gran canaria

El detenido por provocar el fuego pasa a disposición judicial

El arrestado por la Guardia Civil estaba haciendo trabajos de soldadura en el Cruce de las Peñas; las personas desalojadas tienen miedo de lo qué se encontrarán cuando vuelvan
Un barrio de Tejeda amenazado por el fuego. Ayuntamiento de Tejeda
Un barrio de Tejeda amenazado por el fuego. Ayuntamiento de Tejeda
Un barrio de Tejeda amenazado por el fuego. Ayuntamiento de Tejeda

Diario de Avisos / Agencias

El hombre arrestado el sábado por presuntamente causar el incendio forestal declarado el sábado mediodía en el paraje de Las Peñas Juncalillo, en el municipio de Artenara pasó ayer a disposición judicial. La Guardia Civil detuvo al vecino de Telde, de 55 años de edad y de nacionalidad española, poco tiempo después de iniciarse el fuego. Según las informaciones recabadas en la investigación inicial, todo indica que el arrestado estaba utilizando maquinaria de soldadura en una vivienda ubicada en las inmediaciones de la carretera GC-21, a la altura del Cruce de las Peñas, en un terreno abierto y monte bajo, iniciándose por imprudencia el incendio, que ya afecta a algo más de 1000 hectáreas.

Esta imprudencia, además de devastar parte de los municipios de Tejeda, Artenara y Gáldar, también ha afectado a un millar de vecinos que desde la noche del sábado estaban acongojados por lo que estaba sucediendo en sus barrios y viviendas.

Varios de los vecinos deshalojados de sus casas por el incendio forestal expresaban durante el día de ayer su preocupación por el estado en el que encontrarán sus propiedades cuando acabe este infierno y a las que quieren volver lo antes posible.

Cerca de un millar de personas fueron desalojadas de una veintena de núcleos poblaciones de Artenara, Tejeda y Gáldar, dada la proximidad del incendio forestal que comenzó el sábado en el primer municipio.

Norberto, que fue realojado en el albergue de Tejeda, relataba a los medios de comunicación que había sido evacuado hacia la media noche y solo le dio tiempo de coger “lo más necesario”. Afirmó que el fuego bajaba por la ladera donde se encuentra su vivienda y dijo que por lo que pudo observar, en un principio, “parecía que la situación mejoraba”.

Jesús, vecino de las Crucitas, fue uno de los primeros desalojados por este preocupante incidente y señaló que “anoche fue una cosa terrible”, dada las llamas que se veían desde el pueblo. El fuego en la oscuridad despierta los máximos temores. A Jesús y su madre les dio tiempo de sacar los animales, especialmente cabras, ante el temor de que pudieran verse afectadas y reconoció que se encontraba “nervioso” ante la imposibilidad de regresar a su vivienda. No obstante, indica que le han dicho que la vivienda no se ha visto afectada. “Esto ha sido una desgracia”, dijo y apeló a que se contrate a personas desempleadas para limpiar el pasto seco. “No se puede vivir con este miedo”, afirmó Jesús quien recordaba el anterior incendio que llegó a la Cruz de Tejeda.

TE RECOMENDAMOS