economía y empresas

Ryanair cierra sus bases en Canarias y anuncia despidos masivos

El sindicato USO confirmó ayer que la aerolínea despedirá a 512 empleados entre las sedes de las Islas y la de Girona; las administraciones públicas canarias esperan reunirse con la compañía

Ryanair ha iniciado un proceso de despido colectivo que podría afectar a cerca de 512 tripulantes de cabina y pilotos tras confirmar el cierre de las bases de Tenerife Sur, Gran Canaria, Lanzarote y Girona, fijado para el próximo 8 de enero, según informó ayer el sindicato USO. La noticia, que abunda en la amenaza lanzada días atrás por la compañía, fue recibida con moderada inquietud por el presidente del Cabildo tinerfeño, el socialista Pedro Martín, convencido de que las rutas se mantendrán, pero consciente del impacto laboral de la medida, según declaró a DIARIO DE AVISOS. El presidente de la patronal, Ashotel, Jorge Marichal, recordó que no es la primera vez que Ryanair hace esta misma “amenaza” y “luego no la cumple”.

En concreto, el ajuste de plantilla afectaría a 512 empleados, entre tripulantes de cabina y pilotos, que se desglosan en 164 personas en Girona, 156 en Tenerife Sur, 110 en Gran Canaria y 82 en Lanzarote.

El secretario de organización de USO Ryanair, Jairo Gonzalo, confirmó que los empleados han recibido esta notificación por parte de la aerolínea irlandesa cuando el sindicato mantenía un encuentro con la dirección de la compañía. “Mientras estábamos reunidos con la dirección de la aerolínea para intentar acordar los servicios mínimos para las 10 jornadas de huelga convocadas en septiembre, los responsables de Recursos Humanos de Ryanair, Crewlink y Workforce, enviaban a la plantilla los correos electrónicos en los que anunciaban el cierre de las bases”, explicó Gonzalo.

CAUSAS

Según USO, la dirección de Ryanair justifica la clausura de estas cuatro bases en España por los retrasos de los aviones 737 MAX de Boeing, los efectos de un posible brexit duro y el descenso de beneficios con respecto a los dos últimos años.

Desde la organización sindical afirmaron, a su vez, que lo que está haciendo la compañía “es desmantelar las bases en España porque aplicar la legislación laboral española les sale más caro que contratar a nuevas tripulaciones a través de otras empresas donde las condiciones son más precarias”.

En este sentido, Gonzalo se preguntó cómo se explica que, el mismo día que la aerolínea anuncia a sus trabajadores el cierre de dichas bases, se publiquen ofertas de trabajo para Laudamotion en Madrid y Barcelona.

SIN JUSTIFICACIÓN

“Los cierres y despidos anunciados no se justifican y Ryanair tendrá que dar explicaciones a las autoridades laborales españolas, en cuanto regresen de vacaciones. Esperamos que de una vez por todas nuestros gobernantes actúen y obliguen a Ryanair a cumplir la ley porque ya está bien de tanta tomadura de pelo. Nuestros políticos no pueden aceptar que Ryanair siga burlándose de nuestro país”, subrayó Gonzalo.

En esta línea, apuntó que el Ministerio de Fomento tendrá que volver a decidir sobre los servicios mínimos a aplicar en las jornadas de huelga de los días 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 29 de septiembre, “tras no alcanzarse un acuerdo entre los sindicatos convocantes, USO y Sitcpla, y la dirección de Ryanair”.

Los paros de diez días convocados por los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair contra estos cierres y despidos cuentan con el apoyo masivo de los pilotos de la aerolínea irlandesa. El Sindicato Español de Líneas Aéreas (Sepla) considera que dichas medidas supondrían el despido de más de 100 pilotos en toda España.

LA COMPAÑÍA

Según la aerolínea, varias de sus bases se verán reducidas o cerrarán con motivo de la entrega tardía de hasta 30 aviones 737 MAX este invierno. La firma aseguró que “ninguna ruta se verá afectada”, ya que serán atendidas por vuelos desde otras bases a partir de noviembre, cuando comience el horario de invierno.

La aerolínea ya avanzó en febrero posibles ajustes en sus bases por la evolución del negocio derivada de la incertidumbre del brexit, tras incrementos más moderados que en las temporadas anteriores, a lo que se suma el retraso del pedido de los citados 737 MAX a Boeing, con el que contaba para verano y cuyas entregas están suspendidas.

Ryanair cerró el segundo trimestre de su ejercicio fiscal, finalizado el pasado 30 de junio, con un beneficio de 243 millones de euros, un 21% menos que un año antes. Tras presentar sus cuentas trimestrales, el consejero delegado del grupo, Michael O’Leary, anticipó que la entidad se vería obligada a acometer despedidos, a finales de septiembre, y tras la Navidad, y cifró en 500 pilotos y 400 asistentes de vuelo los efectivos que sobran en su plantilla.

REACCIONES

Tras el anuncio de Ryanair, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel María Oliver, anunció ayer la intención del Gobierno de “mediar para minimizar el impacto”. Oliver, que se encuentra en Iguazú en el acto de inauguración de la ruta de Air Europa que unirá el destino argentino con Madrid en una línea directa, reconoció la preocupación mostrada por las distintas comunidades autónomas, entre ellas Canarias, ante la decisión de Ryanair.
La secretaria de Estado de Turismo anunció que durante los próximos días van a realizar una serie de encuentros con representantes del Ministerio de Fomento y de los gobiernos autonómicos para valorar el impacto de la decisión de la aerolínea.

Por su parte, el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín (PSOE), aseguró a DIARIO DE AVISOS que “de momento, no hay ningún pronunciamiento oficial por parte de la compañía, ya que todo lo que se conoce es a través de la representación sindical”. En cualquier caso, según el presidente insular, “desde el Cabildo estamos a la espera de una reunión con la compañía en los próximos días para conocer el posible daño a la conectividad de la Isla porque, según parece, el más grave recaerá en la pérdida de los empleos”.

Además, Martín recalcó que “la posible pérdida de conectividad que provocaría el cierre de la base de Ryanair en Tenerife se podría renegociar con otras compañías”. Aún así y para matizar las quejas de CC sobre la posible inacción del Cabildo de Tenerife, el presidente insular recordó que “no es la primera vez que se produce un anuncio de este tipo, ya que algo parecido se comunicó en enero de este año, sin que el área de Turismo anterior realizara ninguna acción al respecto”.

Además, el diputado autonómico de Ciudadanos (Cs) Ricardo Fernández de La Puente afirmó ayer que Ryanair seguirá con sus rutas en Canarias mientras sean rentables por sí mismas, algo que dijo que se está produciendo, ya que “tienen altas ocupaciones, por encima del 90%”.

Por ello, Cs pidió a la compañía que “reconsidere esta medida”, y a las administraciones competentes que “hagan todo lo posible para que en caso de que se produzca, esta decisión no afecte a la conectividad de las Islas y al sector”.

 

LA PATRONAL

En lo que respecta a la patronal, la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), su presidente, Jorge Marichal, afirmó ayer al DIARIO que “estamos expectantes porque no es la primera vez que se produce una amenaza de este tipo y luego no se cumple. Desde luego, nosotros no tenemos que preocuparnos por Ryanair o por cualquier otra empresa, sino que tenemos que preocuparnos por tener un destino turístico que sea competitivo, un destino turístico atractivo para que el valor añadido de Canarias sea apreciado por los turistas y, de esa manera, cualquier otra empresa podrá ocupar el espacio que pueda dejar, no solamente Ryanair, sino cualquiera que pueda abandonar las rutas”.

No obstante, según Marichal, “el cierre de las bases no significa que se vayan a cerrar las rutas y es ahí donde tenemos que trabajar, en caso de que se perdiese alguna, para intentar que otras líneas aéreas u otro turoperador ocupase el espacio que, en su caso, dejase esta línea, si abandona de verdad o cerrase las bases, como habían anunciado”.

O’Leary se “hartó” de Canarias en enero y dijo que prefería a Israel

Michael O'Leary, presidente de Ryanair | El Español
Michael O’Leary, presidente de Ryanair | El Español

Michael O’Leary, el polémico CEO de Ryanair, dijo el pasado enero que “la gente está harta de Canarias”. Por ello, la low cost pretendía poner el foco en Israel como destino de sol y playa, un mercado en el que O’Leary insistió que se puede crecer “tan rápido como las autoridades nos permitan”, subrayó el hasta ahora líder de la aerolínea, cuyo papel ha sido cuestionado en la propia compañía.