FÚTBOL

El Tenerife sigue negado fuera de casa tras empatar en Alcorcón (1-1)

Nano logró la igualada en la segunda parte

El CD Tenerife sigue sin ganar fuera de casa esta temporada. Los blanquiazules no pasaron del empate a uno en el estadio Santo Domingo frente a un Alcorcón que se adelantó en el marcador de penalti y que durante muchos minutos, fue mejor que su rival. Pero los de José Luis Oltra se mantuvieron vivos en el choque hasta el final y Nano, de cabeza, logró empatar la contienda como mal menor.

José Luis Oltra modificó su once inicial para medirse al equipo alfarero. Retiró del once inicial a Fernando Coniglio, a quien parece que se le acabaron las oportunidades. Malbasic pasó a la punta, mientras que Montañés reapareció entre los once primeros elegidos para ocupar el carril izquierdo del ataque.

Tras escasos 22 segundos de juego, llegó la primera ocasión clara de los locales. Un centro desde la banda izquierda lo remató, libre de marca, Juan Muñoz. Lo detuvo Dani Hernández. Manopla abajo del portero blanquiazul que evitó lo que parecía imposible. La respuesta visitante fue un remate alto de Borja Lasso.

Los siguientes minutos fueron más igualados en cuanto a ocasiones y dominio. En estos momentos el Tenerife reclamó una caída de Montañés en el área madrileña y un disparo de Racic que salió muy centrado que detuvo Lizoaín con relativa facilidad.

Poco a poco el Tenerife le fue cogiendo la onda al encuentro. Llegaba a la meta rival con cierta facilidad, pero el infortunio se unió de nuevo a los errores propios para que el colegiado pitase penalti por mano de Alberto. Se resbaló el defensa y mientras caía levantó el brazo derecho, impactando el balón en esa zona. El colegiado consideró que el gesto de levantar la extremidad fue intencionada, por lo que pitó la pena máxima, añadiendo una tarjeta amarilla que le mostró al jugador de La Oliva. Esteban Burgos, con templanza, marcó con un disparo seco que despistó al cancerbero tinerfeñista.

El gol noqueó a los blanquiazules, que a punto estuvieron de recibir el segundo cuando un centro de Sangalli desde la derecha y el despeje de Alberto casi se cuela. Otra vez Alberto se vio envuelto en una jugada peligrosa para su portería.

La segunda parte arrancó con un Alcorcón bien plantado y controlando la situación. Daba la sensación de que el 2-0 estaba muy próximo. Oltra lo intentó remediar con una doble sustitución en el minuto 59. Se marcharon a la caseta el insípido Lasso y el reaparecido Montañés. Entraron Nano y Coniglio, por lo que el Tenerife pasó a jugar con dos delanteros y Malbasic en la izquierda.

Tras este cambio de piezas, fue el Alcorcón el que tuvo otra ocasión clara de gol. Borja Galán remató con la derecha desde fuera del área. La asistencia en el 62 fue de Jaime Gavilán y la parada de Dani.
Cuatro minutos después, el portero blanquiazul confirmó que era el mejor de los suyos parando abajo otro disparo de Juan Muñoz. Otra buena parada del meta, que hasta ese momento evitaba un descalabro mayor.

A pesar de tener mayor poder ofensivo, el Tenerife arriba no mordía. Las pocas ocasiones que generaban, apenas inquietaban al meta alfarero. Eso hasta que apareció Nano para empatar la contienda.

Minuto 76. Suso puso un balón muy alto que en el segundo palo lo prolongó Jorge para que Nano marcase su primer gol de cabeza con la camiseta blanquiazul. El delantero canterano no marcaba desde la jornada séptima, cuando le anotó al Cádiz. Nano celebró el gol con rabia con el sector de la afición blanquiazul que animaba en el estadio Santo Domingo. Tanto prolongó su festejo que el colegiado lo amonestó.

A pesar de que sus jugadores habían hecho lo más complicado, que era empatar, Oltra decidió meter más madera en el campo. Entró Naranjo por Suso (minuto 78). El onubense dispuso de dos ocasiones casi consecutivas para marcar, mostrando una actitud muy positiva.

Lo cierto es que el gol de Nano reactivó al Tenerife. Sus jugadores tenían la pelota y la convicción de que podían, incluso, completar la remontada.Pero no lo consiguieron, por lo que sumaron su tercer empate consecutivo. Una igualada que se puede catalogar como positiva, teniendo en cuenta que durante muchos minutos fueron por detrás en el marcador.