POLÍTICA

El Poder Judicial, en manos de canarios

El acuerdo entre PSOE y PP para repartirse el Consejo General pone a su frente al grancanario Manuel Marchena; se trata del primer isleño en la cúspide estatal desde Juan Negrín

A la izquierda, el magistrado del Supremo Manuel Marchena; a su lado, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro. EP / DA

Se llama Manuel Marchena Gómez, nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1959 y será, desde que el también grancanario Juan Negrín estuviese al mando del Poder Ejecutivo republicano desde 1937 a 1945, el primer paisano en ocupar la jefatura de uno de los tres poderes estatales de España. Su nombramiento como presidente del Tribunal Supremo (TS) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es el fruto de un acuerdo alcanzado entre los dos principales grupos parlamentarios (PSOE y PP, a los que se puede sumar Podemos) y que se ratificará en las Cortes en una fecha a determinar, pero que, en todo caso, será antes del 4 de diciembre, día en que cesan los actuales responsables del órgano de gobierno de los jueves. Si al nombramiento de Marchena (conocido por la opinión pública desde que la Sala que preside en el TS instruye el sumario abierto por el procés) se le suma que el magistrado tinerfeño José Ramón Navarro preside desde 2014 la Audiencia Nacional, es obvio que la cuota de poder canario en la Administración de Justicia española ha llegado a un nivel difícilmente superable, e incluso hasta inigualable en el futuro.

Biografía

Manuel Marchena Gómez no solo nació en Las Palmas de Gran Canaria, sino que, además, su infancia y adolescencia también transcurrió en el ámbito del Archipiélago, cursando el bachillerato entre el colegio General Alonso (El Aaiún, Sáhara Occidental) y el de San Ignacio de Loyola de la capital grancanaria. Licenciado con honores en Derecho por la Universidad de Deusto en 1981, cuatro años después ingresa en la carrera fiscal, siendo su primer destino la Audiencia Territorial de Las Palmas. Compagina tal desempeño con la formación, doctorándose en Derecho por la Universidad de La Laguna en 1991, siendo su mentor el profesor Manuel Morón Palomino y versando la tesis sobre asuntos relacionados con la Fiscalía. Avalado por sus brillantes resultados académicos y su notable desempeño profesional, es el entonces fiscal general del Estado, el herreño Eligio Hernández, quien lo capta en 1992 para su Secretaría General Técnica, de la que será jefe desde 1996 a 2003. Un año más tarde será nombrado fiscal del Tribunal Supremo y, en 2007, magistrado del mismo. Fue en 2014 cuando ascendió a la Presidencia de la Sala de lo Penal, cargo en el que continúa hasta la fecha. Ahora, a sus 59 años, alcanza la cúspide del Poder Judicial gracias al aludido pacto entre PSOE y PP, que da la mayoría del Consejo a los propuestos por los socialistas, mientras la Presidencia es para este grancanario, al que se impulsa desde la filas populares.

Otros isleños

Lo cierto es que Marchena y Navarro no son los únicos canarios que han asumido (o asumirán en breve) altas responsabilidades en la Justicia española, por cuanto otros dos juristas isleños han dirigido la Fiscalía General del Estado: el ya citado Eligio Hernández y el grancanario José Franchy y Roca, que ocupó dicho cargo durante unos meses en 1931.

Eligio Hernández: “Marchena es la pluma magistral de la carrera fiscal”

El exfiscal general del Estado Eligio Hernández, una figura clave en el rápido ascenso de Manuel Marchena a las principales instituciones de la Justicia española, calificó ayer en declaraciones a DIARIO DE AVISOS a este magistrado y fiscal, que presidirá en breve tanto el Consejo General, del Poder Judicial (CGPJ) como el Tribunal Supremo, como “la pluma magistral de la carrera fiscal”. Hernández recordó que “Marchena destacó muy pronto porque era muy brillante y estaba muy bien preparado”. “Cuando aceptó incorporarse a la Secretaría General Técnica de la Fiscalía General del Estado, pasó a convertirse en uno de mis colaboradores más estrechos, y de su mano surgieron los escritos que entonces firmé como fiscal general del Estado”, añadió. Para el jurista herreño, estamos ante “uno de los mejores juristas que he conocido y que, en mi opinión, es uno de los tres más brillantes de la actualidad junto a Rafael Mendizábal y Xiol Rius”.

Resta añadir que otra canaria, esta de adopción, podría incorporarse al CGPJ como vocal. Se trata de la magistrada Victoria Rosell, residente desde hace lustros en las Islas.