Política

Los hijos que traicionan a los padres

De devorar a sus líderes a derrochar la herencia recibida: los ‘notables’ de ATI-CC se quejan del trato que reciben desde el partido por los actuales dirigentes cuando, les recuerdan, “nos lo deben todo”

Los asistentes a la velada fueron trece exalcaldes de CC y el expresidente del Cabildo, Ricardo Melchior. S. M.

Nunca hubo un partido tan saturnal como Coalición Canaria (CC). Cual Saturno, aquel dios inmortalizado por Francisco de Goya devorando a su propio hijo. Así fue tradición en una fuerza política a la que sus líderes nunca le duraban dos legislaturas. Solo Paulino Rivero rompió el maleficio y logró ser presidente del Gobierno de Canarias durante ocho años seguidos, lo mismo que pretende Fernando Clavijo, si bien habrá que esperar a que se pronuncien las urnas… y el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Más parece que en CC se ha pasado de un extremo al otro, y si antes era el partido el que devoraba a sus hijos más preclaros, ahora son los hijos quienes están empeñados en orillar a sus padres políticos. O, al menos, eso se desprende de la reunión celebrada esta semana por los notables del partido en Tenerife.

Fue en la Tasquita de Carol, en Valle Guerra, donde se juntaron hasta trece exalcaldes de ATI-CC, todos con alguna mayoría absoluta en el zurrón, y el expresidente insular, Ricardo Melchior. Allí estaban desde Isaac Valencia (La Orotava) a Vidal Suárez (Tegueste), o los garachiquenses Lorenzo Dorta y Ramón Miranda. También se dieron cita Manuel Reyes (San Juan de La Rambla), Pedro Reyes (Guía de Isora) o Hermógenes Pérez (Tacoronte), como no faltaron Pedro Hernández (Fasnia), Ricardo García (Santa Úrsula), Eladio Morales (Arico), Faustino Alegría (El Tanque), Ricardo García (Santa Úrsula) y Alberto González Reverón (Arona).

En la comida, celebrada en Valle Guerra, se criticó con dureza el trato que reciben desde su propio partido, ATI-Coalición Canaria. Sergio Méndez En la comida, celebrada en Valle Guerra, se criticó con dureza el trato que reciben desde su propio partido, ATI-Coalición Canaria. Sergio Méndez En la comida, celebrada en Valle Guerra, se criticó con dureza el trato que reciben desde su propio partido, ATI-Coalición Canaria. Sergio Méndez
<
>
En la comida, celebrada en Valle Guerra, se criticó con dureza el trato que reciben desde su propio partido, ATI-Coalición Canaria. Sergio Méndez

Su mensaje no pudo ser más claro: “Nosotros no nos merecemos que el partido nos trate como nos trata”, se oyó en aquella mesa, el peor reproche que puede hacerte un padre. Que no le escuches. “Todos los que están ahora se lo deben a gente como nosotros, porque prácticamente han heredado sus cargos de nosotros; por eso no entendemos que no se tenga en cuenta nuestra experiencia; estamos cansados del trato que recibimos”, resumía uno de los participantes entre señales de aprobación generalizada. “Los que están aquí sentados son la fuerza de Coalición Canaria, que ahora no tiene esas mayorías que sí lograba antes, y el partido debe meditar más acerca de adónde va a llegar en caso de continuar en esta línea”, se replicaba desde el otro lado de la mesa. El resumen no podía ser otro: “El partido no cuenta con nosotros; no nos presta ninguna atención”.

Son los padres de ATI-CC, los gestores de un poder que, cada vez que se repite una cita con las urnas, está cada vez más amenazado, dada la lenta pero constante pérdida de apoyo popular que sufre desde hace años CC.

Estos padres se sienten traicionados por sus hijos políticos. El mismo miércoles que se reunían a comer , Melchior declaró que su relación con Carlos Alonso “no es buena”. El veterano político le espetó a su sucesor en el Cabildo “que no se invente cosas, atacando y mintiendo sobre temas que yo he hecho”. “Fue un gran vicepresidente del Cabildo, no el mejor”, dijo, lamentando que “la vanidad se haya impuesto a su inteligencia”, citando a Von Bismarck.