agro canario

Tomates canarios, ante la ola de frío y el ‘brexit’

Quienes dan continuidad a la actividad en el sector, que supera en historia los 130 años, se distinguen por ser garantes de la inconfundible heroicidad

Con la llegada a Europa de la anunciada ola de frío polar, que en el Reino Unido ha provocado el descenso de las temperaturas en más de 10 grados, los exportadores canarios de tomates esperan que a lo largo de la presente semana se puedan remontar los precios, superando los valores que hasta el momento han sido bajos y sometidos a bruscas oscilaciones.

Quienes dan continuidad a la actividad en el sector, que supera en historia los 130 años, se distinguen por ser garantes de la inconfundible heroicidad con la que han sabido responder a las inagotables exigencias del mercado. La excelente sanidad que en estas fechas muestran los cultivos denota la preocupación y el alto nivel alcanzado, en explotaciones que se han replegado y tecnificado al máximo, sumando 520 ha. En su mayor parte, situadas en el Sureste de Gran Canaria y en Granadilla.

Hasta el momento, la zafra ha cubierto algo menos de la mitad de su recorrido, con la exportación de 22.66,1 tm (unas 2.000 tm más que en la anterior y siempre muy lejos de las 350 tm de la campaña 1994/1995). Las condiciones climáticas que se han venido registrado en el Archipiélago, con el prolongado veroño, han favorecido el desarrollo de los cultivos, alcanzando una calidad de fruta excelente, si bien los precios no han ido a la zaga.

A los altos rendimientos que obtienen los agricultores se une su preocupación por garantizar la mejor calidad en los mercados, aplicando controles fitosanitarios que avalan que la oferta está exenta de plagas, entre ellas de la temida Keiferia lycopersicella. El sector reitera su preocupación por entender que esos mismos controles no se aplican a la fruta que llega a Canarias, considerando que si el temible minador se detectara en los cultivos, sería obligatorio establecer la cuarentena y se paralizarían las exportaciones. Gustavo Rodríguez, responsable de comunicación de la Asociación de Cosecheros y Exportadores, valora el conjunto de factores favorables que pueden incidir para que en las próximas fechas se agilicen las ventas de la fruta canaria, si bien entiende que hay que contemplar por igual los problemas que se pueden derivar por dificultades sobrevenidas en el transporte.

“La campaña está resultando menos favorable para los envíos de pepino, por el exceso de oferta que llega a los mercados y por las repercusiones que ha tenido la protestas de los chalecos amarillos en los envíos hacia el Reino Unido y Holanda, que llevo a la inmovilización. Las exportaciones de pimiento están a un nivel prácticamente insignificantes al tiempo que comienza la salida del calabacín, que en los últimos años experimenta mayor demanda”.

El sector añade a sus múltiples retos la inquietud con la que se sitúa ante el culebrón del brexit. Se barajan diferentes hipótesis, contemplando criterios dispares, que van desde la imposición de aranceles a la depreciación de la libra, siguiendo por ello con interés los informes de la London School of Economics and Political Science (LSE) o la de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias.

Entre los recientes avances que confirman la vocación y el compromiso por dar continuidad a la actividad productora cabe destacar la presentación, hace unos días en la Cooperativa Coagrisan (La Aldea, Gran Canaria), de la planta de compostaje con el sistema biocatálisis, que ha diseñado la empresa canaria Organic Bio Solution S.L. La unidad tiene capacidad para procesar los residuos de los cultivos de esa comarca y generar en apenas 24 horas materia orgánica de alta calidad y de directa aplicación en las explotaciones.

TE PUEDE INTERESAR