CD Tenerife

El CD Tenerife gana su primer partido de pretemporada tras golear (0-9) al CD Águilas

Los dobletes de Álex Bermejo, Josué y Luis Pérez, además de los tantos de Milla, Dani Gómez y Undabarrena, le sirven a los blanquiazules para iniciar de manera satisfactoria su calendario de amistosos estivales

El Tenerife vence con claridad en el primer partido de pretemporada. | FOTO: Fran Pallero

No encontró excesivas dificultades el CD Tenerife para superar su primer escollo de pretemporada. Los blanquiazules golearon al CD Águilas con un contundente 0-9, con sendos dobletes de Álex Bermejo, Josué y Luis Pérez. También marcaron Milla, Dani Gómez y Undabarrena, aunque la principal noticia de la tarde fue que Aitor Sanz volvió a jugar un partido tras año y medio de baja por lesión.

El primer once inicial de Aritz López Garai en el CD Tenerife fue el formado por Dani Hernández, Luis Milla, Suso Santana, Álex Bermejo, Carlos Ruiz, Mauro Dos Santos, Fede Olivera, Isma López, Undabarrena, Filip Malbasic y Borja Llarena. Tal y como estaba previsto, el 4-3-3 fue el dibujo que utilizó el preparador vasco.

Poco tardaron los blanquiazules en perforar la portería del Águilas, que apenas llevaba tres días de trabajo cuando se midieron al cuadro de Segunda División. Álex Bermejo se disfrazó de goleador en la primera parte de este primer amistoso de pretemporada. El ex del RCD Espanyol anotó el 0-1 (min 7) y el 0-2 (min 12). El primero lo consiguió tras una buena maniobra ofensiva, dejando sentado a un defensa y rematando, con la diestra, al palo largo del portero contrario. Antes de entrar, el esférico pegó en el palo del equipo sureño. El 0-2 se originó tras un pase en profundidad de Fede Olivera y la incorporación de Bermejo desde la segunda línea. El mediocampista catalán marcó a placer.

El tercer tanto blanquiazul llegó 10 minutos después, cuando Luis Milla batió de nuevo al meta del cuadro de categoría preferente con un disparo directo de falta, que se coló en la meta contraria a media altua y tras picar sobre el césped del Tenerife Top Training. Apenas tardó otros seis minutos Undabarrena en marcar el 0-4, con un disparo desde la frontal.

Eso sucedió en el minuto 28. Uno después, se produjo el primer cambio en las filas del Tenerife. Dani Hernández le cedió su puesto en la portería a Otaño.

Tras pasar por los vestuarios, López Garai cambió por completo la fisonomía del equipo, dando entrada a un equipo formado por Otaño, Luis Pérez, Naranjo, Borja Lasso, Dani Gómez, Carlos Ruiz, Dos Santos y Aitor Sanz. Sin duda alguna, la presencia del centrocampista madrileño es la mejor noticia del amistoso jugado en el sur de la Isla.

En los primeros dos goles de la segunda mitad fue protagonista la cantera blanquiazul. Josué Medina León, delantero del filial blanquiazul, marcó el 0-6 y el 0-7. El primero en el minuto 52, tras aprovechar un balón que quedó suelto en el área del equipo sureño. En el 55, de nuevo Josué se adelantó al portero del Águilas para batirlo de cabeza por alto.

Ortolá relevó a Otaño en el minuto 60.Poco después, Dani Gómez marcó el gol más bonito del partido. Rodeado de contrarios, se revolvió, se marcó un autopase y libró la salida del portero con una picada que supuso el 0-7.

El 0-8 y el 0-9 llegaron por mediación de Luis Pérez. Ya a esas alturas, vivía permanentemente en el campo del Águilas, al que el partido se le estaba haciendo excesivamente largo. Tan clara estaba la cosa, que incluso José Naranjo se permitió el lujo de fallar un penalti, ejecutando la pena máxima lanzando el balón al larguero.

Debió ser expulsado Ortolá cuando pecó de un exceso de confianza. Quiso iniciar una jugada de ataque muy lejos de su portería y se complicó la vida cuando intentó regatear a dos jugadores del Águilas. Perdió el balón y el equipo rojillo intentó marcar desde lejos, pero el propio Ortolá lo evitó con la mano estando fuera de su área. No fue expulsado.

Con esta acción prácticamente acabó un encuentro que estuvo marcado por una cómoda victoria blanquiazul y la reaparición de Aitor Sanz, que tras permanecer más de un año lesionado, por fin vuelve a sentirse futbolista.