La Palma

Frente al pesimismo de la sequía se imponen políticas efectivas e inversión

El consejero insular de Aguas, José Luis Perestelo, reflexiona sobre las necesidades del territorio palmero para hacer frente a una realidad climática que sigue imponiendo la falta de precipitaciones

El vicepresidente del Cabildo, José Luis Perestelo
El vicepresidente del Cabildo, José Luis Perestelo y consejero insular de Aguas. | DA

En la conmemoración del Día Mundial del Agua en La Palma, coincidiendo con uno de los inviernos de más bajo registro de lluvias y frente a un nuevo verano de sequía, José Luis Perestelo, máximo responsable de Aguas del Cabildo palmero, y entre 1996 y 2009 al frente del Consejo Insular de Aguas, reconoce que el territorio hace frente a un proceso complejo en el que debe asumir varios retos.

Más allá de las tareas realizadas, con la reducción de las pérdidas de agua en la redes de abastecimiento público de la mano del Consejo Insular, especialmente en Los Llanos de Aridane, así como la construcción de nuevas infraestructuras para embalsar y la ampliación de la red de riego, Perestelo señala la necesidad de rebajar las mermas que sufre el Canal de Barlovento- Fuencaliente; la necesidad de reforzar la seguridad en el embalse de La Laguna permitiendo ampliar su capacidad, y la conclusión del proyecto de la Balsa de Vicario, cuya situación de parálisis tras el concurso de acreedores de la empresa adjudicataria se ha resuelto esta semana con el informe del Consejo Consultivo de Canarias, y la posibilidad de la Consejería de Agricultura de licitar la obra tras la rescisión del contrato con la anterior adjudicataria.

En esas tareas pendientes para hacer frente a la sequía se impone la construcción, según José Luis Perestelo, de la balsa de Aduares, pero también el embalse demandado por los agricultores en la zona de El Riachuelo, en El Paso, con 1,3 millones de euros de financiación estatal y un compromiso presupuestario para la compra de los terrenos del propio Consejo Insular de Aguas.

El veterano político palmero, que ha anunciado la conclusión de su trayectoria política una vez concluya el presente mandato, asegura que el Cabildo debe asumir, como viene haciendo, el cumplimiento de una serie de políticas que “pasan por el fomento del ahora del agua, algo que incluso estamos haciendo a través de un trabajo de concienciación en los colegios, pero también avanzar en la mejora de las infraestructuras paras evitar perdida y terminar la red de embalse para aprovechar los excedentes de agua, por ejemplo, en la zona Este de la Isla”. A estos planteamientos incorpora la necesidad de “aprovechar el valor energético del agua, una tarea a la que hay que hacer frente y que permitiría además compensar los costes que, en términos de consumo eléctrico, supone la elevación de agua de los pozos frente a la sequía”. En esa misma línea, señala el interés en la reutilización del agua en proyectos como el que se prevé poner en marcha en la depuradora comarcal de Los Llanos de Aridane, que pretende aprovechar las aguas residuales de los municipios de Los Llanos de Aridane y El Paso, en el Oeste de La Palma, con la intención de su posterior reutilización en riegos agrícolas.