dentro del anillo hidrológico insular y fundamental para la agricultura por la persistente falta de lluvias.

Lo cierto es que Vicario tendría que haber estado terminada en el año 2012, teniendo en cuenta que fue adjudicada en 2010 con un presupuesto de 9,9 millones de euros y un plazo de ejecución de 27 meses.

Con todo, el consejero defendió las políticas hidráulicas que se han desarrollado en la isla de La Palma y como prueba destacó que en la última década ha crecido un 16% la superficie de regadío cultivada.