empresarios relevantes

Yurena Rodríguez: “Pasamos de tener mala imagen a ser referente en el reciclaje del automóvil”

Todo Tenerife reconoce los vehículos naranja de Desguaces Tenerife, pero, quizás, lo que no sabe mucha gente es que el color naranja no fue por casualidad
EMPRESARIOS RELEVANTES YURENA RODRÍGUEZ, ADMINISTRADORA DE DESGUACES TENERIFE
EMPRESARIOS RELEVANTES YURENA RODRÍGUEZ, ADMINISTRADORA DE DESGUACES TENERIFE
Yurena Rodríguez, Administradora de Desguaces Tenerife S.A. | Sergio Méndez

Todo Tenerife reconoce los vehículos naranja de Desguaces Tenerife, pero, quizás, lo que no sabe mucha gente es que el color naranja no fue por casualidad, sino porque su fundador, el piloto de carreras de coches, Celio Rodríguez, escogió ese color porque era el que más disimulaba el óxido. Cuarenta años después, esta empresa familiar que nació en Icod de los Vinos, gracias al amor por los coches de Celio, sigue siendo pionera en el mundo de desguace y el reciclaje del automóvil. Ahora sus hijos, Celio y Yurena Rodríguez Vicente, son los administradores de una empresa que, desde el año 1977 está al servicio de todos los tinerfeños y en constante adaptación a las nuevas tecnologías y legislaciones de respeto medioambiental.

-Su padre nunca pensó que aquel almacén en Icod de los Vinos donde acumulaba los coches que le daban llegaría a ser una empresa pionera a nivel regional en el desguace y reciclaje de vehículos…

“No, la verdad es que no. Los talleres y la gente le traían los coches para recambios y empezó a almacenarlos vendiendo aquellos que no usaba y, así, de manera natural empezó la empresa hace más de 40 años. Yo siempre recuerdo verlo entre los coches rotos y oxidados y fue él mismo el que decidió que los vehículos de la empresa que iba teniendo él y los empleados pues pintarlos de naranjas porque es el color en el que menos se nota el óxido. A partir de ahí, la empresa fue creciendo hasta ahora, que tenemos 7 puntos de venta en la Isla. Estuvimos también en La Palma y Senegal, pero al final era demasiado el esfuerzo para el rendimiento y decidimos quedarnos solo en Tenerife, aunque hacemos recogidas de coches en otras Islas”.

-¿Y cómo se metieron ustedes en este mundo del desguace?

“A mi hermano siempre le gustó mucho este mundo y, desde que acabó la carrera, empezó a trabajar en la empresa. Yo llegué más tarde después de estudiar fuera de la Isla 15 años, tanto en empresas familiares como multinacionales. Vine con idea de hacer un máster en dirección de empresas y de regresar a mi puesto en Barcelona, pero conocí a mi marido y me quedé aquí. Al principio no estaba tanto tiempo en la empresa porque trabajaba en otras cosas, pero al fallecer mi padre en el año 2014, ya mi hermano y yo nos hicimos cargo de la empresa. Nosotros hablamos de la empresa como un hermano más y Celio le dio un impulso más moderno con la apuesta por el reciclaje”.

-¿Ha tenido algún problema? Lo digo porque se trata un mundo particularmente de hombres ¿no?

“Sí, pero fíjese que cada vez menos. [En la oficina, la mayoría son mujeres]. Afortunadamente las cosas están cambiando. En la empresa, por lo menos, no hay ningún problema”.

-¿Cómo les afectó la crisis?

“Pues como a muchas empresas. La gente dejó de comprar vehículos nuevos y se quedaban con los viejos por lo que no los daban de baja, y tenga en cuenta que son nuestra materia prima. Se empezó a quedar toda la mercancía obsoleta y no teníamos el movimiento de antes. Al día, pueden entrar más de 2 coches y, claro, al bajar la entrada de coches falla, por así decirlo, nuestra materia prima. Tardó un poco más, pero claro que nos afectó. Tuvimos que tirar de los bancos mientras adaptábamos a la empresa a la nueva situación y, ahora, todavía pagando. Pero por ver el lado positivo, creo que a todos la crisis nos ayudó a cambiar los hábitos y a priorizar los gastos. Y en las empresas, se empezó a optimizar para intentar reducir costes”.

-La llegada del coche eléctrico ¿hasta qué punto puede afectar al sector de los talleres de reparación y desguace?

“Lo importante es adaptarse. Esto es un proceso continuo de adaptación a las nuevas tecnologías y a las legislaciones de respeto al medio ambiente, porque si no te quedas en el camino. Mire, lo bueno del desguace es que ayudamos a cumplir las tres erres del medio ambiente: reducir, reutilizar y reciclar. Lo primero es reducir, es decir, no comprar más de lo que necesitas porque al final los recursos son los que son. Por otro lado, está reutilizar lo que ya tenemos, por ejemplo, comprar repuestos usados. Y, por último, el reciclaje, es decir, cuando ya no se le puede dar más vida al objeto, lo ideal es separar los materiales. Lo bueno del desguace, en este sentido, es que las piezas que ya están fabricadas se pueden volver a usar. Hemos pasado de ser un desguace, que siempre tienen mala imagen, a hacer las cosas bien y a ser una de las empresas que más contribuimos con el medio ambiente. Nos llaman incluso de festivales para dar charlas y explicar qué es lo que hay que hacer correctamente cuando te quieres deshacer de un vehículo”.

-Sí, la verdad es que parecen dos cuestiones antagónicas: desguace y reciclaje, pero al final la empresa le da muchísima importancia a este aspecto.

“Muchísimo. Nos lo tomamos muy en serio. No se pueden dejar tirados los coches en un barranco, como se hacía antes, o aparcado en la calle o, incluso, venderlo de forma ilegal por piezas porque esta persona desmontará el coche sin descontaminación previa, con lo cual, todos los líquidos que son considerados peligrosos se van a ir, ya sea por un desguace o en la huerta de turno. Eso sin contar con la competencia desleal que le hace a las empresas, que sí estamos dadas de alta como Centro Autorizado de Tratamiento (CAT). Así que, por un lado es competencia desleal, y por otro , contaminación del medioambiente”.

-Es que hay mucha economía sumergida en su sector.

“Mucha. Es que la gente se cree que por hacerle un favor a un amigo no pasa nada, pero es que hay una serie de consecuencias no solo medioambientales sino a nivel empresarial. Si nosotros no podemos subsistir porque hay mucha competencia desleal y los costes se nos disparan porque cumplimos con toda la legalidad, pues al final tendremos que cerrar y despedir a todo el personal, y eso es gente que se va al paro. Nosotros, precisamente, para evitar esto no diferenciamos entre talleres grandes y pequeños. Le recogemos todos los residuos que generan, limpiamos decantadores y gestionamos su documentación a todos y cada uno de ellos independientemente, ayudamos a los talleres a gestionar residuos (más de 100) , le recogemos la chatarra y la chapa y, sobre todo, los que son pequeños le llevamos toda la documentación a todos y cada uno de ellos independientemente del tamaño. Todo el que tenga residuos, incluido particulares, los gestionamos. Después hacemos un balance positivo y negativo y se compensa”.

-¿Les ha perjudicado la venta de repuestos por internet?

“Mucho. Es lo que le hablaba antes de la concienciación sobre la economía sumergida. La verdad es que no sé como no se soluciona este problema. Y es que es muy fácil. Estas plataformas se tienen que negar a que un particular venda un repuesto usado. ¿Por qué? Porque solamente los centros CAT son los autorizados a vender repuestos porque es donde se descontaminan los coches. ¿Un particular donde descontamina el coche? Toda esa venta es ilegal y nadie persigue eso. Estas paginas tienen que pedir el numero de centro CAT para evitar esta competencia. Es lo que pasa con las bajas definitivas y las bajas temporales de los vehículos. La baja definitiva es cuando ya lo das para la chatarra o desguazar, y la temporal es la que hace mucha gente para hacer este chanchullo, es decir, le doy de baja para no pagar el impuesto de circulación. Desguazan el vehículo ellos mismos y venden las piezas por internet, pero como nadie les exige que demuestre después de un tiempo que el vehículo aún existe, pues mucha gente se adhiere a esto. Lo ideal es que cambie la legislación y que, después de un año, el propietario demuestre que el vehículo existe. Y en esto si que es verdad que no nos sentimos muy arropados por parte de la administración cuando luchamos por mantener los puestos de trabajo y pagamos nuestros impuestos. AEDRA lleva mucho tiempo luchando por esto pero las cosas van muy despacio”.

-¿Y qué residuos puede tener un coche?

“Residuo al final es todo el coche en si cuando lo das de baja, pero a parte de eso, tiene líquidos, como el de frenos, el refrigerante, combustible…todos estos son líquidos peligrosos y hay que tratarlos y gestionarlos como corresponde. Como centro CAT autorizado cuando un vehículo llega al desguace sigue un procedimiento que es, primero, el descontaminado. Se sacan todos los líquidos peligrosos del coche y se almacenan en bidones separados. Una vez descontaminado y que ya no hay riesgo medioambiental, se lleva al despiece y se separa. Nosotros nos quedamos con los repuestos que son vendibles y el resto lo llevamos a otra zona donde se separa metal por metal y material por material, y la chapa la llevamos a la prensa con el resto de materiales para su optimización y posterior transporte a la Península a las fundiciones. De ahí también la importancia para nosotros de las ayudas al transporte, porque como aquí no hay empresas de este tipo, lo tenemos que mandar fuera”.

-¿Cuántos coches se pueden dar de baja en la Isla?

“Pues unos 1.000 coches mensuales en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, de los cuales nos pueden llegar a nosotros unos 450”.

-¿Y con todos los vehículos se sigue el mismo procedimiento?

“Con todos”.

-Hay un dato que no sé cómo le afectará, pero casi el 80% de las empresas familiares no llega a la tercera generación.

“Bueno. Nosotros estamos en la segunda. Espero que continúe. Mi hermano y yo estamos muy alineados y cortados con la misma tijera ya que crecimos en una familia donde hemos vivido la empresa desde pequeños”.

-¿Y les cuesta encontrar trabajadores formados?

“Bueno, hay de todo, pero cuesta, sobre todo, concienciar en todo el tema del medio ambiente y de que se tienen que hacer las cosas bien”.

TE PUEDE INTERESAR