Venezuela

Venezuela condena ante la ONU el “injerencismo” extranjero

Valero ha recordado que Estados Unidos abandonó el Consejo de Derechos Humanos, pero tiene aliados encargados de representarlo "en su agresión contra Venezuela"

Nicolás Maduro asiste a una ceremonia en memoria de Fidel Castro en Caracas | FOTO: REUTERS/Marco Bello
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela | FOTO: REUTERS/Marco Bello

El embajador de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, ha denunciado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el “injerencismo” de determinados países que repiten los argumentos de Estados Unidos en contra del Gobierno venezolano.

En concreto se ha referido a las declaraciones del pasado jueves de algunos gobiernos de América Latina “a favor de acciones injerencistas”. “En la declaración, este grupo junto a algunas naciones europeas, se hacen eco del pseudo informe elaborado por el saliente Alto Comisionado de DDHH, para exacerbar el intervencionismo contra Venezuela”, ha explicado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela en una nota de prensa recogida por la agencia de noticias AVN.

Valero ha recordado que Estados Unidos abandonó el Consejo de Derechos Humanos, pero tiene aliados encargados de representarlo “en su agresión contra Venezuela”. “Deploramos que en este Consejo se pretenda dar cabida a pseudo informes ilegales, unilaterales y sin mandato contra países del sur con la finalidad de sentar un grave precedente en este foro”, ha subrayado.

Valero ha indicado que este informe “contra Venezuela” no fue mandatado por ningún órgano intergubernamental competente de la ONU, mucho menos por el Consejo de DDHH, razón por la cual Venezuela lo rechaza y lo desconoce, tanto en su forma como en su contenido.

El embajador recordó que el país sufre dificultades económicas principalmente “por la acción injerencista de Estados Unidos a través de medidas coercitivas unilaterales y la inducción de una guerra económica que impacta en la calidad de vida de los venezolanos”.

“Las sanciones estadounidenses prohíben que Venezuela pueda acceder a la compra de medicamentos, alimentos y a bienes de capital producidos en otros países, constituyendo graves violaciones a los Derechos Humanos”, ha argumentado. Así, ha condenado el “silencio cómplice” de los países que han suscrito la declaración.

También, condenó “la doble moral “de algunos Gobiernos que respaldaron la declaración y en sus países existen “denuncias de violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos”. “Estos no tienen autoridad moral para juzgar a nadie en materia de estos derechos”, ha apostillado.

“A pesar de las agresiones y amenazas en contra de Venezuela, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro seguirá enarbolando su diplomacia de paz y fomentando la cooperación y la solidaridad internacional”, ha destacado.