La Palma

Se reabre la puerta de La Palma al TMT, pero la prioridad es Hawái

Rafael Rebolo prefiere ser prudente y esperar a lo que decida el Consorcio que impulsa el proyecto, que pidió el 24 de julio la licencia para su construcción en la Isla tras la fuerte oposición en Mauna Kea

Telescopio de Treinta Metros. DA
Telescopio de Treinta Metros. DA

“Hay un sentir de que se trata de un buen proyecto para Canarias pero tengo que ser realista y esperar a cómo evolucionan las circunstancias porque el Telescopio de Treinta Metros (TMT) ha sido diseñado originalmente para Hawái y la intención del Consorcio Internacional es construirlo ahí y todavía lo están intentando”.

Así de prudente se muestra el director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, en relación al permiso solicitado el 24 de julio por el consorcio que impulsa el proyecto para que esta instalación se construya en La Palma, en concreto, en el Roque de los Muchachos, ante la fuerte presión social a que se instale en el volcán Mauna Kea, un lugar considerado sagrado por los aborígenes del lugar.

“Se inició el procedimiento para solicitar la licencia de concesión, que no es lo mismo que iniciar la construcción”, precisa Rebolo, quien aclara que “llevará un tiempo que esa licencia se haga efectiva y una vez que se tenga, hay que ver cómo evoluciona la situación en Hawai porque la prioridad del proyecto sigue siendo hacerlo allí, otra cosa es que tengan unas negociaciones en marcha para intentar resolver el conflicto”.

Sin embargo, ayer los periódicos hawaianos Star Advertiser, Pacific Business News, y Hawai Tribune Herald se hicieron eco de lo que consideran, sobre todo el primero, una buena noticia para su comunidad, así como de las declaraciones de Rebolo.

El diario Star Advertiser fue el que reflejó el descontento poblacional en Hawái y la petición concreta de los senadores Kai Kahele y Kurt Fevella para que los promotores del proyecto desistas de la idea de instalar el TMT en la isla estadounidense y recalcaron que España está dispuesta a acogerlo “con los brazos abiertos”.

En caso de concretarse, director del IAC recalca la importancia que tendría no solo para La Palma sino también para Canarias y el resto del país, dado que se trata “de un proyecto científico con una dimensión extraordinaria, es algo que nosotros solos no podríamos llevarlo adelante porque tiene una dimensión superior incluso que el Grantecan. Claro que me gustaría que viniese a Canarias, por las posibilidades científicas que genera un telescopio de estas características para el IAC como instituto de investigación y para toda la comunidad científica española”, sostiene.

Una oportunidad única

Además, considera que “es una oportunidad para poner, más si cabe, a La Palma en el centro de la investigación astrofísica en el mundo. Eso es un valor añadido que debe facilitar a las nuevas generaciones oportunidades de trabajo y de futuro y promover una imagen de la Isla en todo el mundo que, creo, es positiva” En este sentido, recalcó el apoyo que ha recibido el proyecto de las diferentes instituciones, no solo del Ayuntamiento y el municipio de Puntagorda, donde se ubica el Roque de Los Muchachos, sino del Cabildo, el Gobierno de Canarias, el Congreso de los Diputados, que unánimemente le dio la bienvenida hace años y el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque.

Este último, anticipó el 31 de julio que las administraciones están “listas” para traer el TMT a La Palma si no se construye en Hawái. “Todos mantenemos la capacidad y la disposición para que, en caso de que se produzca una decisión de traer el TMT a Canarias, todas las autoridades estamos listas para, en cuestión de poco tiempo, reaccionar y ser capaces de hacerlo”, afirmó el ministro.

Ayer, más recientemente, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, confirmó que apoyará “todas las medidas” y agilizará “todos los trámites” para que La Palma albergue esta infraestructura si finalmente no lo hace Hawái.

Asimismo, dejó claro que el Ejecutivo regional apoya “cerradamente” su instalación en La Palma, y también “toda la sociedad canaria”, en tanto en cuanto “es fundamental apostar por la innovación, la tecnología y la investigación” en las islas.

Respecto al diseño, nada cambiaría en caso de optar por la Isla Bonita, ya que se ha demostrado que las condiciones del cielo en La Palma permiten cumplir los objetivos científicos del telescopio, recuerda el experto. Asimismo, precisa que el de 40 metros que se levanta en Chile se encuentra a una altitud parecida al del Roque de los Muchachos.

“La calidad de nuestro cielo ya ha sido evaluada y contrastada y como recurso natural es magnífico y ahora tiene un reconocimiento internacional, en ese sentido, no tiene que modificarse en nada. Incluso, las características del terreno son mucho más estables que las de Hawai porque no hay terremotos”, subraya Rafael Rebolo.

Denuncia de Ben Magec

No obstante, no todo es color de rosas en relación a esta iniciativa. La asociación ecologista Ben Magec-Ecologistas en Acción presentó una denuncia que ha obligado al Cabildo de La Palma a rechacer el expediente para conceder la licencia del TMT que solicitó el Consorcio Internacional, publicó El País.

Este mismo periódico reflejó que los ecologistas alegan que el permiso de ocupación de los terrenos se llevó a cabo sin la declaración de impacto ambiental, como confirmó una sentencia judicial. Ahora, el Cabildo de La Palma está modificando este expediente, cuyas previsiones son tenerlo listo antes de finales de septiembre, tal y como manifestó el lunes su presidente, Mariano Hernández Zapata.

El citado colectivo se opone a la construcción del TMT en el Observatorio del Roque de los Muchachos porque “tendrá un impacto muy negativo en un área natural única de alto valor”, ha expresado Ben Magec en una nota que han enviado únicamente a los medios hawaianos, tal y como recoge El País. “Nuestra montaña ya ha excedido la capacidad de albergar más telescopios y ya hemos pagado un alto precio por la ciencia astronómica”, añaden los ecologistas.

Rafael Rebolo apunta que se ha trabajado durante un año para analizar si ha habrá algún tipo de afección y las indicaciones que han recibido de los especialistas del Gobierno de Canarias son favorables y de velado cumplimiento “y vamos a ser lo más escrupulosos posibles en la ejecución del proyecto”.

Pero de momento, como las cosas de palacio, el TMT va despacio, y no queda otra opción que esperar a ver cuál será el desenlace en Hawái, dado que el Consorcio no ha puesto un plazo para decidir por una localización u otra.
“Lo que me han pedido, y las administraciones lo saben, es que a finales de septiembre u octubre puedan estar los trámites a efectos de tomar decisiones. Creo que a finales de septiembre cuando podamos tener todos los documentos listos”, indica el director del IAC.