CARNAVAL 2019

Y el mar se apoderó del Recinto Ferial

Una obertura llena de animales marinos dio paso a una Gala donde el alto número de candidatas redujo la fluidez y en la que Carlos Baute y Marta Sánchez pusieron el broche de oro

FOTOS: SERGIO MÉNDEZ

Empezó con emoción y terminó con mucho ritmo y mucho humor, con Llum Barrera y los actores de Abubukaka enfundados en voluminosas fantasías y pidiendo a Bermúdez “un carril Reina”. El espectáculo se desarrolló con la agilidad de otros años, pero lo cierto es que el alto número de candidatas hizo casi imposible que la fluidez fuera la de otros años. Las puertas del Recinto Ferial se abrieron a las 19.30 horas para que comenzara a entrar un público que aguardaba pacientemente el momento de ocupar sus localidades. Más de 5.000 personas a las que desde la organización se les fue apremiando a sentarse, dada “la complejidad técnica de la obetura”. Hasta en tres ocasiones se les recordó que debían sentarse.

Las luces se apagaron y la inconfundible voz de Alexis Hernández se hizo presente en el Recinto Ferial para recordar a todos que se trataba de una noche especial “por los cientos de personas que durante meses dedican su tiempo libre a confeccionar trajes, a diseñar, a cortar…”. Una noche importante, dijo, porque “más allá de lo profesional, los chicharreros van a hacer de ella una gala especial, pues lo van a hacer con el corazón, la gala especial con el corazón”.

A partir de ese momento, se impuso el guion diseñado por Enrique Camacho, con una obertura llena de brillantes animales marinos y con la Reina de 2018 como protagonista del inicio del espectáculo. Casi sin tiempo para respirar, Laura Afonso, la presentadora de la Gala, dio paso a la periodista María Rozman, que fue la encargada de presentar el primer bloque de candidatas.

Los grupos del Carnaval fueron haciendo aparición entre bloque y bloque. Fue en el segundo cuando la aspirante número 10, María José Chinea, no pudo con su fantasía y tuvo que recibir ayuda para abandonar el escenario al sufrir una caída. Un público puesto en pie intentó darle ánimos a la joven que participó en representación de Fuentealta. Una vez que todas las candidatas desfilaron, fue el turno para la actuación de Los Zeta Zetas, ganadora del concurso de murgas adultas, que volvió a poner el croma sobre el escenario y arrancó los aplausos de un público que agradeció que se hablara de problemas reales. Fue Verónica, que conectó desde Chile, la que arrancó los aplausos más fuertes, con lágrimas por estar lejos, recordando que “todos somos canarios, necesitamos nuestras fiestas, pero también que cuando vaya a ver a mi familia no me sea más barato ir a París que a Lanzarote”. El público se puso en pie para aplaudirla y despedir con una fuerte ovación a Los Zeta Zetas.

Las comparsas se adueñaron del recinto para ofrecer una actuación conjunta en la que hicieron un alarde de ritmo, armonía y sincronización, poniendo a todo el Recinto Ferial en pie. Tras ellas, el especial duelo entre las murgas infantiles y las adultas, que subieron juntas al escenario y que, de nuevo, consiguió levantar al público.

Venezuela en el corazón

Y llegó el momento de que Carlos Baute y Marta Sánchez salieran al escenario del Recinto Ferial. El venezolano interpretó dos temas antes de que su compañera de escenario hiciera acto de presencia. Baute tuvo palabras de agradecimiento para los chicharreros por el recibimiento que siempre le han dado, recordando cómo le han hecho llegar, en cada una de sus visitas, medicinas para el pueblo venezolano. “Por una Venezuela libre”, gritó, consiguiendo la complicidad del público. El venezolano, que entró al escenario desde el público y acompañado por las comparsas, puso a los asistentes en pie desde el primer momento.

La entrada de Marta Sánchez consiguió más aplausos aún, y es de agradecer que ambos cantaran en directo sus dos temas. Sánchez agradeció a los diseñadores tinerfeños Marco y María el vestido que lució. Baute confesó que estuvo en Las Teresitas con sus primos e insistió en dar las gracias por “regalarnos alegría”.