inspíreme

Felipe Sierra: “Baso mis obras en el cristianismo, pero también en la cultura masoquista”

Felipe Sierra es el autor del cartel de Inspíreme de este año. Su arte se basa mucho en el cristianismo y lo medieval que "todo latino ha mamado" y por eso, entre otras cosas, usa cuadros como fondos de sus obras, por su simbolismo

Felipe Sierra @mardeorquideas
Felipe Sierra (IG: mardeorquideas)

Por Ariadna Martínez

El inicio en el mundo del arte de Felipe Sierra (@mardeorquideas) se vio marcado por su hobby a maquillar muñecas. Con ellas representaba pequeñas partes suyas. Ahora esos alter egos son sus característicos alienígenas. De sacarle fotos a las muñecas, al collage y de este al 3D. Así se fue produciendo “una gran bola de nieve”, como él la define, de cosas y cosas que se fueron entrelazando hasta hoy, donde vemos esas inspiraciones marcadas por la época medieval con su surrealismo y artistas queer, como Pierre et Gilles.

-¿Cómo definirías tu estilo?
“Siempre llamaré a mi estilo visceral. Considero que mis mejores obras hasta el momento son las que salen cuando las vomito. Por mi personalidad no me callo nada, así que tiendo a escupirlo. Y en lugar de hacerlo verbalmente, lo interpreto a través de las imágenes. Todas mis obras son un diario, reflejan los sentimientos que tengo en ese momento. Es muy personal. En cuanto a estilo, uso mucho el cristianismo. Todos los que somos latinos, hemos mamado de él, sobre todo de la cultura de los mártires. Siempre me ha gustado el drama y esa victimización extrema, me llega a parecer graciosa. Tomo personajes que están en un estado continuo de sufrimiento y lo intento llevar a un punto de regeneración. En el proceso de sufrimiento te encuentras a ti mismo y eres capaz de regenerarte como alguien superior. Es un proceso continuo”.

-¿Qué conceptos tratas de reflejar en tus obras?
“La mayoría de veces, hablo de las relaciones, ya sean amorosas o con la gente. Todas mis obras tratan de una adoración. Empiezo con un alter ego que habla de amor a otra persona, o más que amor de devoción. Al principio comencé con las máscaras, construía una base de una cara y le ponía mis ojos integrados en la imagen. De eso directamente pasé a los perros, que hablan de esa idea de cómo en una relación de pareja acabas siendo un perrito, haciendo todo lo que la otra persona quiere. Cierto es que dentro de todo el cristianismo, en mis obras también se plasma la cultura masoquista, sobre todo al inicio. Se centra en ‘me da igual lo que me pida esa persona, porque yo estoy para servirla”.

-¿Por qué el uso de cuadros como fondos?
“Los fondos de los cuadros para mí son muy importantes y tiene dos motivos. Por un lado, simbólicamente aporta muchísimo en mi obra. Tengo una máxima y es que todo está inventado. Todas las imágenes ya están compuestas. Lo interesante es cómo las recompones y cómo las reinterpretas, las llevas a tu mundo. Yo bebo mucho de la época medieval, todo era simbolismo. Uso los cuadros porque me digo ‘¿para qué me voy a poner a crear un mundo si realmente ya está compuesto?’. Incluso el que ya esté compuesto y que un artista haya hablado de ese fondo y exista una historia sobre él me aporta más riqueza”.

-¿Por qué esa forma tan curiosa y característica de representar a las personas?
“Pues yo tengo, por así decirlo, dos elementos que son mis humanos y mis alienígenas. Todos ellos siempre tienen un mismo rasgo, que suelen ser narices muy finas y enanas, y labios enormes. Al fin y al cabo todos ellos son alter egos, reflejan como quisiera ser. Me gusta exagerarlo y llevarlo a esta manera. Dentro de mis alter egos también hay mucha idea del animal y el demonio porque son rasgos que siempre he visto muy atractivos. Me he criado viendo manga y anime, y los personajes que más me han llamado la atención tenían rasgos de animales o sobrenaturales. Suelen ser personajes mucho más salvajes, juguetones, les da igual todo y van más a su rollo. De ahí que haya usado los perritos, los cuernos…”.

-El cartel de este año es tuyo, ¿de dónde surge la idea?
“La idea base de la imagen del cartel es hablar del momento que estamos viviendo ahora, Postinternet. Veo como la gente dentro de Internet se está ultra modificando, llegando a puntos extremos, con artistas como Fecal Matter (@matieresfecales), que son súper alienígenas cibernéticos o Lilian B (@nosejob) con esa idea de persona súper anoréxica del mundo de la moda. Tiene que ver mucho con INSPÍREME, que habla de la idea de futuro que nos plantea la sociedad. Estos artistas se están alterando así mismos para huir o atacar a esa sociedad. Dentro de Internet podemos ser lo que queramos ser, ¿por qué ser yo? ¿por qué no llevar a la realidad cómo querría ser?”.

-¿Cómo explicarías el significado del cartel?
“Sería la idea de cómo dentro de la matrix (por eso el fondo), el alter ego, que es este personaje en 3D de Leirós (@leirossuperficial), es llevado a su máxima potencia, incluso divinizado. De hecho, la forma que tiene el fondo es muy importante. Que sea una bola que casi va a explotar es una representación de la inmolación, la entrada máxima de éxtasis (de ahí los ojos hacia arriba) al que llega la persona dentro de la matrix interpretando su propio ego. Creo que todos nos sentimos más libres dentro de ese mundo virtual, siendo ese alter ego, porque ahí podemos ser lo que queramos. Somos el yo que queremos, y suele ser el más perfecto, un santo o una virgen.

En este INSPÍREME sigue habiendo una carga divertida, pero en este caso por las personas que traen y los temas que se van a hablar, se pasa de los 2000 y es más serio tocando la política actual”.

Las entradas para INSPÍREME son limitadas y gratuitas en el enlace: https://bit.ly/inspticket