política

Los cinco consejos reguladores de la Isla celebran juntos el descorche

El acto en la Casa del Vino de El Sauzal fue más que nunca la fiesta de la unión del sector, que presentó una cosecha de casi tres millones de kilos de uva
Foto de familia del tradicional brindis por San Andrés en la Casa del Vino en el que participaron los presidentes de los consejos reguladores y los responsables de las distintas administraciones. Fran Pallero
Foto de familia del tradicional brindis por San Andrés en la Casa del Vino en el que participaron los presidentes de los consejos reguladores y los responsables de las distintas administraciones. Fran Pallero
Foto de familia del tradicional brindis por San Andrés en la Casa del Vino en el que participaron los presidentes de los consejos reguladores y los responsables de las distintas administraciones. Fran Pallero

Un brindis por la nueva cosecha, por los vinos de Tenerife y por la unión del sector que ayer quedó plasmada en cada una de las reivindicaciones de los presidentes de las cinco denominaciones de origen (DO) de Tacoronte Acentejo, Valle de La Orotava, Ycoden-Daute-Isora, Guímar y Abona) y de la denominación de origen protegida (DOP) Islas Canarias (Subzona Tenerife).

La antesala de esta unión fue el 16 de octubre durante la Mesa Insular del Vino, que no se celebraba desde el año 2014. En ese momento, los cinco anunciaron que estarían presentes en el acto con motivo de la festividad de San Andrés y ayer cumplieron religiosamente su palabra.

El gran encuentro del vino tinerfeño tuvo lugar, como ya es tradición, en la Casa del Vino de El Sauzal. Allí también acudieron representantes de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias (Avibo) y de Tenerife (Viboten), así como la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno regional, Alicia Vanoostente; su homólogo en el Cabildo de Tenerife, Francisco Javier Parrilla; el director del Instituto de Canarias de Calidad Agroalimentaria (ICCA), Juan Manuel Plata; el presidente insular, Pedro Martín; y el alcalde del municipio anfitrión, Mariano Pérez, entre otros.

El acto arrancó pasadas las 20.30 horas en el patio central del inmueble, con la entrega del Premio San Andrés 2019, un galardón que este año fue concedido al enólogo Pedro Domingo Rodríguez Pérez.

El homenajeado quiso compartirlo con el resto de compañeros enólogos y los viticultores, a quienes consideró “los verdaderos artífices” del éxito de los vinos canarios. Recordó sus inicios, agradeció especialmente a Bodega Cumbres de Abona por dejarlo desarrollarse profesionalmente, e hizo una advertencia por todos conocida: “Se está vendiendo vino peninsular por vino canario”.

Finalmente, Pedro Rodríguez no pudo evitar emocionarse al nombrar a su familia, su mujer e hijas, padres y hermanos y especialmente a su madre, a quien le dedicó el galardón.

Su discurso fue seguido por el de los presidentes de los Consejos Reguladores de la Isla. El más exigente fue, sin duda, Domingo Luis Martín (DO Abona) quien quiso hacer una breve oración a San Andrés en forma de poesía y aprovechó “la noche mágica, donde los mostos se vuelven vinos, la lengua se suelta, las amistades se enzarzan y no queda más que brindar y desear los mejores parabienes para toda la viña y el vino”, para realizar al santo y de paso a las autoridades presentes, varias peticiones. Entre ellas, dotar de personal y equipos al Laboratorio Insular del Vino; lanzar nuevos parámetros de residuos; mejorar las dotaciones económicas para el control de las vendimias; continuar las campañas en el marco de Vinos de Tenerife, incluso apoyando iniciativas propias de los consejos reguladores y bodegas y también los proyectos de investigación llevados a cabo por la unidad de enología del Cabildo de Tenerife; y promover la creación de una mesa del abandono de la viña y el viñedo ecológico y sostenible.

Le siguió Guillermo Caldentey Mascareño, quien comparte la presidencia de la DO Ycoden- Daute-Isora y la Protegida Islas Canarias. Confesó que se estrenaba en un proyecto “nada fácil”, ya que el abandono de terrenos en la viña “es algo que no se puede obviar” y que estimó en unas 2.000 hectáreas.

Las razones de esta coyuntura “seguro que son múltiples”, dijo, al tiempo que opinó que “había que hacer algo más que hablar y hablar para detener este proceso de abandono”. En este sentido, recordó las diversas propuestas al gobierno que se hicieron desde Avibo, tanto encaminadas a mejorar la rentabilidad de las explotaciones, como a la cobertura de riesgos.

Por ello, solicitó tanto a los consejos reguladores, como a las organizaciones sectoriales y a las administraciones, el apoyo a estas dos iniciativas que consideró “claves” para revertir la situación actual.

El representante de Ycoden-Daute-Ysora hizo hincapié en que la agricultura “no era un hobby, sino una forma de vida y de ganarse la vida” y sugirió hacer un brindis por “un futuro prometedor”.

Esteban Reyes (DO Tacoronte Acentejo) confirmó que la cosecha de este año había sido “de gran calidad pero de menor cantidad” y que el número se había salvado “gracias” a la incorporación de nuevos agricultores al consejo regulador. “Eso es importante para que la trazabilidad de la uva sea producida por agricultores de Tenerife y el camino para conseguir que nuevas generaciones se quieran incorporar al cultivo de la vid”, sentenció.

El acto de descorche de la cosecha de 2019 lo cerró Pedro Martín, quien “tomó buena nota” de las necesidades del sector. “No quiero que se conviertan solo en palabras, y la mejor manera de que los políticos las conviertan en obras es que se reflejen en los presupuestos”. En este sentido, garantizó que el consejero insular de Agricultura “ha sido muy insistente en ello”.

Asimismo, aclaró que el trabajo de apoyo al vino de Tenerife no era una cosa que llegara con él al Cabildo, sino una labor de años que desarrollaron sus antecesores. No obstante, no ocultó que le gustaría poder decir que bajo su presidencia se va a invertir más y se podrá mejorar la capacidad de producción.

Menos cantidad de uva que en 2017 pero de muy buena calidad

La cantidad total de uva recogida en la Isla este año fue de 2.989.424 kilos, contra los 4.220.840 de 2018, casi menos de la mitad. Así lo corroboraron las cinco DO. En el caso de Tacoronte, la cosecha fue de 856.000 kilos, un 37% menos que el año anterior, mientras que la DO de La Orotava rondó una cantidad ligeramente menor. En Ycoden-Daute, aunque no se dieron cifras exactas, el porcentaje fue en torno al 50% menos, incluso en las cotas bajas se superó. En la DO de Güímar, fue de 420.000 kilos, mientras que la DO de Abona fue de 1.300.000 kilos, una cantidad que supone 300.000 kilos menos que en 2018, debido principalmente a la escasez de lluvias.

TE RECOMENDAMOS