Santa Cruz

Los socios del Casino de Tenerife apoyan a su presidente en el conflicto policial

Miguel Cabrera Pérez-Camacho convocó una asamblea extraordinaria para exponer lo ocurrido el pasado 27 de junio, cuando se le negó el acceso al edificio a un hombre que vestía pantalón corto

El salón de actos acogió este martes una asamblea extraordinaria convocada por el presidente de la entidad. | Foto: Real Casino de Tenerife
El salón de actos acogió este martes una asamblea extraordinaria convocada por el presidente de la entidad. | Foto: Real Casino de Tenerife

Ciento setenta y seis socios del Real Casino de Tenerife acudieron en la tarde de ayer a la convocatoria formulada por el presidente de la entidad, Miguel Cabrera Pérez-Camacho, para informar de los hechos que tuvieron lugar el pasado 27 de junio cuando un grupo de policías locales y nacionales irrumpieron en la centenaria institución tinerfeña al negársele el acceso a una persona en bermudas.

Cabrera Pérez-Camacho, según indicaron fuentes de la institución mediante un comunicado, comenzó sus palabras agradeciendo la presencia de todos los asistentes e indicando que en 178 años de historia, presuntamente, “era la primera vez que la policía entraba en el Casino de manera ilegal”.

Así, destacó la gran labor que realiza la entidad que preside, con todos sus actos culturales abiertos al público, costeados por todos y cada uno de los socios, en una labor sin precedentes de fomento, desarrollo y difusión de la cultura hacia toda la ciudadanía, poniendo en valor la condición de servicio público que ha prestado siempre el Casino desde su fundación en 1840.

Recalcó asimismo la colaboración que, asegura, a lo largo de la historia ha prestado la institución a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, “por lo que no entendemos esas conductas”, supuestamente, “contrarias a la legalidad, la educación, la consideración y el respeto que merece el Casino, cuyas normas de acceso y vestimenta son de obligado cumplimiento para todas las personas que deseen acceder al edificio social”.

El presidente del Casino lamentó profundamente lo ocurrido en el Casino en lo que calificó como un caso de presunto “abuso de autoridad”. En este sentido, sostuvo que es “absolutamente falso” lo denunciado por los policías en relación a que se negó a identificarse, ya que además de la gerente, que lo presentó por su nombre y cargo, él mismo se volvió a identificar ante los agentes, los cuales mostraron desde un principio una actitud que entendió como hostil hacia su persona y hacia los trabajadores. Por este motivo, les solicitó la preceptiva orden judicial que respaldara la actuación y el despliegue realizado, con siete agentes presentes en un momento dado. Ante la negativa, señaló, les invitó a abandonar las dependencias.

El salón de actos acogió este martes una asamblea extraordinaria convocada por el presidente de la entidad. | Foto: Real Casino de Tenerife
Según las normas del Casino, el acceso en pantalón corto no está permitido, tanto en el caso de socios como de personas que no están asociadas pero quieren disfrutar de las actividades programadas abiertas al público general. | Foto: Real Casino de Tenerife

Ante un salón principal absolutamente lleno, Miguel Cabrera Pérez-Camacho destacó “el impecable y ejemplar comportamiento de todos los trabajadores y trabajadoras de la Casa que estaban ese día de turno” y que se encontraban también presentes en la Asamblea General, a petición suya. Se mostró muy orgulloso del gran trabajo que realizaron, a pesar de los momentos de tensión vividos, y pidió a todos los socios un aplauso unánime que se prolongó durante varios minutos, en especial, para las dos ordenanzas femeninas de puerta, el conserje y la gerente.

Finalmente, quiso exponer que los socios no habían “elegido a un presidente florero”, sino a un presidente que defienda los intereses del Real Casino de Tenerife en todas las instancias; y que esa máxima es la que “lo había guiado en cada uno de los pasos y decisiones que había tomado en relación con este triste asunto: defender la inviolabilidad del edificio social, respaldar la actuación del personal y poner en valor lo que ha sido, es y representa el Real Casino de Tenerife, una sociedad abierta a la ciudadanía, Medalla de Oro de la Ciudad, Medalla de Oro de la Isla y Medalla de Oro de Canarias”.