política

CC y PSOE, más cerca del divorcio tras el pleno del Cabildo

El rechazo de los socialistas a la compra del edificio de Cabo Llanos escenifica el distanciamiento entre los socios de gobierno; el PP tiende puentes con los nacionalistas para posibles alianzas tras el 26M
El vicepresidente, Aurelio Abreu (PSOE), a la izquierda, dialoga con el presidente del Cabildo, Carlos Alonso (CC). F. Pallero
 El vicepresidente, Aurelio Abreu (PSOE), a la izquierda, dialoga con el presidente del Cabildo, Carlos Alonso (CC). F. Pallero
El vicepresidente, Aurelio Abreu (PSOE), a la izquierda, dialoga con el presidente del Cabildo, Carlos Alonso (CC). F. Pallero

El refrán popular asegura que “dos no pelean, si uno no quiere”. Sin embargo, lo que ocurrió en la mañana de ayer en el pleno del Cabildo de Tenerife es que tanto socialistas como nacionalistas querían “pelear”. Ambas formaciones políticas, que han cogobernado en el Cabildo desde 2011, no estaban por la labor de dar su brazo a torcer en las mociones cruzadas de CC, contra el anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) del Gobierno de Pedro Sánchez o para apoyar al Ayuntamiento de La Laguna en el conflictivo convenio de Las Chumberas; frente a la propuesta socialista y de Podemos, de rechazar la adquisición del edificio de Cabo Llanos para uso sociosanitario.

Las fricciones entre CC y PSOE comenzaron con la moción presentada por CC sobre la enmienda a la totalidad de los PGE del Gobierno central (PSOE). Recibió el apoyo del Grupo Popular, que escenificó un acercamiento a CC, por lo que pueda pasar después del 26 de mayo.

Los socialistas y el Grupo Podemos intentaron, en varias ocasiones, sugerir que los PGE se podrían enmendar parcialmente por estar en estos momentos en fase de anteproyecto, argumento no escuchado ni por el PP ni por CC. 13 votos de CC-PP frente a 12 de PSOE y Podemos decidió la cuestión.

En la segunda moción en la que ha habido tensión fue en la que presentó CC sobre Las Chumberas. Aunque, finalmente, se logró aprobar por unanimidad, la tensión entre el portavoz de CC, Alberto Bernabé, y la directora insular de Vivienda, Marta Arocha (PSOE) fue más que evidente.

Si analizamos el texto aprobado, cabe destacar que, en su punto cuatro, CC aceptó “apoyar la petición de los grupos municipales de La Laguna para detallar el uso de los fondos recibidos para la obra de reposición de Las Chumberas antes del 31 de diciembre de 2018”. Es decir, que el alcalde lagunero, José Alberto Díaz (CC), facilite la información de dónde están los 25 millones de euros que ha recibido el Consistorio del resto de administraciones, Estado, Gobierno de Canarias y Cabildo, para los bloques con aluminosis de Las Chumberas. En lo que respecta a la compra y adaptación por 29 millones de euros del edificio de Cabo Llanos, CC la defendió como la mejor, más rápida y quizás única alternativa para ubicar a los pacientes del Febles Campos mientras se procede a su remodelación. No obstante, ante la “alarma social” que se ha creado por el expediente, CC respaldó la propuesta del PP, basada en desistir de “la oferta actual” de la empresa de la familia Plasencia e iniciar un nuevo proceso de “búsqueda y adquisición” dentro del área metropolitana. De nuevo, 13 votos de CC-PP frente a 12 de PSOE-Podemos.

Fuentes del gobierno insular indicaron que tras esta moción se convocará un concurso para la adquisición de un inmueble de la manera que determinen los servicios jurídicos y el consejo rector del IASS.

Habrá “contactos” entre los nacionalistas para “reflexionar”

Este fin de semana se producirán “contactos” entre altos cargos de CC para analizar los pros y los contras de la posible ruptura de su pacto con el Partido Socialista en el Cabildo de Tenerife. Tal y como confirman las fuentes nacionalistas consultadas por DIARIO DE AVISOS, CC considera que “el pacto por Tenerife está roto” y que esa quiebra ha sido propiciada “desde fuera”. Los nacionalistas entienden que el secretario insular socialista y candidato a la Presidencia del Cabildo, Pedro Martín, no está ayudando en la cohabitación de ambas formaciones en la primera institución insular. A pesar de que no se vaya a producir una “reunión oficial” entre los mandamases nacionalistas, parece que se abre un periodo de “reflexión” para decidir cómo “vender” la decisión de romper su alianza con los socialistas, sin que se vincule con la compra del edificio de Cabo Llanos.

TE PUEDE INTERESAR