política

Canarias alumbra un pacto de progreso 34 años después del de Saavedra

Torres cierra un acuerdo con NC, Sí Podemos Canarias y la ASG que aborta una última intentona de CC y PP sin Clavijo ni Antona; los cuatro partidos tendrán representación en el nuevo Gobierno autonómico
Ángel Víctor Torres y Asier Antona, junto a Jerónimo Saavedra, esta semana en el aeropuerto de Mazo. DA
Ángel Víctor Torres y Asier Antona, junto a Jerónimo Saavedra, esta semana en el aeropuerto de Mazo. DA
Ángel Víctor Torres y Asier Antona, junto a Jerónimo Saavedra. DA

Fue el 16 de julio 1985. Jerónimo Saavedra (PSOE) cerraba lo que se venía a llamar el pacto de progreso, sumando a los escaños socialistas (27) los tres de Asamblea Majorera, otro del PCE y otro del Partido de la Revolución Canaria. Por aquel entonces, esos 32 eran suficientes para un Parlamento con 60 diputados, pero los insularistas de AGI y AHI se abstuvieron. Ayer, 20 de junio de 2019, casi 34 años después, Canarias alumbra un nuevo pacto de progreso, también con un socialista al frente, Ángel Víctor Torres, al que a sus 25 diputados se le han sumado los cinco de Nueva Canarias, cuatro de Sí Podemos Canarias y tres más de la Agrupación Socialista Gomera.

Como bien resumió Casimiro Curbelo (ASG), son un total de “37 diputados reales”, en referencia a las cuentas de la lechera que le llegaban desde el centroderecha, dado que el último intento de Coalición Canaria para permanecer en el poder autonómico isleño tras 26 años ininterrumpidos seguían ayer mismo en marcha. A la desesperada, y dado que su líder, Fernando Clavijo, impedía el respaldo de Ciudadanos dada su condición de imputado, por lo que no podía estar, CC planteaba en la misma mañana de ayer un acuerdo con el PP que incluía sacrificar igualmente al líder popular en las Islas, Asier Antona, y que otorgaba la Presidencia a Australia Navarro, también del PP. Para ello, aguardaban en Gran Canaria dos altos dirigentes de Génova, Teodoro García Egea y Javier Maroto, quienes se desplazaron a las Islas en balde.

La clave, como pudo presenciar DIARIO DE AVISOS, llegó cuando, a las once de la mañana, Curbelo preguntaba a un interlocutor desconocido, presumiblemente Clavijo: “Confírmame el cierre de Ciudadanos”.

La respuesta, obviamente, era una negativa que dejó al presidente del Cabildo de La Gomera (hoy será reelegido como tal) las manos libres para olvidar sus acuerdos de la legislatura anterior con CC y sumarse a un proyecto que no deja de ser un mensaje de esperanza para una comunidad autónoma sumida en una serie crisis.

Porque a los cuatro partidos que conforman este nuevo pacto de progreso (que tendrán representación en el consejo de Gobierno bajo la Presidencia de Torres) les espera una tarea hercúlea, vista la herencia que reciben en unas Islas con altísimos porcentajes de miseria y exclusión social, un desempleo que no desciende del 20% ni en épocas de bonanza, una sanidad con serios problemas para la correcta gestión de sus notables recursos y, sin abundar más, unos déficits en vivienda que se antoja el nuevo monstruo que acecha a los isleños más desfavorecidos.

Eso, sin hablar de los atascos o de la imprescindible regeneración política en el Archipiélago, dos circunstancias más a sumar a la miríada de causas que han terminado por desalojar a Coalición Canaria de un poder en el que ya estaba cuando se fundó, con lo que ello conlleva de caldo de cultivo para el surgimiento de las redes clientelares y el llamado capitalismo de amiguetes.

Pero, no hay que olvidarlo, los canarios dieron a CC una oportunidad para una renovación generacional que, es obvio, ha malgastado Clavijo. Por si fueran pocos sus problemas con la Justicia, el lagunero muere ahora (políticamente hablando) a manos del mismo PSOE al que pretendió humillar con la injusta expulsión de su Gobierno cuando ni siquiera se había llegado al ecuador de la legislatura. Tampoco fue capaz de incorporar al PP a su gabinete, gobernando así con apenas 18 de 60 diputados, lo que sin duda limitó una gestión que, de por sí, es calificada genéricamente como muy pobre por los especialistas. Basta un botón: la primera ley aprobada por el Gobierno de Clavijo fue la del Suelo; la última, la de Asuntos Sociales. Así le ha ido.

Sirvan como colofón las palabras de Jerónimo Saavedra, pronunciadas anoche a DIARIO DE AVISOS: “Ahora hay que acabar con el sectarismo y el amiguismo, y atender a las necesidades del pueblo canario”. ¿Y qué pasa ahora con CC? “Sufrirán un terremoto orgánico tras el derrumbe de poder en Gobierno, cabildos y ayuntamientos. Nadie sabe qué va a pasar con Coalición”, respondió Saavedra.

TE PUEDE INTERESAR