La Palma

Sergio Acosta: “La mejor propina es que los turistas repitan el año que viene”

Sergio Acosta, propietario del restaurante La Placita de San Andrés, donde unos clientes dejaron días atrás 60 euros de propina y que lanzó un mensaje a través de redes sociales para devolver el dinero, asegura que "si tomé esa decisión fue porque pensé que se habían equivocado, que los billetes iban pegados y que fue un despiste, algo que sigo pensando".

Sergio Acosta es el propietario del restaurante La Placita de San Andrés. | DA
Sergio Acosta es el propietario del restaurante La Placita de San Andrés. | DA

Sergio Acosta, propietario del restaurante La Placita de San Andrés, donde unos clientes dejaron días atrás 60 euros de propina y que lanzó un mensaje a través de redes sociales para devolver el dinero, asegura que “si tomé esa decisión fue porque pensé que se habían equivocado, que los billetes iban pegados y que fue un despiste, algo que sigo pensando”. Por eso no hay límite para la devolución del dinero, que tal y como explica Sergio, “estará aquí si los mismos turistas vuelvan el próximo año, que es lo que esperamos”.

Acosta, que confiesa haberse visto sorprendido por la enorme repercusión de su iniciativa para devolver el dinero a estos tres turistas, explica que “siempre es reconfortante recibir una propina económica, pero para nosotros es mucho más importante que estos mismos turistas y otros repitan el próximo año, esa es realmente la mejor propina que nos pueden dar porque eso significará que se han quedado contentos con la Isla y eso es lo que necesitamos”. 

Imagen del dinero que los clientes dejaron, más del doble de la cuenta que pagaron por su consumisión. | DAImagen del dinero que los clientes dejaron, más del doble de la cuenta que pagaron por su consumisión. | DA

El restarurante La Placita de San Andrés ha cobrado estos días una especial relevancia tras el gesto de su propietario, que abrió las puertas de este negocio en el municipio de San Andrés y Sauces, en el norte de la isla de La Palma, hace seis años y que detalla que “colgar el mensaje en inglés para contactar con estos clientes y devolverles el dinero de más que dejaron, me pareció más un acto de moralidad que de promoción, pero ha trascendido y aquí estamos, con un poco de revuelo entre los clientes, más bien entre los habituales, que sienten curiosidad y lo comentan”.

Agua con gas, refresco de Cola, bacalao al horno, lasaña de carne, dos cafés y pan con alioli. Esto fue lo que pidieron los tres turistas que hicieron una parada para reponer fuerzas en este restaurante palmero, y cuya consumición ascendía a 53,70 euros. Sorprendentemente, cuando el camarero fue a recoger el dinero de la cuenta, se encontró con 110 euros, más del doble de la cantidad a pagar. Sergio aprovecha esta repercusión para expresar la importancia de que los turistas que visitan la Isla se vayan satisfechos, tanto que puedan ser “repetidores”, algo que, asegura “es la mejor propina que pueden dejar no solo al restaurante sino al conjunto de La Palma”.