viernes a la sombra

Opciones de empleo

Lo tiene bastante claro la consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, Carolina Darias San Sebastián, buena conocedora de la magnitud del problema del paro en las islas. Por eso, ha emprendido planes y medidas que, a la espera de sus resultados, deben estar acompañados de la eficacia que es indispensable para recuperar la credibilidad en la acción de las administraciones públicas, especialmente entre la pobación afectada. La entidad social del problema es tal, que no cabe la resignación. Cierto que es mucho tiempo constatando que Canarias se sitúa a la cabeza de las comunidades con los porcentajes más altos de paro, o que los registros periódicos no despejan el panorama, o que los riesgos de la exclusión social aumentan a medida que sube el desempleo, o que los puestos de trabajo que se generan están caracterizados por la precariedad; pero ello no obsta para rendirse, a sabiendas de que las teclas de las soluciones no son fáciles de tocar.

La consejera, desde luego, no es de las que se arruga, de ahí que haya llevado al Consejo General de Empleo del Servicio Canario de Empleo (SCE) las nuevas medidas que serán encuadradas en el Plan Integral de Empleo de Canarias (2019), dotado con 42 millones de euros y suscrito a finales del mes pasado mediante un convenio con el Gobierno de España. Destacan dos: por un lado, la iniciativa Reincorpora-T, orientada a la inclusión en el mercado laboral de personas mayores de cuarenta y cinco años; y por otro, un plan de choque de formación en competencias consideradas clave destinados a personas jóvenes afectadas por el abandono escolar temprano. Una particularidad en la primera: será el propio SCE, integrado por la administración autonómica y las principales organizaciones empresariales y sindicales, el que seleccione un 60 % de las personas beneficiarias, entre las desempleadas, repetimos, mayores de 45 años. El 40 % restante, centrado en personas en riesgo de exclusión, estará a cargo de los ayuntamientos representados en la Federación Canaria de Municipios (Fecam) que también se suma al acuerdo.

Se trata ahora de acertar con la divulgación. Es doloroso cuando los afectados por el desempleo y que necesitan trabajar para subsistir y afrontar los gastos de la familia se quejan no solo de la falta de oportunidades sino de la carencia de información para acceder a las mismas y a las ofertas. Es innegable que muchos adoptan una postura acomodaticia, se despreocupan y hacen poco por informarse. Pero para ellos no puede ser justificación que bastante tienen con haber pèrdido el empleo como para que encima hayan de acudir a centros específicos, donde hasta el exceso de burocracia disuade. En cualquier caso, quien algo quiere, necesita y busca, como un empleo, debe esmerarse, moverse por su cuenta, hurgar sin descanso y, por supuesto, si es preciso alternar la actividad ocupacional habitual, hacerlo.

Por eso decimos a por empleo, con pragmatismo. Y con difusión. Es interesante, en ese sentido, que el Consejo General de Empleo haya aprobado también, por primera vez, la convocatoria de subvenciones destinadas a la formación para la negociación colectiva y el diálogo social. El sindicalismo tiene que entender que estos son hechos fundamentales para revitalizar la motivación de los trabajadores y hacerles ver que su esfuerzo colectivo es muy apropiado para la sociedad. Como lo es el acceso al primer empleo, de ahí que el programa de prácticas no laborales en las empresas, denominado Practícate, cuyas bases reguladoras también fueron aprobadas por el citado Consejo, resulte, con su carga experimental, muy atractivo.

TE RECOMENDAMOS