medio ambiente

Vuelta al horario de verano: las manecillas del reloj se adelantan esta madrugada

En 2021 se producirá el último cambio horario en la Unión Europea; los Estados deberán comunicar en 2020 con qué huso se quedan
cambia-la-hora-en-canarias
Las manecillas del reloj se adelantan esta madrugada, y a la 1.00 serán las 2.00. | DA

La madrugada de mañana, 31 de marzo, se adelantarán las manecillas del reloj en Canarias, y así, a la 01.00 serán las 02.00, para dar comienzo al horario de verano, que se extenderá hasta el último fin de semana de octubre.

El cambio horario forma parte de la Directiva Europea 2000/84CE, que afecta a todos los Estados miembros con el objetivo de aprovechar mejor la luz solar por la tarde. El cambio de hora se remonta a la década de los 70, con la primera crisis del petróleo, cuando algunos países decidieron adelantar el reloj para aprovechar mejor la luz natural del sol y consumir menos electricidad. Desde 1981 se renovaba cada cuatro años, hasta su establecimiento con carácter indefinido en 2001 por parte del Parlamento y el Consejo de la Unión.

La Comisión Europea presentó una propuesta el pasado verano para poner fin a los cambios de hora durante este año. En un principio, este 31 de marzo iba a ser el último cambio de hora que se realizaría en la Unión, pero el Parlamento pidió retrasar hasta 2021 su eliminación. Los Estados deben comunicar como muy tarde en abril de 2020 si se quedarán con el horario de verano o con el de invierno. Si optan por la primera opción, el último cambio de hora tendrá lugar en marzo de 2021, mientras que el reloj se cambiará por última vez en octubre de 2021 en aquellos que decidan permanecer en el de invierno.

En España se reproduce el esquema de los países en los que la ubicación geográfica y la climatología son factores determinantes para que en unas regiones el cambio horario suponga ahorros energéticos y en otras no. No existen informes actualizados ni experiencias contrastadas que permitan aseverar que el cambio de hora lleve asociados ahorros energéticos significativos, más si cabe ante las nuevas exigencias de eficiencia energética internacionales en los sistemas de iluminación, climatización y edificación modernos.

TE PUEDE INTERESAR