ECONOMÍA

El 56% de las plazas hoteleras de Tenerife se integra en una cadena

Las tres principales cadenas que gestionan más de la mitad de las plazas turísticas de la Isla son empresas de origen nacional

Imagen de la presentación del estudio. / DA

El 58,62% de las plazas hoteleras de la Isla de Tenerife pertenecen a cadenas de la Península, Baleares e internacionales, mientras que el 23,58% forman parte de cadenas canarias y el 17,79% no están adscritas a ninguna cadena hotelera, sino que están en establecimientos independientes. Estos son algunos de los datos que se desprenden de un estudio sobre la estructura del sector hotelero de Tenerife que se presentó ayer.

El estudio ha sido encargado por la patronal hotelera Ashotel a la Cátedra de Turismo CajaCanarias-Ashotel-ULL, con la financiación de CaixaBank.  Entre las grandes conclusiones está la que apunta a que de los 239 establecimientos hoteleros que hay en la Isla (excluidos los extrahoteleros), 132 están en manos de cadenas hoteleras (56%), con 73.333 camas, y 107 (44%) son independientes, con 15.863 plazas.

Las cadenas hoteleras españolas con sede fuera de Canarias concentran más de la mitad de las camas disponibles, el 51,59%, equivalente a 46.020 plazas alojativas. Un total de 21.034 plazas están en cadenas canarias, el 23,58% del total, mientras que el 7,03% están en cadenas internacionales, un total de 6.279 plazas. El ‘top diez’ de las cadenas con más presencia en Tenerife lo encabeza Iberostar, con 4.812, seguida de Meliá, con 4.777, H10 Hoteles, con 4.614, y Hovima Hoteles, la primera canaria, con 4.005 camas. En este ránking siete son de Península y Baleares y tres tienen sede social en Canarias. Como dato curioso, cabe destacar que Iberostar, que es la primera cadena en la Isla, ocupa el puesto 9 en el ránking a nivel nacional, o Barceló que ocupando el tercer lugar a nivel nacional, es la novena en Tenerife.

El director de la Cátedra de Turismo, Raúl Hernández, explicó que la elevada presencia de cadenas hoteleras nacionales en Canarias se debe principalmente a que, en Baleares, la temporada turística es solo de seis años, mientras que aquí el negocio es fructífero todo el año. Ésta es también la razón por la que la salida de las empresas canarias al exterior, Península o Baleares, sea tan reducida, ya que el ‘negocio’ dura todo el año, salvo alguna excepción como es la cadena Lopesan, de Gran Canaria.

El gerente de Ashotel, Juan Pablo González, señaló que este tipo de estudios sirven para hacer una radiografía de cómo están las infraestructuras y, en este sentido, resaltó que, aunque Tenerife sigue siendo un destino de cuatro estrellas, ya hay 32 hoteles de cinco estrellas en la Isla, “probablemente la mayor concentración de este tipo de establecimientos de Europa”. González también hizo mención al alquiler vacacional y señaló que no son en realidad un competencia directa de los hoteles porque no ofrecen ningún servicio similar al de un establecimiento hotelero, “pueden competir más con hoteles de ciudad o con los apartamentos”.

El estudio analiza también la ubicación de los hoteles en función de los “microdestinos” dentro de la Isla, de manera que en Playa Paraíso, Los Gigantes, Golf del Sur y Martiánez dominan establecimientos asociados a cadenas, pero en Callao Salvaje solamente hay hoteles independientes. Otras zonas como Playa del Duque, Las Américas, Puerto Santiago, Costa Adeje y Playa Jardín cuentan con un elevado porcentaje de cadenas.

El director territorial de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuertes, destacó que este estudio es un instrumento perfecto para las empresas y las administraciones públicas para tener una información “acertada” de los microdestinos y de cómo está la inversión en esas zonas, las ventas de terrenos y las propiedades.