política

Clavijo y Curbelo tejen una duda que tiene las horas contadas

El presidente coincidirá hoy en La Gomera con el líder de ASG, en mitad de una carrera por cerrar un acuerdo de gobierno en la que el PSOE confía en celebrar una cumbre para firmar el pacto de progreso
Fernando Clavijo (CC) y Casimiro Curbelo (ASG) se dan la mano, en una foto tomada en el Parlamento de Canarias. Fran Pallero
Fernando Clavijo (CC) y Casimiro Curbelo (ASG) se dan la mano, en una foto tomada en el Parlamento de Canarias. Fran Pallero
Fernando Clavijo (CC) y Casimiro Curbelo (ASG) se dan la mano, en una foto tomada en el Parlamento de Canarias. Fran Pallero

Hoy se verán en La Gomera Fernando Clavijo y Casimiro Curbelo en la entrega de los premios a la Policía por parte del Gobierno. No es un encuentro baladí. Clavijo acaba de regresar de Madrid de tratar de convencer a Egea (PP), y al parecer también a Villegas (Cs), de que el pacto de centroderecha está vivo. La argucia del nacionalista con Ciudadanos es hablar de una negociación bilateral con el PP, como ocurre en Madrid con Vox.

Según esta teoría, ingeniada por los estrategas incansables de CC, los de Ciudadanos no tendrían que vetar a Clavijo como tampoco vetan a Vox, pues en realidad quienes negocian serían CC y PP, y aparte, PP y Cs. Un galimatías semejante solo cabe en la cabeza de un partido en estado de máxima desesperación.

Clavijo y Barragán (el secretario general de CC) regresaron ayer, a las siete de la tarde, de Madrid, y eran dos almas en pena en Los Rodeos. ¿Creerían haber convencidos a populares y centristas, o una vez más volvían con las manos vacías? Sea lo que fuere, medios digitales afines no tardaron en hacer circular anoche una supuesta mesa de negociación iniciada, tras el viaje a Madrid, por CC-PP-ASG, con el apoyo externo de Nueva Canarias. La componenda fue desmentida en el acto por PP y NC. Seguían los bulos, la especialidad de la casa.

Lo cierto es que, en paralelo, el socialista Ángel Víctor Torres trataba de ultimar una convocatoria con los cuatro líderes del llamado pacto de progreso (el propio Torres, Román Rodríguez, Noemí Santana y Casimiro Curbelo) para firmar el tan esperado acuerdo del Gobierno del cambio, con el concurso del PSOE, Nueva Canarias, Sí Podemos Canarias y ASG. Estaban, oficialmente, cuadrando las agendas. Pero a nadie se le oculta que Casimiro Curbelo estaba cuadrando otra cosa: la alcaldía de Valle Gran Rey, y esta todavía ayer era una cuestión pendiente.

De manera que estamos donde estamos, en el tiovivo del pacto de gobierno, con las espadas en alto, pero a pocos metros de la orilla. Porque el Parlamento se constituye el martes y ese día debe estar todo el pescado vendido. En la bolsa del pactómetro diríase que cotiza en alza el pacto de progreso, como en Santa Cruz de Tenerife y La Laguna, como en los cabildos de El Hierro, Fuerteventura y Lanzarote. Pero la última palabra sigue teniéndola Curbelo. Y Ciudadanos tiene la última oportunidad de recobrar el crédito perdido. Con Clavijo vetado por sus cuentas pendientes con la Justicia, el secretario general del partido naranja, José Manuel Villegas, parece decidido a timonear las negociaciones de Canarias. Si todos se quitan la careta, habrá pacto, en breve y de cambio. Y puede ser hoy mismo.

TE PUEDE INTERESAR