Ciencia

El Observatorio del Roque abre una gran ventana al universo extremo

La puesta de largo del primer telescopio de la Red Cherenkov estrecha lazos entre Japón y España para futuros proyectos científicos en la Isla

Inauguración del prototipo de la Red Cherenkov. | DANIEL LÓPEZ (IAC)

No responde a la imagen convencional que tenemos de un telescopio. En lugar de una cúpula, su parte principal está compuesta por una especie de gran plato fragmentado en unos 200 segmentos de espejos, que da la peculiar forma al prototipo de los telescopios de la Red Cherenkov que ayer vio la primera luz en el Observatorio del Roque de Los Muchachos. Una máquina cósmica, que representa un nuevo hito científico y tecnológico en la historia del Observatorio, concebida para estudiar a través de los rayos gamma de muy alta energía fenómenos como los agujeros negros.

Una rama de la ciencia en la que se lleva trabajando desde hace tiempo en La Palma a través del proyecto Magic,compuesto por dos telescopios gemelos, pero que ahora da un salto tecnológico considerable con la puesta en marcha del primer telescopio de gran tamaño (23 metros de diámetro) de la Red, denominado LST – 1. La previsión es que este nodo de la Red en el hemisferio norte disponga de otros tres telescopios de gran tamaño y quince medianos (12 metros de diámetro).

Uno de los grandes impulsores de esta rama de la investigación astronómica, el Premio Nobel de Física 2015, Takaaki Kajita, asistió a la puesta de largo de este proyecto científco, en cuyo desarrollo ha participado activamente a través de la Universidad de Tokio. El profesor Kajita mostró su confianza que este nuevo telescopio, como parte de la Red Cherenkov, “será crucial para que podamos intentar entender muchos fenómenos que hay en el Universo y que aún no comprendemos”.

Kajita indicó que este tipo de instrumento científico no está pensado para llegar tan lejos en la historia del Universo como el estudio del Big Bang, pero sí para la investigación de “otros fenómenos que no entendemos y que son muy importantes como los agujeros negros, la materia oscura e incluso los rayos cósmicos”. Rama esta última a cuya investigación está dedicado el instituto que dirige en la Universidad de Tokio.

La inauguración dejó patente la importancia de Japón en este proyecto, que es el principal socio junto con España y Alemania, pero también de cara al futuro del Observatorio del Roque de Los Muchachos, con iniciativas de tanta trascendencia como el Telescopio de Treinta Metros. El ritual nipón del corte de la cinta, con guantes blancos y tijeras doradas fue sin duda un gesto de cortesía para tejer lazos de cooperación entre España y Japón. Todo un ejemplo de diplomacia científica.

Sin duda, la representación nipona, con más de medio centenar de integrantes, fue la más numerosa en la presentación, solo superada por la española, que encabezaba el ministro de Ciencia, Innovación y Tecnología, Pedro Duque, quien destacó el nivel científico alcanzado por el país en Astrofísica.

El ministro expresó la voluntad del Gobierno español de seguir trayendo a Canarias los mejores y más avanzados telescopios del mundo a Canarias, donde valoró que de un recurso de la naturaleza, como la calidad de su cielo, se ha podido desarrollar ciencia y tecnología de vanguardia.

“Estamos completamente seguros de que con este telescopio y los otros que se van a construir en este programa, descubriremos cosas en el Universo que ahora ni siquiera podemos imaginar”, concluyó Duque.

Clave en que este proyecto llegara al Observatorio de La Palma es el Instituto Astrofísico de Canarias, cuyo director, Rafael Rebolo, resaltó la importancia de la colaboración científica internacional para conseguir realizar proyectos muy complejos que un país no puede abordar de forma aislada. En este caso, también tiene una participación decisiva el Instituto Max Planck de Alemania.

Sobre la Red Cherenkov, Rebolo se mostró convencido de que contribuirá a “un mejor entendimiento de fenómenos que conllevan una enorme generación de energía y que involucran a agujeros negros, estrellas de neutrones, explosiones de supernovas y fuentes de estallidos de rayos gamma, entre otros intrigantes objetos”.

La consejera de Política Territorial, Nieves Lady Barreto, que disculpó la ausencia del presidente del Gobierno de Canarias “por agenda parlamentaria”, señaló que “el presente y el futuro de La Palma está ligado al del Observatorio”. “Queremos ser el binomio perfecto entre naturaleza privilegiada y tecnología avanzada”, añadió.

El Nobel Kajita dialoga tras la corta de la cinta. / David Sanz

La consejera palmera tuvo palabras de recuerdo para el exalcalde de Garafía, Abilio Reyes Medina, que falleció recientemente después de gobernar varias décadas el municipio que cedió en su momento los terrenos para la construcción del Observatorio del Roque de Los Muchachos.

El presidente del Cabildo, Anselmo Pestana, valoró, por su parte, que esta fecha marca un avance determinante para la ciencia y la tecnología, y supone, además, “un nuevo impulso al Observatorio del Roque de los Muchachos como uno de los mejores lugares del mundo para observar el Universo”.

Además puso el acento en los avances que ha experimentado la Isla en el terreno del astroturismo, un sector que contará con el Centro de Visitantes del Roque, el Museo de Astronomía de Garafía y el observatorio amateur de Mendo.

El LST-1 de la Red Cherenkov, en el terreno de la óptica, equivaldría al Telescopio de Treinta Metros, que está previsto que se empiece a construir el próximo año. Es la nueva generación de telescopios que marcará la investigación en las próximas décadas. El telescopio, que mide 45 metros de altura, está compuesto de una estructura de tubos de fibra de carbono y de acero y pesa alrededor de 100 toneladas. A pesar de este volumen, sobresale porque es extremadamente ágil en sus movimientos, con capacidad de reposicionarse en 20 segundos para capturar señales de estallidos de rayos gammas, su objeto de estudio.