superconfidencial

Ángel Galán

Galán fue jugador destacadísimo del Real Unión de Tenerife, del CD Tenerife y del Hércules de Alicante

Ayer, a las ocho y cuarto de la mañana, falleció en el hospital universitario de La Candelaria Ángel Galán Arteaga, director que fue de la oficina principal de CajaCanarias y, sobre todo, una persona de bien, un deportista ejemplar y un fuera de serie como ser humano. Había sufrido una enfermedad vascular hacía dos meses, cuyas consecuencias no pudo superar. Y con él se va parte de una generación de grandes hombres que forjaron la historia de la entidad bancaria citada y del deporte del fútbol ya que Galán fue jugador destacadísimo del Real Unión de Tenerife, del CD Tenerife y del Hércules de Alicante. Cuando se jubiló, muy tarde, no pudo separarse de la Caja, hasta el punto de que instaló su tertulia en un bar próximo a la entidad, cuyas paredes parecía vigilar desde la corta distancia. Allí se reunían los amigos, parte de los cuales lo cuidaron hasta el final y todos los cuales se interesaron por su salud todos los días de su enfermedad. Ángel Galán nunca tuvo un no rotundo para nadie, pagó de su bolsillo las penurias de muchos deportistas de su época, futbolistas o no, y desde su alto puesto en la Caja contribuyó a aliviar las economías de tantísima gente, cuando la Caja era nuestra Caja. Es difícil decir cosas nuevas de la muerte de un amigo como este, cuando el dolor se hace tan intenso que te impide, incluso, recordar los buenos momentos vividos. Ángel Galán deja una huella imborrable entre los que fueron sus compañeros y ahora me viene a la memoria su sentido del humor, su fidelidad a la empresa en la que trabajó toda su vida y su amor por la familia y por las personas que quería. Sencillamente, se va un caballero y una persona comprometida con su tierra y su gente. Deja una huella imborrable. Ya nos veremos, amigo.

TE PUEDE INTERESAR