entrevista

“Si no viene el TMT, perderemos un telescopio maravilloso pero seguiremos en primera línea”

La nueva subdirectora del IAC destaca que los observatorios de las Islas se encuentran entre los mejores del mundo
Casiana Muñoz – Tuñón, subdirectora del IAC. | FRAN PALLERO

Casiana Muñoz – Tuñón fue nombrada recientemente subdirectora del Instituto de Astrofísica de Canarias. Una casa que conoce a la perfección, fruto de los 35 años que lleva ligada esta científica cordobesa al IAC, donde se ha especializado en el estudio de las galaxias y también en la caracterización de los observatorios. En ambos casos lidera equipos de trabajo, desarrollando una carrera profesional en la que reconoce que no ha sufrido ninguna clase de discriminación por el hecho de ser mujer.

– ¿Cómo ha visto la evolución del Instituto Astrofísica?
“Llegué en 1984. Era el último año que estaba en los barracones, en el campus universitario. En este tiempo ha habido un salto tremendo porque los observatorios tienen instrumentos cada vez más sofisticados, los acuerdos internacionales son más numerosos y participan más países. La esencia del Instituto no ha cambiado, pero el volumen y la enjundia de los temas que llevamos cada vez es más importante”

– ¿Eso lo ha convertido en un centro de referencia en la Astrofísica mundial?
“Es un centro de referencia por su capacidad de investigación. La plantilla que tenemos tiene un nivel cada vez más alto y los científicos pertenecen a su vez a grupos internacionales. La internacionalización del IAC es cada vez mayor. Todo eso lleva a que el impacto de la investigación que hacemos es cada vez mayor y se compite a un nivel interesante y no lo hacemos mal”.

– ¿Esa evolución también ha permitido que una mujer llegue a un puesto directivo en el IAC?
“En el Instituto, el debate sobre hombres y mujeres en el trabajo, siendo muy interesante, nunca lo he notado como un problema”.

-¿No ha sentido el machismo en su carrera profesional?
“En mi mundo, no. Yo llevo un grupo de investigación desde hace mucho tiempo y hay muchos hombres. En el Instituto, el que propone una idea y tira de un proyecto, no hay ningún prejuicio sobre su sexo. Que yo sea subdirectora es una consecuencia natural del modo en que se hace la investigación en España y en el Instituto. Yo no diría que sea una anomalía. Machistas hay en todos los campos de la sociedad, con lo cual en mi mundo habrá alguno, pero yo he tenido la suerte de no chocar con ninguno o de algún modo subliminal he conseguido evitarlo. No lo siento como un problema en nuestro mundo, a nivel de trato con mis colegas”.

– La financiación sí ha sido un motivo de queja ¿Cómo está ahora la situación?
“Nos quejamos con razón. El problema es que un instituto cuando llega al nivel del IAC, tiene unos compromisos, acuerdos, objetivos, que trascienden la realidad nacional. Ese es el conflicto que tenemos y el poder. Eso hace que nuestras miras tienen que tener un objetivo muy grande, independientemente de que tenemos una realidad que es la que es. Siempre pedimos más, porque siempre necesitamos más. Acabamos ajustándonos al presupuestos que nos dan, pero ese ajuste acaba teniendo un impacto grande, en el futuro, en la inversión y el desarrollo de las metas que tenemos como institución científica. Nosotros nos adaptamos, pero en algún caso acaba llegando a minar de modo importante la importancia internacional de nuestra institución, los acuerdos internacionales, los observatorios, que para seguir siendo importantes tienen que tener una dotación. Es verdad que tenemos el afecto de las instituciones canarias, españolas y de Europa. Las administraciones nos miran con mucho cariño porque son conscientes también de la importancia del IAC. Son muy empáticos”.

– ¿Pero esa empatía no debería materializarse?
“Esa predisposición es positiva. Nosotros somos algo que pueden reivindicar a nivel local, un estandarte. Pero tienen que hacer un esfuerzo en algunos casos muy extremos para acomodarse a la liga en la que el Instituto juega”.

– Porque ustedes generan además economía, como ocurre notablemente en La Palma.
“Además del prestigio, que tiene un valor económico. Se generan referentes para la gente joven y puestos de trabajos. El Astrofísico cambia el paradigma en particular de la juventud en Canarias. Las personas de Bachillerato tienen un referente que no disponen en cualquier otra comunidad”.

Casiana Muñoz – Tuñón, subdirectora del IAC. | FRAN PALLERO

– ¿El Gran Telescopio Canarias (GTC) tiene problemas de financiación ?
“En España tenemos un problema que afecta a cualquier gran obra pública: hay dinero para empezar algo, pero no para mantenerlo. Eso hizo que construyéramos el telescopio que es una maravilla tecnológica, pero necesita un presupuesto de funcionamiento, que incluye desarrollar instrumentación. Los componentes necesitan ser actualizados; que haya gente que sepa diagnosticarlos y actualizarlos; diseñar los nuevos instrumentos que vas a poner. Todo eso lleva que el presupuesto de operación sea elevado. Es un problema con el GTC, que es un paradigma que tenemos que resolver en España por el modo en que se financia. Hoy por hoy el GTC padece problemas de financiación. Las autoridades hacen lo que pueden pero creo que tienen que hacer mucho más porque no se puede permitir que sea así, porque habría sido un derroche. No podemos permitirlo, ni las autoridades políticas que tienen muchas de las fuentes de financiación en estos momentos, ni nosotros. El Instituto no va a permitir que esto suceda”.

– ¿Usted que estudia con un equipo la caracterización de los observatorios, en qué posición estarían los del IAC si se pudiera hacer un ránking?
“Empecé este grupo en los años noventa. Fue Paco Sánchez, que tenía mucha visión de futuro, quien intuyó que hacía falta que un observatorio debía medir los números y pelearlo en los foros. Entonces me encargó estudiar cómo hacerlo. El TMT (Telescopio de Treinta Metros, por sus siglas en inglés), cuando tuvieron que decidir una alternativa a Hawái, nosotros presentamos toda la batería de datos que demostraba la calidad comparada y decidieron que la alternativa era el Roque. Nosotros ahora mismo estamos en el ránking de los mejores y ya, los otros mejores, lo saben y nos tienen en cuenta”.

– ¿En qué puesto?
“Depende de con qué se mida. Si consideras todos los parámetros, yo diría que estamos en el ránking de los cuatro mejores. Si consideramos algún parámetro en exclusiva, como el de la calidad de la imagen, pienso que estamos entre los dos mejores. Si observamos otro, por ejemplo la capacidad para hacer astronomía en el infrarrojo, que tiene que ver con la cantidad de vapor de agua, estamos entre los cinco mejores. Para el TMT es prioritario la calidad de la imagen que se obtiene”.

– ¿Es optimista con que finalmente el TMT llegue a La Palma?
“Soy muy optimista. El TMT tiene que instalarse lo antes posible. Está muy bien diseñado, muy bien organizado, pero ya tienen un retraso muy grande. Tienen una urgencia real de empezar ya. El retraso le está produciendo costes y le puede poner en cuestión sus objetivos científicos. La contestación social en Hawái existe aún. Aquí tenemos que estar preparados, de manera que si dentro de dos meses el TMT tiene un problema, le podamos decir que puede empezar hoy mismo. Las posibilidades no son nulas.”

– ¿De no venir, el Observatorio del Roque perdería peso?
“Si lo conseguimos sería excelente. Es un proyecto en el que nos habríamos metido de rebote. No es un regalo porque hemos trabajado por ello. Pero mientras el GTC supuso un esfuerzo tremendo para España, el TMT no. Si el TMT viniera sería un revulsivo para Canarias. Pero imaginemos que se quede allí, nosotros tenemos ya en marcha proyectos importantísimos, en particular el CTA (Red de Telescopios Cherenkov), que es una infraestructura que va a poder medir aspectos sumamente esenciales de la Física Fundamental en la que se basa todo nuestro conocimiento desde Einstein. Si no viene el TMT no nos quedaremos en ningún segundo ránking, perdemos un telescopio maravilloso, pero seguiremos estando en primera línea. No sería un golpe a los observatorio, es una rabia, por lo cerquita que estuvo”.

– Además está el Telescopio Solar Europeo.
“Sí. La Física solar en España es muy importante. El grupo más fuerte, cuando yo llegué al Instituto, era el de Física Solar. Porque el Teide para los astrónomos de los institutos de Física Solar de Europa ha sido su observatorio. Este telescopio nuevo va a ser revolucionario. Por eso estamos metidos en el desarrollo del concepto del telescopio y en su construcción y más adelante tenemos que constituir su organismo internacional de gestión y funcionamiento. Pero todavía está en una fase muy primera. Al final de este año, se presentará un estudio comparado de Tenerife y La Palma, para que el consejo identifique dónde se inicia la siguiente fase que es el desarrollo y construcción. Es un proyecto muy importante, pero al escala de tiempo es más larga que el CTA”.

TE PUEDE INTERESAR