La Palma

El consorcio internacional del TMT podría decidir su ubicación definitiva el 23-N

Mientras Puntagorda se asegura emitir la licencia con todas las garantías posibles, el consorcio fija fecha para su próxima reunión

La Palma no pierde la esperanza de acoger el que podría convertirse en el telescopio más potente del hemisferio norte, el TMT. Esta redacción, ha tenido conocimiento de que será el próximo 23 de noviembre cuando el consorcio internacional, que promueve la infraestructura científica, se reunirá, abriendo una puerta a que la Isla Bonita gane fuerza, a pesar de ser la segunda opción por detrás de Hawái, que ha tenido serias dificultades por la oposición que ha ejercido la comunidad nativa. Para ello, el Ayuntamiento de Puntagorda deberá tener a tiempo la licencia de obra que el grupo promotor le ha solicitado, y así emplearla como mecanismo de presión.

Rafael Rebolo, director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), asegura que los responsables del instrumento de observación le han informado del lugar y la hora en que tendrá lugar el encuentro de los países que forman parte del consorcio, y espera con ansias que el municipio palmero emita la licencia, aunque reconoce que es un proceso “complejo” para una administración tan pequeña (2.000 habitantes). Igualmente, le consta, por los contactos semanales que mantiene con el regidor puntagordero, que el Consistorio “tiene todos los medios que se necesitan para hacer los informes técnicos”, en virtud de la contratación de un gabinete técnico externo.

Fuentes municipales, aclaran a este periódico que la cita electoral del próximo 10 de noviembre también ha tenido afección sobre los plazos que se han manejado, ya que el Ayuntamiento cuenta únicamente con dos juristas; una de ellas está de baja, y la otra, que es la secretaria, asume un papel de suma relevancia en cada convocatoria de elecciones, como parte testimonial de los escrutinios y principal organizadora de los colegios. Tareas que se une a sus responsabilidades habituales.

En la edición de ayer, DIARIO DE AVISOS adelantaba que Puntagorda estaba recibiendo asesoramiento jurídico para prevenirse de posibles recursos sobre la licencia de obra que ha solicitado el consorcio internacional del TMT, ante el anuncio del colectivo BenMagec de llegar “hasta final” en su oposición a que se instale en la Isla Bonita, agotando todas las vías judiciales. Un movimiento minoritario, pero de gran relevancia a la hora de dilatar los tiempos de construcción del aparato óptico, en caso de ser escogido como enclave definitivo. De ahí que se quiera garantizar, con el equipo redactor escogido, que si hay recurso, “el juzgado no les dé la razón” a los detractores.

ASESORAMIENTO
Con respecto a la visita que hacía el jefe de operaciones del TMT, Christophe Dumas, a Canarias hace dos semanas, el máximo responsable del IAC indica que “expresaron su voluntad de ponerse a disposición del personal técnico del Ayuntamiento para explicarles cualquier aspecto que fuera necesario, con el fin de que pudieran avanzar después en los trámites correspondientes”. Sin duda, para Rebolo el hecho de que se desplazaran a las Islas es síntoma “indudable de que tienen interés en La Palma, pero se tienen que ir dando pasos”.

MOVIMIENTO EN HAWÁI
Valiéndose de prudencia, Rafael Rebolo manifiesta su deseo de que “en un plazo corto de tiempo podamos tener una decisión favorable para nosotros”, pero advierte que también ha comenzado en tierras hawaianas un movimiento social “a favor de que se instale el telescopio”. Una movilización contraria a la que ha tenido especial visibilidad estos años, pues están en contra de la implantación del aparato en el monte Mauna Kea, que para un amplio sector de la comunidad local, es un terreno sagrado. Por tanto, afirma que “estos temas no están cerrados y no lo tenemos ganado, ni mucho menos”.