TENERIFE

Polémica ante la negativa del Casino de Tenerife a permitir el acceso en bermudas

El Real Casino de Tenerife se ha visto en las últimas horas envuelto en la polémica tras un incidente que aconteció la tarde de este miércoles, cuando la entidad privada impidió el acceso a un señor que quería asistir a un concierto por motivos de vestimenta

La Junta Directiva del Real Casino de Tenerife dictamina las normas que deben regir el buen funcionamiento de la entidad, entre ellas la del acceso al edificio social. | EP
La Junta Directiva del Real Casino de Tenerife dictamina las normas que deben regir el buen funcionamiento de la entidad, entre ellas la del acceso al edificio social. | EP

El Real Casino de Tenerife se ha visto en las últimas horas envuelto en la polémica tras un incidente que aconteció la tarde de este miércoles 27 de junio, cuando miembros del personal de la entidad privada impidieron el acceso por motivos de vestimenta a un señor que quería asistir a un concierto del Coro Juvenil del Auditorio. El hombre se encontraba vestido con pantalón corto y según las normas del Casino esta prenda no está permitida para acceder al edificio, tanto en el caso de socios como de personas que no están asociadas pero quieren disfrutar de las actividades programadas abiertas al público general.

El desconcertado usuario, un policía nacional fuera de servicio, al considerar que no era justo que le invitaran a abandonar el edificio sólo por acudir con bermudas, solicitó la hoja de reclamaciones, así como la normativa que le impedía entrar al concierto por estos motivos. Asimismo, pidió la presencia de las fuerzas de seguridad para aclarar la situación y seguidamente se personaron en el Real Casino hasta cuatro policías locales y dos nacionales. Entretanto, las dos ordenanzas que se encontraban en la puerta y el conserje reclamaron la presencia del presidente del Casino, Miguel Cabrera Pérez-Camacho, y la gerente de la Sociedad, Raquel Gutiérrez, quienes se encontraban en la segunda planta del inmueble, precisamente en el concierto de la disputa.

En declaraciones de Raquel Gutiérrez a DIARIO DE AVISOS, la gerente ha explicado: “el Real Casino de Tenerife es una sociedad privada con sus propias normas de acceso, que se encuentran expuestas en el tablón de anuncios, y está prohibido el acceso -salvo en el caso de menores de edad- no sólo con bermudas, sino también con cholas o chándal”. “Es muy habitual y todos los días se acercan al Casino personas que no siguen las normas de vestimenta. Este mismo miércoles sin ir más lejos fueron varios los casos de personas que no seguían la normativa y no pusieron ningún problema al conocer que no podían entrar. Pero nunca antes habíamos vivido una situación como la de ayer”, expresó.

Paralelamente, el Real Casino ha difundido un comunicado “en relación al lamentable incidente protagonizado en la puerta de entrada por dos policías locales y tres policías nacionales (dos de ellos uniformados) por negarle la entrada a un tercero que iba en bermudas”, indicando que respaldan “de forma clara y rotunda la impecable actuación de todo el personal, tanto de las dos ordenanzas femeninas que se encontraban en la puerta, como la del conserje y la gerente de la Sociedad”. Como resultado, según han informado, la sociedad cultural ha cursado denuncias contra los policías nacionales y contra los policías locales al considerar que se produjo un “desagradable suceso de abuso de autoridad y desconsideración con el Real Casino de Tenerife; atropellos que no estaremos jamás dispuestos a consentir”.

Señalan además su “más total repulsa ante la actuación realizada por el señor al que se le impidió el acceso, que volvió a entrar en el edificio haciendo caso omiso a las advertencias del personal y mostrando una placa de la Policía Nacional a la gerente, obligándola a identificarse y mostrarle su DNI, al que incluso, quiso hacer una foto con su teléfono móvil ante la negativa de nuestra trabajadora”. Rechazan asimismo “la amenaza con la posibilidad de detenerla si no colaboraba, así como expresiones tales como ”voy a enterarme quién es el presidente y lo voy a investigar”, ”nos veremos en el juzgado porque la voy a denunciar” o ”es usted una maleducada que me está faltando al respeto”; todo ello, fuera de servicio y haciendo caso omiso a la reiterada petición del personal de que abandonara el edificio”.

Aseguran que “es rotundamente falso que el presidente Miguel Cabrera Pérez-Camacho haya faltado al respeto y a la consideración de los agentes personados ni que se haya comportado de forma irascible e irrespetuosa hacia ellos”, así como que se identificó en todo momento por su nombre y cargo, “pero se negó a entregar su documentación para no cooperar con la situación de ilegalidad en la que estaban los cinco agentes, vulnerando el principio de inviolabilidad del domicilio social, sin una orden judicial”. En este sentido, el presidente invitó a dichos agentes en tres ocasiones a abandonar las dependencias del Casino, ya que no contaban con el consentimiento del titular ni con la autorización judicial prevista en el artículo 18.2 de nuestra Constitución.

En el comunicado declaran que, una vez abandonaron el edificio, los agentes permanecieron con actitud desafiante en la Plaza de La Candelaria, justo en las escaleras de entrada al edificio, “ante el nerviosismo del personal que debía salir tras finalizar su turno”.

Por su parte, fuentes de la Policía Local también han confirmado que han presentado denuncia contra Miguel Cabrera Pérez-Camacho por falta de respeto y consideración a miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad en el ejercicio de sus funciones y por la negativa del presidente del Casino a identificarse.