La Palma

La Cueva El Tendal y La Zarza, prioridades en la gestión arqueológica

A la mejora y acondicionamiento de ambos recursos, el Cabildo suma el gran proyecto de reforma de la exposición del Museo Arqueológico

Imagen de uno de los elementos de la exposición del Museo Arqueológico. DA
Imagen de uno de los elementos de la exposición del Museo Arqueológico. DA

Tres retos que pondrán en valor los recursos arqueológicos de La Palma tiene por delante este año el servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo palmero. Estas aspiraciones, valoradas desde un punto de vista técnico y más allá del signo político del Gobierno insular -que el próximo 24 de julio cambiará de manos de los nacionalistas a la de populares y socialistas, tras el debate de la moción de censura presentada días atrás-, pasan por la culminación de la inversión y modernización de uno de los parques arqueológicos más importantes de Canarias, el de La Zarza y La Zarcita, en la villa norteña de Garafía, un espacio donde la Dirección General de Patrimonio Cultural del Ejecutivo canario ha llevado a cabo una inversión que requiere de continuidad. Obras de acondicionamiento, eliminación de goteras y humedades deberán llevarse a cabo para garantizar el uso de este recurso cultural, con casi una treintena de paneles grabados y cuyo centro de interpretación ha sufrido un enorme deterioro por falta de mantenimiento y en virtud de un modelo de gestión privado con insuficiente implicación de las administraciones públicas.

El segundo de los retos del Servicio de Patrimonio Arqueológico del Cabildo pasa por conseguir la apertura de la cueva original, más allá de la reciente puesta en uso del Centro de Interpretación, de El Tendal. “Antes de esa apertura tenemos que, literalmente, hacer una limpieza de los restos que han dejado los expoliadores en este importante yacimiento”. Así lo explicó el arqueólogo palmero Jorge Pais, quien subraya “la importancia de que la Cueva de El Tendal pueda abrirse, pero antes, y dadas las circunstancias que rodean su falta de mantenimiento, donde los expoliadores han actuado desde que fue descubierta, en 1988, requiere de una limpieza”. El yacimiento arqueológico de El Tendal, ubicado en la zona del Barranco de San Juan, en Los Galguitos, tiene “un gran interés por la impresionante cueva natural de habitación, con más de 60 metros de ancho, y magníficas condiciones de habitabilidad, que se completa con un numeroso poblado de cuevas, distribuido por ambas vertientes del barranco, un mínimo de 27 cuevas de habitación, asentamientos superficiales que pueden ser paraderos pastoriles o cabañas, tres necrópolis y una pequeña estación de grabados rupestres”.

El tercer reto, y quizás el de mayor proyección inversora, será la remodelación de la exposición del Museo Benahoarita, en Los Llanos de Aridane. “Después de 12 años desde su apertura, contamos con una cantidad de materiales muy importante, para los que serían necesarios otros dos museos. Un deseo que no se puede cumplir, pero que sí nos obliga a renovar la exposición actual”.

De momento, explicó Jorge Pais, “contamos con financiación de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias para redactar ese proyecto de remodelación y modernización de la exposición con la que contamos actualmente”. El Museo Arqueológico Insular de La Palma ha recuperado y rehabilitado gran parte del patrimonio arqueológico de la Isla, y cuenta con 450 metros cuadrados dedicados a esta exposición permanente.