Ciencia

Puntagorda, en condiciones de dar la licencia para construir el TMT

El Ayuntamiento aprobó el informe de impacto ambiental del Telescopio de Treinta Metros, cuyos promotores van a solicitar la autorización y pagar la primera parte de la misma

El Observatorio del Roque de los Muchachos.| SAUL SANTOS

El Ayuntamiento de Puntagorda ya ha aprobado el informe de impacto ambiental del Telescopio de Treinta Metros (TMT), por lo que ya está en condiciones de otorgar la licencia de este gigante de la ciencia que todavía se debate entre Hawái y La Palma para su ubicación. Así lo ha confirmado el alcalde de la localidad, Vicente Rodríguez, quien aseguró que los promotores de este proyecto tienen la intención no solo de solicitarla, sino también de pagar su parte inicial, que asciende a 50.000 euros.

Rodríguez valora el proceso que ha supuesto sacar adelante esta autorización, en la que ha intervenido el Ayuntamiento, el Gobierno canario y el Cabildo. “A mí me gusta quedarme con la parte positiva de las cosas y lo único que hemos tratado en todo momento es de hacerlo con agilidad y rapidez”, comenta, eludiendo recordar el rifirrafe que se produjo con el Ejecutivo.

El alcalde recordó que decidieron que la autorización ambiental la tramitara el Gobierno canario, “porque el Ejecutivo se comprometió desde el inicio del proceso con la declaración de este proyecto de Interés Regional a asumir y apoyar al Ayuntamiento, como no podía ser de otra manera, porque nosotros no tenemos ni órgano ambiental ni capacidad para crearlo ni mucho menos”.

Rodríguez es optimista con las posibilidades de que el telescopio llegue finalmente al Observatorio del Roque de Los Muchachos, a pesar de que la Justicia ha dado finalmente la razón a los promotores para que se pueda construir en el volcán Mauna Kea, que era su principal opción. “Parece que los problemas siguen allí, porque a pesar de que la parte judicial ha cogido rumbo, los sentimientos de la población están peor que al inicio”, comenta Rodríguez al respecto de las protestas de los colectivos indigenistas y conservacionistas, que paralizaron las obras inicialmente y aún se mantienen beligerantes contra la realización de este gigante de la ciencia en una montaña que la tradición hawaiana considera sagrada.

Lo cierto, como recalca el alcalde de Puntagorda, es que a día de hoy no se han reanudado las obras que se paralizaron por la Corte Suprema de Hawái en 2015, lo que obligó a buscar una alternativa para su ubicación. Recalcó además que el consorcio del TMT continúa trabajando en La Palma “en la misma línea y van a solicitar la licencia y pagar la primera parte de la misma que teníamos acordado”.

Rodríguez recordó que tenían pactado con el TMT una serie de beneficios para el municipio, como la financiación de becas para estudiantes durante la vida útil en el Observatorio, que se detraiga de la licencia; el patrocinio del proyecto del Complejo Astronómico Cultural del Llano de Las Ánimas, y la creación de un planetario.

En el caso de que no llegara a venir a la Isla, subrayó que “es importante la ampliación que ha tenido el espacio de observación hacia Puntagorda y la disponibilidad para poder construir. Eso da un camino y una capacidad que si por alguna circunstancia no son ellos, es una campo que está abierto y ya sabemos cómo hacerlo para la próxima vez”, concluyó.