SOCIEDAD

“Es un mito lo del efecto llamada en el suicidio; lo que hay es miedo a hablar del tema”

La responsable del Teléfono de la Esperanza insular, Malú Tabraue, recuerda que Canarias es la tercera comunidad con más casos

La responsable del Teléfono de la Esperanza para la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Malú Tabraue, negó ayer de forma contundente que las informaciones periodísticas sobre los suicidios puedan generar más casos. Según esta especialista, “lo del efecto llamada del suicidio es un mito; sencillamente lo que pasa es que nos da miedo hablar sobre el asunto. Simplemente, es mentira”. Además, la experta recordó que Canarias es la tercera comunidad autónoma con más casos de suicidio según su tasa por cada 100.000 habitantes.

Tabraue, que es psicóloga de profesión, realizó dichas declaraciones a DIARIO DE AVISOS minutos antes de dar una charla en la sede provincial de la referida organización no gubernamental sobre esta problemática, una cita que se enmarca en el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, celebrado ayer.

En cuanto al posible efecto llamada, la experta insistió en que no existe tal cosa y que, en todo caso, los profesionales de los medios de comunicación “solo deben evitar las informaciones sensacionalistas acerca del suicidio. Entiendo, y esta es una opinión muy personal, que se debería formar de alguna manera a los periodistas sobre el suicidio. Pero no me cabe duda de que simplemente tienen que decir la verdad e informar con seriedad del tema, evitando en lo posible responsabilizar gratuitamente al entorno familiar del suicida”. Preguntada por si, como otros especialistas apuntaron en su día a este periódico, no es recomendable dar información sobre los métodos utilizados por quien se quita la vida o pretende hacerlo, Tabraue se mostró de acuerdo, pero puntualizó que “se puede contar, pero no de forma sensacionalista, destacando cómo lo hizo de esta o de aquella manera, porque tampoco es un dato particularmente relevante”

Profundizando sobre las circunstancias que rodean al suicidio, un suceso que causa una muerte cada 40 segundos en todo el planeta, Tabraue explicó ayer que “no hay una causa concreta que provoque el suicidio, o que se den más casos en un lugar que otro”, así como que “si bien antes se creía que el suicidio tiene más incidencia entre las personas menos favorecidas, ha quedado demostrado que también los que tienen un estatus alto se quitan la vida, incluso en mayor número”. Eso sí, cuestionada sobre el alarmante número de casos entre miembros y fuerzas de seguridad del Estado, la experta reconoció que “en ese ámbito profesional se producen más casos”, lo que achacó, además de al estrés propio de un trabajo de esas características, “al acceso directo a las armas de fuego”.

Sobre por qué alguien puede querer suicidarse, Malú Tabraue fue clara: “Ningún suicida es un valiente o un cobarde, sino que es una persona que está sufriendo y quiere dejar de sufrir. En cuanto a lo que tiene que hacer a quien le ronde por la cabeza esta idea tan nociva, la experta responde que tiene que “hablarlo, contárselo a alguien en su familia o a un amigo, pero también ayuda profesional que le ayude a salir de esta situación”. Por su parte, quienes sospechan de que en su entorno hay alguien en tal tesitura, lo mejor “es afrontarlo directamente, plantear al interesado esas sospechas y ofrecerle la ayuda que pueda necesitar”.

En todo caso, siempre será una buena idea recurrir al Teléfono de la Esperanza, cuyos números en Canarias son el 922 33 40 50 y el 928 33 40 50.

Más del doble de suicidios en las Islas que fallecidos en las carreteras

El suicidio es, de lejos, la causa de muerte no natural con mayor incidencia en Canarias, hasta tal punto que, según las últimas estadísticas oficiales disponibles, hasta 200 personas se quitaron la vida en 2007 en el Archipiélago, mientras que los fallecidos en las carreteras isleñas durante ese año o el siguiente no se aproximan siquiera a la mitad de dicha cifra. La responsable tinerfeña del Teléfono de la Esperanza, Malú Tabraue, alertó sobre la alta tasa de suicidios registrada en Canarias (la tercera del país), si bien aclaró que no hay una causa erspecífica que explique un mayor número de autolisis en un territorio u otro.

Más visibilidad al fenómeno y más teléfonos de ayuda, apuesta ministerial

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, anunció ayer martes que su departamento pondrá en marcha cuatro grupos de trabajo con el objetivo de “recoger las aportaciones” necesarias para avanzar en la nueva Estrategia de Salud Mental y, especialmente, contra el suicidio. Durante su intervención en la Jornada por el Día Internacional de la prevención del Suicidio que se celebró en la sede del Ministerio en Madrid, Carcedo explicó que su intención es que comunidades autónomas, sociedades científicas y profesionales, medios de comunicación y usuarios y pacientes den sus testimonios y consejos para poner en marcha distintas iniciativas. La propuesta que sí está ya decidida es el desarrollo de una red de atención telefónica coordinada para mejorar el abordaje a la persona con conducta suicida. En este sentido, Carcedo detalló que hay “evidencia científica” de que los teléfonos de ayuda tienen un “impacto positivo sobre la urgencia suicida”. Pero para la responsable de Sanidad del país, también es importante, como medida de prevención, dar visibilidad a los casos que se producen en España a diario.