economía

El respeto por el medio ambiente centra la filosofía de Loro Parque

Wolfgang Kiessling destaca que “la importancia” de los reconocimientos a Loro Parque y Siam Park como los “mejores del mundo” en sus categorías es que “vienen de quienes nos visitan”
Rafael Zamora, Wolfgang Kiessling, Christoph Kiessling y Javier Almunia. DA
Rafael Zamora, Wolfgang Kiessling, Christoph Kiessling y Javier Almunia. DA
Rafael Zamora, Wolfgang Kiessling, Christoph Kiessling y Javier Almunia. DA

La entrega del galardón Traveller’s Choice Awards en la categoría de parques acuáticos a Siam Park por parte de TripAdvisor, fue valorada ayer por el presidente de la Compañía Loro Parque, Wolfgang Kiessling, junto al vicepresidente y presidente de Siam Park y de Loro Parque Fundación, Christoph Kiessling; el director de Loro Parque Fundación, Javier Almunia, y el director científico de la Fundación, Rafael Zamora, que además recordaron los principales proyectos de conservación en los que está involucrada la Fundación Loro Parque.

Wolfgang Kiessling destacó “la importancia de estos reconocimientos, que vienen de quienes nos visitan, de prestigiosas asociaciones de fuera de nuestras islas, y que nos premian como mejores instalaciones en sus categorías”. Loro Parque ha recibido “dos veces el premio de Mejor zoológico, pero no es nada comparado con el Siam Park que por sexta vez ha sido nombrado mejor parque acuático mundial. No solamente somos el mejor, sino también el único de Europa que entra entre los 25 primeros”.

Asimismo, se mostró esperanzado en construir el proyecto de Siam Park en Gran Canaria pese a que “nos han quitado completamente las ganas de hacer algo allá”, tras el último anuncio del nuevo Ayuntamiento de San Bartolomé. “Haremos un esfuerzo para restablecer la confianza, ya que hasta ahora solo ha habido palizas y piedras”. Siam Park, reconocido por sexto año consecutivo como el mejor parque acuático del mundo por TripAdvisor, y el único europeo entre los primeros 25 del mundo, recibe casi 1,2 millones de personas al año. Este reconocimiento se suma al European Star Award, con el que Siam Park fue galardonado en 2018, y, por séptimo año consecutivo, como el Mejor Parque Acuático de Europa, así como el galardón de Mejor Parque acuático del Mundo, concedido por la prestigiosa plataforma Travelcircus.

Para Christoph Kiessling, la clave del éxito “es el trato profesional y amable de sus trabajadores y el equipo, y la buena relación calidad-precio”. También valoró el compromiso con el medio ambiente, ya que toda la energía que se consume en el parque tematizado en la cultura de la antigua Tailandia procede “de una planta fotovoltaica de 1,2 megawatios” y toda el agua “forma parte de un circuito cerrado que comienza en el mar”, y el agua sucia “se recicla para luego regar las instalaciones”.

Su bandera verde también está en la alimentación, ya que los productos que se ofrecen a los consumidores del parque son kilómetro 0, es decir comprados en su gran mayoría a proveedores de Tenerife, readaptando el menú a productos locales. De esta manera, calculan que ha reducido las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en unas 2.500 toneladas al año.

Eliminar plásticos

El director de la Fundación Loro Parque, Javier Almunia, valoró en la línea de “la sostenibilidad y responsabilidad social corporativa”, del grupo, la misión fundamental de sensibilizar los vertidos de plástico en los mares como uno de los “mayores problemas generados por la sociedad en el medio ambiente”.

Estiman que se vierten entre 7 y 13 millones de toneladas cada año a los océanos; para 2030 habrá una tonelada de plástico por cada tres de pescado y en 2050 será más plástico que pescado. La eliminación de plásticos por parte de Loro Parque ha supuesto eliminar 35 toneladas (22.000 botellas Pet menos y 150.000 pajitas) en un solo año.

Desde la Fundación también se trabaja en el proyecto CanBIO, que cofinancian junto al Gobierno de Canarias. Almunia señaló que se invertirán 2 millones de euros en los próximos dos años, pretende recoger datos de las costas de la Macaronesia para analizar el cambio climático, el ruido marino y la acidificación del océano para las especies marinas. El aumento en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera provoca “un intercambio con las aguas del océano al disolverse en ellas y ocasionar su acidificación (al aumentar el PH) lo que tiene catastróficas consecuencias en las conchas de los moluscos.

TE PUEDE INTERESAR