CULTURA

Andrés Acosta: “Hay que luchar contra el miedo, es un lastre que no nos deja avanzar”

El gran diseñador de alta costura, visita su isla natural con una deliciosa colección que puede verse estos días en el ambiente intimista de la capilla del Hotel Hacienda de Abajo, donde el gran creador se refugia para recuperar la esencia de sus primeras influencias creativas

El diseñador de alta costura y estilista, Andrés Acosta, escogido por musas de la moda, por grandes nombres de la escena social española y con nombre propio para divas como Paris Hilton, está en su isla natal estos días rodeado por la belleza del emblemático hotel Hacienda de Abajo, para a través de su colección YÜGEN, mostrar por primera vez en la La Palma una cuidada selección de sus valiosas piezas, que se combinan con cuatro de los quimonos de la colección privada Enrique Larroque, propietario de este bello hotel en el suroeste de la Isla.

Este encuentro, que comenzó a fraguarse cuando Andrés descubrió años atrás el ambiente intimista que encierra este singular espacio en Tazacorte, y en una visita para hacer una editorial de moda en la que le acompañaron varios famosos de la escena española, ha germinado con esta exposición. El conocimiento de la colección privada de Larroque, despertó en Andrés Acosta esta iniciativa. El gran diseñador es un hombre comprometido y preocupado por grandes asuntos de calado social, como la igualdad o la defensa del medio ambiente. Andrés Acosta reconoce abiertamente sentirse embajador de La Palma, a la que define como “un isla que tiene culto por la belleza porque estamos rodeados de belleza”.

Andrés no ha perdido, porque forma parte de él, la visión primigenia de la isla que lo vio nacer en el municipio de El Paso, y parece haber contenido en la mirada los brillos de la seda en las largas tardes junto a la costura con su abuela. Andrés es un creador que ha podido ganar la batalla a sus incrertidumbres y que, preguntado por algún consejo para los que hoy persiguen alcanzar sus sueños, bien desde la Escuela de Arte Manolo Blahnik de Santa Cruz de La Palma, y no exclusivamente para alcanzar un lugar destacado en grandes pasarelas internacional y bajo los flashes de un mundo tan complejo como competitivo, Andrés solo tiene una receta: “Hay que luchar contra el miedo porque es un lastre que no nos deja avanzar”. Acosta subraya que “es muy importante el trabajo que se hace desde la Escuela de Arte Manolo Blahnik y desde el Isla Bonita Moda, porque están acercando algo que yo, siendo niño, veía solo desde una ventana muy pequeña, las revistas de moda de mi madre”.

El niño que Andrés lleva dentro y desde el que ha construido su potencia creativa, sigue “conectado con mi tierra, conectado con mi gente”. “Cuando vuelvo a La Palma recupero la esencia de ese joven que fui; todos evolucionamos, crecemos y nos vamos curtiendo, pero es sano reconectar con el niño que llevamos dentro, con esa parte pura que tiene cada ser humano”. Los bellos trajes tradicionales de Japón de la colección de Larroque se funden en esta muestra con las creaciones en seda del gran diseñador palmero, imbuido no solo por la tradición hilandera de El Paso, sino por la fuerza del bordado palmero. Acosta, uno de los grandes de la moda internacional, aprovecha esta encuentro con su isla natal para dar un pequeño empujón al Isla Bonita Moda, para algunos de cuyos creadores imparte hoy una máster class en el Museo Benahoarita de Los Llanos de Aridane y en la que tomarán parte también miembros de la Escuela de Arte Manolo Blahnik. Acosta tiene claro que su trabajo tiene como fin crear belleza, crear sueños y fantasías pero confiesa que “mi sueño es real”. El diseñador ofrecerá además un ponencia sobre su trayectoria en la industria de la moda durante los últimos 10 años. Un recorrido a través de sus etapas como Fashion Director y Celebrity Stylist hasta llegar a su etapa actual como Diseñador de Moda.

Dentro de la estética japonesa tradicional por la que Acosta ha apostado en esta colección que permanecerá hasta la próxima semana en La Palma, destaca que se trata de un sentimiento muy difícilmente explicable con palabras, “YÛGEN es una de estas palabras mágicas que envuelven de un halo de misterio todo lo que tocan y, en esta ocasión, actúa también como un elemento inspirador que nos seduce y nos invita a perdernos en un imaginario de ensueño”, explica.