EMPRESAS Y MARCAS

Sigue nuestros consejos para cuidar tu piel esta Semana Santa

La adecuada defensa contra el sol nos preservará de los efectos perjudiciales de la radiación ultravioleta, como quemaduras, envejecimiento de la epidermis, hiperqueratosis o cáncer

TU TRÉBOL CUIDADO PIEL
La luz solar tiene una gran importancia para la salud, por lo tanto, el buen uso del protector es fundamental para disfrutar de sus beneficios. FRAN PALLERO

¿Por qué y cómo debe usarse el protector solar? ¿En qué incide el factor de protección para la prevención de los problemas cutáneos? ¿Cómo de dañina es la excesiva exposición al sol? Interrogantes como estos se repiten cada época estival.

Los beneficios que nos aporta la luz solar son importantes y tienen mucho que ver con el aumento de nuestros niveles de vitamina D, que es una vitamina esencial, porque aumenta la absorción de calcio, mineral que resulta clave para un buen mantenimiento de nuestros huesos y dientes, regula los niveles de calcio y fósforo, y tiene propiedades antiinflamatorias. Pero la obtención de estos beneficios no está reñida con la protección de la piel frente a la agresión del sol. Una exposición prolongada puede generar graves problemas en nuestra piel, por lo que es fundamental conocer los riesgos relacionados con la radiación del sol, así como también el buen uso del protector solar, en una época en la que las temperaturas son elevadas y las radiaciones más peligrosas.

¿Conoces cuáles son los rayos que nos llegan del sol?

Rayos UVA: penetran en la capa más profunda de la piel y son responsables del envejecimiento prematuro y el aumento del riesgo de cáncer.

Rayos UVB: penetran de modo más superficial, provocan quemaduras solares y tienen un efecto directo en la aparición del cáncer de piel.

Es importante saber que las personas que más se exponen a la luz solar muestran signos de envejecimiento de su piel más precoces, por lo que es básico que al elegir un protector solar, este debe tener filtros para ambas radiaciones, UVA y UVB, en donde el factor de protección solar (SPF) es un elemento que hay que tener en cuenta.

Los filtros solares son las sustancias activas de los protectores, que evitan que a nuestra piel llegue una excesiva radiación ultravioleta. Todo protector contiene filtros y, en términos generales, la cantidad que contenga será uno de los factores que determinarán el valor de SPF. Para una correcta utilización del protector solar tienes que recordar dos cosas importantes: la crema fotoprotectora debe aplicarse antes de la exposición al sol, y las cremas ya utilizadas durante el año pasado no deben usarse en este.

Además, para una protección completa es preciso atender a las siguientes recomendaciones:

1. Evitar exponerse al sol entre las 11.00 y las 15.00 horas. En esta franja la radiación ultravioleta es más intensa, porque incide más verticalmente sobre la Tierra y tiene que atravesar menos cantidad de atmósfera.

2. Usar fotoprotectores en todas las partes del cuerpo expuestas. Los factores de protección deben aplicarse 30 o 45 minutos antes de iniciarse la exposición y deben utilizarse frecuentemente, sobre todo si nos bañamos en el agua.

3. Utilizar gorros de ala ancha o viseras para cubrir la cara y la nuca.

4. Usar gafas de sol. Una exposición prolongada a la luz solar, incluso de manera indirecta, puede producir quemaduras en la córnea.

5. Es importante recordar que los fotoprotectores aumentan el tiempo de tolerancia a los rayos solares (especialmente los UVB), pero no anulan sus efectos totalmente. En general, los protectores solares son poco eficaces frente a la radiación UVA.

Recuerda que una protección adecuada contra el sol en cualquier momento del año, pero sobre todo en verano, nos protegerá de los efectos perjudiciales de las radiaciones ultravioletas, tales como quemaduras, el envejecimiento prematuro de la piel, la hiperqueratosis y el cáncer.

Pero si, a pesar de todo, este verano te despistas y te quemas con el sol, sigue estos consejos para hacer más llevadero el proceso de curación:

-Date una ducha de agua fría o aplica paños húmedos sobre la zona quemada. El frío ayudará a aliviar el dolor. Si este es muy intenso, se pueden utilizar analgésicos, pero se debe evitar la aspirina en niños.

-No uses ropa ceñida, porque el roce con la piel quemada empeora el dolor.

-Usa cremas hidratantes con vitamina C y E, que ayudan a limitar el daño celular.

-Vigila la hidratación, porque la quemadura produce una gran pérdida de líquidos a través de la superficie afectada. Bebe agua en abundancia.

Hipermercados Tu Trébol te ofrece todas estas recomendaciones para que disfrutes de un verano más seguro cuidando y protegiendo tu piel. Además, pone a tu disposición una gran variedad de productos solares, de grandes marcas como Delial, Hawaiian Tropic y Babaria, entre otras, que podrás encontrar en todos sus establecimientos y en la web tutrebol.es.