economÍa

Fepeco solicita a los políticos un Contrato por La Palma

Afirma que urgen gestores públicos capaces, resolutivos y eficientes, para sacar adelante las obras de infraestructura
Óscar Izquierdo, presidente de FEPECO. | DA

Antes de las elecciones del próximo domingo y “a la vista de las múltiples ocurrencias o promesas de todos los partidos políticos, así como de los distintos candidatos”, la Federación de Empresarios de la Construcción de la provincia tinerfeña, Fepeco, ha propuesto un “Contrato por La Palma”, donde por escrito y asumiendo la responsabilidad de lo manifestado, se comprometan a ejecutar, dentro de la próxima legislatura todas aquellas obras de carreteras o equipamiento comunitario, que tan alegremente prometen durante la campaña electoral. Tiene que quedar constancia pública, que lo que dicen, no son meras palabras que se lleva el viento, sino compromisos serios a ejecutar.  Nuestra Patronal está dispuesta a custodiar dicho documento, que cada partido político o candidato esté en disposición de asumir y a recordarlos, cuando sea necesario, si no se emprenden.

Oscar Izquierdo, presidente de esta federación, señala que “La Palma necesita políticos valientes, comprometidos y eficientes, sobran los que demoran la ejecución de las infraestructuras básicas que necesita la isla, que ofrecen de todo y después no hacen nada. La experiencia y la historia, ha demostrado que lo comprometido durante la campaña electoral, después se olvida con mucha facilidad, viendo que las mismas obras se anuncian campaña tras campaña, pero nunca se ejecutan, siendo una falta total de respeto a la ciudadanía, pero sobro todo, una demostrada incapacidad de gestión y gobierno”.

Es lógico que haya desconfianza, en general, hacia los políticos, estando su credibilidad bajo mínimos, porque no se hace lo que se necesita, dilatándose todo en el tiempo como, por ejemplo, la carretera del sur, ejemplo de ineficacia y torpeza o también la carretera del norte que ha se quedado inconclusa o la problemática que rodeó las obras del FDCAM, con enfrentamientos de todos contra todos o la conexión de la costa de Fuencaliente con El Remo,  para provocar un desarrollo sostenible en la zona. Además, hay que agilizar los proyectos, por eso es necesario ese “Contrato por La Palma”, que obligue a empezar y concluir las obras, es decir a poner la última piedra, que es lo que tiene valor. La Palma no puede ser una isla cautiva, presa de la lentitud de la gestión pública, de la improductividad mantenida, la improvisación continua y la falta de dirección o liderazgo emprendedor.

TE PUEDE INTERESAR