Ganadería

Los ataques de perros ponen en jaque a las ovejas de raza palmera

Los criadores están “desmoralizados” por estos sucesos, como el ocurrido el miércoles en Garafía, en el que murieron varios ejemplares

Los ataques de perros continúan trayendo de cabeza a los ganaderos, en especial a aquellos que trabajan para la conservación de las razas autóctonas, como la oveja palmera. El miércoles, Custodio Pedrianes, presidente de la Asociación de Criadores de Oveja Palmera, sufrió en su explotación un nuevo suceso de estas características, en el que un grupo de canes mató dos ovejas, a un cordero y dejó magulladas y estresadas al resto de los ejemplares que posee en Garafía.

Pedrianes asegura que este tipo de sucesos se repite con relativa frecuencia y está siendo una amenaza para la supervivencia de esta raza autóctona, de la que indica que en la actualidad, en la isla de La Palma, ya “no quedan más de 200 ejemplares y está en peligro de extinción”.

La tendencia ha cambiado en los últimos años y en lugar de crecer el número de ovejas palmeras, ha ido decreciendo, dado que estos ataques y la falta de actuación de las administraciones públicas para atajar esta problemática está “desmoralizando” a los criadores. “Estoy cansado de criar ovejas para los perros”, comenta un desesperado Pedrianes, que en los últimos años le ha tocado padecer los ataques de perros que asegura no están asilvestrado, sino que tienen propietarios.

En este sentido critica también que contra quien va la Administración el ganadero, que tiene que soportar estrictos controles y requisitos de toda naturaleza. “La Ley parece es solo para unos pocos”, concluye.