Economía

Las empresas tienen que tener un plan de contingencia para el ‘brexit’

Unas jornadas del ICEX sobre los efectos de la salida de Reino Unido de la UE concluyen que las pymes perderán competitividad

Imagen de la inauguración de las jornadas, ayer, en el Cuartel de Almeida, en Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

La Secretaría de Estado de Comercio y el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) organizaron ayer una jornada sobre los efectos que tendrá el brexit en las empresas canarias. El acto, en el que colaboraron la CEOE-Tenerife, Proexca y la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, contó con la asistencia de Pilar Merino, directora territorial de Comercio;, Jorge Marichal, vicepresidente de CEOE-Tenerife, y el viceconsejero de Economía y Asuntos Económicos con la UE, Ildefonso Socorro.

Durante el encuentro, todos los participantes dejaron claro que la salida del Reino Unido de la Unión Europea se producirá “sí o sí”, pero que dependerá del acuerdo que salga del Parlamento británico el 11 de diciembre. “Va a haber brexit, lo único es ver si es duro o menos duro”. En este sentido, Guillermo Kessler, subdirector general de Comercio Internacional de Mercancías del Ministerio de Comercio, animó a todas las empresas a “prepararse para lo peor” y a “elaborar planes de contingencia, especialmente aquellas que operan con Reino Unido y no tienen experiencia en otros mercados”. Según Kessler, el régimen europeo será más vulnerable y los efectos del brexit serán directos, en las relaciones comerciales, e indirectos, en relación al impacto que tendrá en las economías mundiales.

Detalló que los riesgos se verán en los cambios normativos, en las políticas arancelarias, exportaciones o libertad aérea. Para Kessler, lo mejor es una salida ordenada el 31 de marzo del próximo año con un periodo de transición hasta enero de 2021, pero “no se sabe lo que va a ocurrir el próximo día 11 en el Parlamento británico”. Indicó que lo que piden los británicos con el brexit es más autonomía comercial y menos regulación, pero “esto es imposible”. Por su parte, Javier de Miguel, subdirector general de la Secretaría de Comercio Internacional, insistió en la necesidad de que las empresas tengan un plan de contingencia. “No es posible que nos cojan por sorpresa”, apuntó, y admitió que las empresas, sobre todo aquellas que tratan con Reino Unido, perderán competitividad porque se tendrán que hacer otros trámites arancelarios.

“La repercusión sobre aquellos productos REA no será tan elevada, ya que son muy pocos los productos bajo este régimen que vienen de Reino Unido: la cebada es el que puede verse más afectado, puesto que el 38% del que entra en las Islas lo hace desde Reino Unido. Algo afectados también se verán la papa de siembra o la carne de pollo congelada”.

María Ortega, jefa regional de Aduanas, indicó que “la incertidumbre no es buena”, pero aseguró que los operarios ya están acostumbrados a los trámites aduaneros”.