tenerife

El Gobierno canario tiene “un enorme disgusto” por el apagón

El portavoz del Ejecutivo, Julio Pérez, recuerda que las sanciones a los responsables del cero energético del domingo pueden ir desde los seis hasta los sesenta millones de euros
El cero eléctrico afectó a buena parte de los semáforos de Santa Cruz. Sergio Méndez

DIARIO DE AVISOS/EFE

El Gobierno de Canarias tardará un mes en concluir el expediente abierto para investigar el cero energético que afectó a Tenerife durante nueve horas el domingo pasado, pero los primeros indicios que ha recabado apuntan a que no se trata de “un mero accidente fortuito”.

Según declaró el portavoz del Ejecutivo, Julio Pérez, tras la reunión ayer del Consejo de Gobierno, parece que ha habido “anomalías y deficiencias” en las instalaciones de Red Eléctrica de España y “se aleja” la impresión de que haya podido ser un “accidente estadístico”.

Pérez también ha recordado que, en función del resultado del expediente, las sanciones pueden ir desde seis hasta sesenta millones de euros.

El Ejecutivo canario ha acordado implantar a partir de ahora un plan de inspección directa sobre el estado de las instalaciones de suministro eléctrico. La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, competente en materia de energía, actuará de forma “directa y sistemática” en la inspección, en lugar de limitarse a recibir los informes de las empresas sobre sus revisiones periódicas.

“El Gobierno de Canarias tiene un enorme disgusto” por el apagón general del domingo en la isla de Tenerife y no está dispuesto a que quede como “una deficiencia admisible que, de vez en cuando, ocurre”, ha enfatizado Julio Pérez, que también es consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad. Por el momento, se ha reclamado tanto a Endesa, responsable de la generación, como a Red Eléctrica, que se ocupa del transporte, toda la documentación sobre la revisión de sus instalaciones y sus planes de mantenimiento.

Red Eléctrica de España reconoció el pasado lunes un fallo en el transformador de tensión en la subestación de Granadilla de Abona que califica de “fortuito”, pero considera que no debería ser suficiente para tirar abajo el conjunto del sistema eléctrico de Tenerife. Por su parte, Endesa se ha desmarcado y sostiene que el fallo fue ajeno a esta empresa.

Julio Pérez indicó que, incluso en el supuesto de que finalmente se concluyera que todo fue un accidente fortuito, será necesario actuar para que no se repitan episodios como el ocurrido el pasado 29 de septiembre.

Intenso debate

En pleno debate sobre las condiciones del sistema eléctrico insular, Red Eléctrica sacó ayer un comunicado detallando las inversiones que ha realizado en los últimos años. Según la empresa, ha invertido desde 2011 un total de 325,8 millones de euros en labores de mantenimiento de la red de transporte de alta tensión de Canarias .

Asimismo, el grupo indicó que, entre 2014 y 2018, la inversión en nuevas redes ascendió a 326,3 millones de euros y están previstos otros 487,9 millones más hasta 2021.

El del domingo fue el sexto gran incidente eléctrico que ha habido en los últimos diecisiete años. A pesar de que el colapso del sistema no produjo incidentes graves, sí ha abierto la duiscusión sobre los cambios que hay que realizar en el sistema. El martes, el propio consejero Valbuena declaraba a este periódico que hay que promover un sistema eléctrico mucho más descentralizado, que no dependa exclusivamente de uno o dos núcleos de producción de energía. Para ello, proponía un aumento del autoabastecimiento a través de la instación de placas fotovoltaicas en comunidades y hogares. Según Valbuena, el Gobierno va a incentivar este tipo de instalaciones, cuyo precio oscila entre los 4.000 y los 8.000 euros.

TE RECOMENDAMOS