superconfidencial

Asociación de Veteranos

Me propone mi amiga Inge -largos años en el Loro Parque- que formemos una especie de Asociación de Veteranos, un grupo de opinión compuesto por gente de nuestra edad. Estas cosas acaban convirtiéndose en un consejo de ancianos, pero yo estoy dispuesto a reunirme con Inge y con las personas que ella decida en cualquier ...read more →

Me propone mi amiga Inge -largos años en el Loro Parque- que formemos una especie de Asociación de Veteranos, un grupo de opinión compuesto por gente de nuestra edad. Estas cosas acaban convirtiéndose en un consejo de ancianos, pero yo estoy dispuesto a reunirme con Inge y con las personas que ella decida en cualquier momento. Ella desea que no sean muchas, pero que tampoco sean escasas. Es posible que aún tengamos algo que decir o es posible que se trate de una idea efímera, brotada en el fragor del espléndido cóctel que Carlos Gamonal ofreció el otro día, tras la presentación de mi libro. Por cierto, llené el salón de plenos del Ayuntamiento portuense, aunque el mérito no fue mío, sino quizá de la curiosidad que ha despertado el relato, que es sencillo, plano, pero que tiene puntito de emoción. Y de la calidad de los protagonistas. Hasta el punto de que Carmelo Rivero me pide que ahonde más en el tema con otro reportaje a publicar en las ediciones impresa y digital de este periódico. Pues nada, al tajo otra vez, porque quizá haya descubierto algo más de Johannes Morgenstern, que es el primer protagonista del relato: fotógrafo, cromador y policía o agente de los servicios secretos en las épocas del káiser Guillermo y de la república de Weimar. A ver qué vuelta le doy al relato para seguir interesando al lector con la vida y la obra de un hombre que sólo estuvo tres años vivo en la isla y que descansa en ella por los siglos de los siglos, en el cementerio de La Chercha, en el Puerto de la Cruz. En cuanto a lo de los veteranos, en el Puerto siempre han existido clubes de opinión como los “13” en hostelería, el CIT, el Club de Leones y eso. A lo mejor Inge tiene razón: debo hacer más vida social.