política

Canarias pone a prueba su nuevo sistema electoral este domingo

En mayo de 2015, el anterior saltó por los aires: el tercer partido en votos (CC) ganó en escaños, uno con 54.000 sufragios (Cs) se quedó sin representación y otro con 5.000 (ASG) logró tres
El nuevo sistema electoral canario amplía en 10 el número de escaños y rebaja las barreras de acceso. Fran Pallero
El nuevo sistema electoral canario amplía en 10 el número de escaños y rebaja las barreras de acceso. Fran Pallero
El nuevo sistema electoral canario amplía en 10 el número de escaños y rebaja las barreras de acceso. Fran Pallero

Por Andrés Campos

En mayo de 2015, el sistema electoral de Canarias saltó por los aires: el tercer partido en votos (Coalición Canaria) ganó en escaños, un partido con 54.000 sufragios (Ciudadanos) se quedó sin representación y otro con 5.000 (la Agrupación Socialista Gomera) consiguió tres de los 60 diputados. Nada más constituirse el Parlamento quedó claro para una mayoría (PSOE, PP, Podemos y Nueva Canarias) que el sistema electoral necesitaba una reforma, la cual se consiguió finalmente en 2018, aunque con la firme oposición de CC y ASG. El resultado es un nuevo sistema electoral que amplía en 10 el número total de diputados, rebaja las barreras de acceso casi a la mitad e incorpora una segunda urna para una circunscripción autonómica de nueve escaños que se suman a los 61 que se reparten en las siete circunscripciones insulares.

El nuevo sistema electoral es provisional, se ha incluido en una disposición transitoria del Estatuto de Autonomía, recién reformado, y se espera que en la próxima legislatura se apruebe una ley que defina las normas definitivas, para lo que, en teoría, el Parlamento tiene un plazo de tres años. Pese a la mayor proporcionalidad y pluralidad, cabe la posibilidad de que, eventualmente, otra vez los resultados en escaños no se ajusten a los votos emitidos. Por eso, en su primera prueba, este domingo, uno de los principales retos será comprobar si el sistema consigue acomodar algo más el voto popular a la composición del Parlamento. Eso depende de la distribución de los votos: si los electores se comportan de forma parecida a las elecciones generales del 28 de abril, posiblemente no habría grandes polémicas. El orden de la representación parlamentaria quedaría más o menos alineado con los votos recibidos (excepto en el caso de ASG u otros partidos que consigan concentrar gran número de votos en una sola circunscripción). Así, aplicando una simulación de resultados, el PSOE ganaría en votos y escaños.

TE PUEDE INTERESAR