Política

Isabel García (PSOE): “No seguiremos con las batidas de cabras en Anaga y Masca; buscamos otras soluciones”

Consejera insular del Medio Natural

Isabel García, consejera del Medio Natural en el Cabildo de Tenerife, se ha encontrado nada más llegar al cargo con un problema heredado, acabar con las cabras asilvestradas en Anaga y Teno. Las batidas a tiros le han puesto en el ojo del huracán, pero ella apuesta por retomar las apañadas y evitar la matanza.

-¿Por qué ha paralizado las batidas de cabras?
“En ningún momento se han abatido animales en Anaga, esa acción nunca se ha llegado a realizar. En Masca sí se realizó una acción de este tipo, pero nunca se pudo finalizar, aunque ya estaba contemplado en un encargo que se le hizo a Gesplan por parte del Gobierno anterior. En una primera fase se le daba la oportunidad a los cabreros de realizar apañadas, con bandos que se publicaron en los ayuntamientos de Santa Cruz y Buenavista. Luego había una segunda que consistía en abatir aquellos animales que estuvieran en zonas altas, de difícil acceso, como ocurre en Masca. Así lo trató de hacer Gesplan, pero se paralizó porque hubo concretamente un cabrero que decía que tenía animales sueltos y eran de su propiedad. Entonces las paramos y ahora ese hombre está haciendo las apañadas y poniéndoles el crotal para identificar aquellas de su propiedad. Yo siempre he dicho que por parte de este Cabildo nunca se desestimó continuar con las apañadas y estamos justamente en esta fase, tratando de agotar esta vía que, por ejemplo, en Anaga nunca se ha llegado a explorar, porque las apañadas nunca han tenido lugar. Esto es así ya que los cabreros allí son escasos y las cabras están metidas más en el medio urbano, donde están los pequeños huertos al lado de las viviendas, causando un daño irreparable a los cultivos de esa área, con sus cosechas prácticamente destruidas”.

-Está usted, permítame la expresión, entre dos fuegos, porque hay quien anuncia que si no sigue con las batidas le denunciarán ante la Fiscalía.
“Yo estoy tratando de agotar la vía de las apañadas, es más, los vecinos de Anaga, cuando fui a reunirme con ellos, no valoraban los métodos en profundidad, lo que quieren es que les quitemos el problema de encima. A esas cabras, estando tan cercas de los núcleos urbanos, tenemos que darles la oportunidad de que sean recogidas con métodos manuales y no entiendo por qué no podemos utilizar ese método. Es más, algunos de los agricultores que allí se encontraban, pusieron a disposición un corral que tenían cerrado, para colocar allí las cabras. Por su parte, el caso del barranco de Masca es distinto porque es una zona más alta, más escarpada, pero tras la reunión con el alcalde de Buenavista y los pastores, hemos acordado realizar apañadas hasta el 31 de enero de 2020. A partir de ahí veremos los resultados y, en caso negativo, se buscarán otras alternativas con esos animales en estado salvaje. Trataremos de buscar una solución lo más consensuada posible. Esta consejera del Cabildo ni comparte el maltrato animal ni busca su sufrimiento”.

-El alcalde de Buenavista, sin embargo, era partidario de reanudar las batidas este lunes.
“Tiene razón el alcalde de Buenavista cuando dice que el Cabildo tiene la obligación de regular y controlar las especies asilvestradas que estén causando daño. El Gobierno de Canarias regula y el Cabildo ejecuta ese control de especies invasoras, en eso tiene razón. Pero no quiere decirle con eso que no busquemos otras soluciones a las batidas, como son las apañadas. Aquellos casos en los que veamos que es completamente imposible, por su tamaño y cornamenta, pues habrá que lograr capturarlas de alguna manera”.

-¿Tienen ustedes un censo aproximado de cabras asilvestradas en Anaga y Masca?
“A mí me han dicho que asilvestradas hay unas 1.300, no le sé decir exactamente, porque los conteos han sido de una manera artesanal. Quizás habría que hacer ahí otro balance más exacto, con drones u otro tipo de conteo, pero a día de hoy los técnicos afirman que en Anaga hay unas 1.000, mientras que en Masca unas 300. Evidentemente son cifras que van a más porque la cabra pare, al menos, un baifo al año y si no actuamos de manera rápida el problema será mucho más grave”.

-¿Y han pensado en utilizar métodos anticonceptivos?
“En este momento no está ese modelo en el tratamiento del encargo, pero sí es verdad que a mí me gustaría ilustrarme y tener un mayor asesoramiento en cuanto a este tipo de técnicas, que a lo mejor se pueden poner en práctica, aunque no me lo ha solicitado ningún profesional”.

-¿Y tiene pensado usted hacer algo para acabar con la presencia masiva de conejos en el Parque Nacional del Teide?
“El tema del conejo en el Teide está resultando también un asunto controvertido y polémico. Los cazadores no creen que haya que hacer ese control y equilibrio con esos animales, pero es un encargo que también viene de viejo y el director del parque es quien nos ha pedido que se siga ejecutando el encargo, que comenzó hace un año y que tiene una vigencia de cuatro. Se invitó a los cazadores a participar en las labores de extinción del conejo y no quisieron participar, por lo que tengo entendido, y la verdad es que resulta un asunto polémico. Todos los parques nacionales tienen este tipo de controles para proteger las especies hervíboras. Por eso hay que vigilar y equilibrar el número de ejemplares de conejos. Es lo que debería estar ocurriendo en Las Cañadas del Teide”.