SUPERCONFIDENCIAL

La tendencia a la manipulación

Pedro Sánchez, que es como el pequeño Nicolás pero un poco más alto, comete constantemente un gran pecado, que es también propio de “las izquierdas”, por usar sus mismos términos cuando se refiere a “las derechas”

Pedro Sánchez, que es como el pequeño Nicolás pero un poco más alto, comete constantemente un gran pecado, que es también propio de “las izquierdas”, por usar sus mismos términos cuando se refiere a “las derechas”: que manipula. Ayer hicieron “las izquierdas”, incluidas sus televisiones paniaguadas, tipo La Sexta, un esfuerzo sobrehumano por manipular las cifras de la manifestación de Madrid, que no era otra cosa que una asamblea en defensa del Estado, de España. Era también una protesta contra Sánchez porque el tal Sánchez se ha empeñado en soslayar la idea de unidad del Estado pactando -para su supervivencia- con quienes lo quieren destruir. Pero diciendo que acudieron 45.000 personas a una manifestación de 200.000 es absurdo. Entre otras cosas porque reunir a tanta gente descontenta es muy difícil. De nada les valió la treta de correr el bulo de que se habían suspendido las conversaciones con el Gobierno regional de Cataluña. No es cierto, siguen. Y si les votan los presupuestos es porque creen que Sánchez va a promulgar un indulto a los presos catalanes cuando sean condenados por sedición o por rebelión, que esto a mí me la trae al pairo. Sánchez sabe que el indulto no cabe y se cree más listo que Torra y su mariachi, una pandilla de aprovechados que quieren no sólo dividir España sino mamarse Cataluña, engañando a los propios catalanes. Ocurrió antes y durante las dos repúblicas y ocurre ahora, aprovechando la debilidad, primero de Rajoy y ahora del tal Sánchez; es decir, que no es cuestión de colores esa debilidad. Uno por lento y pusilánime y el otro por osado y ambicioso. En fin, que yo estoy harto del pequeño Nicolás, pero más alto, y del tour de force de casi todo el país para reivindicar sus derechos, ejercicio que comparto y valoro, cifras aparte.